Tamaño del texto
Ciudad de Córdoba y Villa Carlos Paz: encanto en el corazón de Argentina
Por Redacción Ladevi   |  
00 de de 0000
En el centro del país, cultura, tradición, entretenimiento y naturaleza se conjugan para formar una excelente opción para los vivitantes.
Con una gran historia cultural, Córdoba es la segunda ciudad argentina más grande después de Buenos Aires. Fundada en 1573, sus antiguas edificaciones de los siglos XVII y XVIII se entremezclan con modernas construcciones, otorgándole un aire europeo a la ciudad.
En ella pueden recorrerse calles peatonales muy acogedoras y nutridas de galerías y centros comerciales, además de confiterías donde sentarse y disfrutar de deliciosas preparaciones.
Córdoba ofrece diferentes circuitos ligados a su historia. Así, los visitantes pueden recorrer la plaza San Martín, la Catedral, el Cabildo Histórico, la Manzana de las Luces con su iglesia de la Compañía de Jesús -declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2000-, la Casa de Trejo, el Colegio Nacional Monserrat y el Museo Fray José Antonio de San Alberto.
Por otro lado, la ciudad cuenta con amplias áreas verdes, como el Parque Sarmiento. Este predio fue diseñado a fines del siglo pasado por el arquitecto francés Carlos Thays y es considerado el pulmón de la capital cordobesa, ofreciendo variadas posibilidades de esparcimiento, tales como paseos peatonales, parque de diversiones, jardín zoológico, pista de patinaje, lago artificial con embarcaciones, juegos para niños y hasta un anfiteatro griego utilizado para espectáculos musicales.
Otros atractivos son la costanera del río Suquía, el estadio Córdoba y el Complejo Ferial Córdoba, donde se llevan a cabo exposiciones internacionales durante todo el año.
Para quienes gustan de la vida nocturna y cultural, la ciudad tiene mucho por ofrecer, con una variada gama de salas de espectáculos artísticos y culturales, además de restaurantes, pubs y discotecas.
Una de las principales zonas es La Cañada, también llamada "Recoleta cordobesa", en el sector de la avenida Hipólito Irigoyen, en el barrio de Nueva Córdoba. Otro imperdible es el barrio Cerro de las Rosas, en la avenida Rafael Núñez.

Para todos los gustos.
Por la RN Nº 20 hacia el oeste, a 36 km. se encuentra Villa Carlos Paz, en pleno valle de Punilla y junto al lago San Roque.
La zona se ha convertido en uno de los principales polos turísticos de la provincia. Cuenta con una destacada gastronomía compuesta por una variada oferta de restaurantes, en los que se sirve el clásico cabrito serrano. Algunos de estos establecimientos se ubican sobre la avenida de acceso a la ciudad, otros sobre el lago, y varios en pleno centro de la villa serrana.
En cuanto a entretenimientos -ideales para disfrutar en vacaciones y en familia- se destacan "La casa de Casper", un lugar que desafía la ley de la gravedad; El Bosque Aventura, entretenimiento para los más pequeños; Peko´s, un complejo recreativo que incluye zoológico, acuario, serpentario, laberinto de jardín, laberinto de cristal y show de lobos marinos; Mundo Fantástico, con juegos de vértigo y velocidad; y la Montaña Mágica, desde donde se puede tener una vista privilegiada de la ciudad. Además de los pintorescos trencitos que recorren los puntos panorámicos más importantes de la villa.
Otra alternativa es el casino, ubicado a pocas cuadras del centro. Además de la ruleta y el bingo, se puede apostar a punto y banca, poker, hazzard, monte, black jack, siete y medio, rueda de la fortuna y seven fax. También cuenta con slots o tragamonedas.

Circuitos por la ciudad.
El visitante dispone de los circuitos tradicionales para realizar en la ciudad, como la visita al Paseo Costanero, el cual se inicia en el Puente Central, en el cruce de las avenidas 9 de Julio y Sabattini. Transitando por esta última se recorre la margen sur del río San Antonio y los 2 km. de la costanera del lago San Roque, parquizada, iluminada y con una bellísima vista.
Allí la familia podrá disfrutar de una maravillosa tarde y escoger entre pasear en los hidropedales, alquilar cuatriciclos o bicicletas, utilizar los juegos infantiles o realizar trekking. Asimismo, los visitantes tendrán la oportunidad de recorrer el Paseo de los Patos, visitar clubes náuticos y balnearios, y acampar, entre otras alternativas.
Por su parte, los Caminos de los Balnearios son especiales para los tradicionales asados y mates bajo los árboles, en ambas riberas del río San Antonio.
Como complemento, el turista puede disfrutar de los embalses y piscinas naturales, playas con arena y espacios abiertos para la recreación. Todos estos sitios cuentan con una adecuada infraestructura de servicios.
Por otra parte, la aerosilla es el clásico entretenimiento de la ciudad, que recientemente cumplió 50 años de funcionamiento. Gracias a los progresos de la tecnología, esta obra ha sido reemplazada por una nueva estructura que cuenta con los sistemas más modernos que se utilizan en Europa.
Vale mencionar que el lago San Roque, que al momento de su construcción se constituyó como el lago artificial más grande del país. Hoy, después de más de 100 años, es un paseo obligado, sobre todo para quienes practican deportes outdoor, como jet-ski, windsurf, pesca, o para realizar paseos en veleros o catamaranes.