Especiales
Tamaño del texto
En Estambul palpitó el futuro del turismo
17 de Marzo de 2016

La mayor ciudad de Turquía, y también de Europa, fue sede de un foro que apunta a posicionar al país en el mapa turístico internacional analizando el porvenir de la industria. La iniciativa, que contó con un amplio apoyo de las esferas pública y privada, tuvo lugar del 4 al 6 de febrero ante varios miles de participantes.

Buscando emular la fama global ganada a partir de 1991 por la pequeña comunidad de Davos, en Suiza, gracias a la organización del Foro Económico Mundial, en Estambul se creó el World Tourism Forum, evento que a apunta a analizar el futuro del turismo de la mano de grandes referentes internacionales de la industria.

La iniciativa, que tomó cuerpo en 2015 con un amplio apoyo público-privado de Turquía, tiene como mentor a Bulut Bağcı, un joven emprendedor graduado en Administración de Turismo en su Estambul natal. Presidente de una entidad que reúne a jóvenes ejecutivos del sector (Association of Young Tourism Leaders), en 2012 Bağcı fundó el LinkLine Group, empresa especializada en organizar eventos deportivos y de tecnología, entre otras ramas.

Así, del 4 al 6 de febrero, la mayor ciudad de Europa recibió –según sus responsables– a cerca de 5.000 participantes en torno a un programa que incluyó conferencias, debates, premios y un área de negocios. La cita tuvo lugar en el Istanbul Congress Center (ICC), moderno complejo de 120 mil m² distribuidos en diversos salones que sobresale por un imponente auditorio para 3.550 personas.

Previamente, en diálogo con la prensa, Bağcı anticipó la intención de profundizar los alcances del foro a través de reuniones tendientes “a analizar cuestiones regionales desde una óptica local”. Para este año la agenda marca el Gulf Meeting en Abu Dhabi (mayo), el Asia-Pacific Meeting en Shanghái (septiembre) y el Mediterranean Meeting en Antalya (noviembre).

 

EL PROGRAMA.


El World Tourism Forum 2016 comenzó con un mensaje de bienvenida a cargo de Bulut Bağcı, quien luego cedió la palabra a Mahir Ünal, ministro de Cultura y Turismo de Turquía.

En referencia al sangriento atentado que sacudió a Estambul el 12 de enero pasado, el funcionario instó a defender la libertad de viajar frente a las amenazas del terrorismo. “Algunos, dijo, han tratado de sembrar la idea de que el nuestro no es un país seguro para el turismo y que el sector no está en buena forma, cuando lo importante es aceptar al terrorismo como un problema global, reaccionando contra él de manera masiva y no usar al terror como herramienta política.”

En otro pasaje de su discurso, Ünal aseveró que “el turismo debe ser apoyado con independencia de los problemas entre estados”, en aparente alusión a las tensiones entre su país y Rusia. Recientemente, Moscú volvió a imponer el visado para los ciudadanos turcos.

Más adelante, subrayó que Turquía figura en el sexto lugar en el ranking mundial de los viajes y el turismo, con un impacto económico anual de US$ 36 mil millones, y que ya han sido alcanzados casi todos los objetivos fijados en la materia para 2023, cuando la nación celebre su centésimo aniversario.

A continuación habló José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea entre 2004 y 2014, quien valorizó el peso de la industria en términos económicos aseverando que representa el 10% del PIB del Viejo Continente y es responsable por el 12% de los puestos de trabajo. Luego, opinó que si bien la masiva ola de refugiados y migrantes ilegales que están llegando a Europa “plantean serios problemas de seguridad, restringir la libertad de movimiento y el cierre de las fronteras sería un error”. Para Barroso, “eso es exactamente lo que quieren los terroristas: ejercer presión sobre nuestras vidas y nuestras sociedades abiertas”.

Otros oradores de la sesión inaugural del encuentro fueron Başaran Ulusoy, presidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Turquía (Tursab), y Mark Tanzer, CEO de la Asociación Británica de Agentes de Viajes (ABTA).

Luego las actividades se trasladaron a otro sector del ICC, donde en cinco salones se fueron sucediendo de forma paralela las conferencias, paneles y debates. La nómina de oradores incluyó a Michael Collini, vicepresidente de Desarrollo de Hilton Worldwide; Greg Webb, vicechairman de Sabre; Christopher Rodrigues, chairman de Visit Britain; y Terry Kane, responsable de Viajes de Instagram y Facebook; entre otros.

Como complemento del Forum, el elegante Çırağan Palace, edificado a orillas del Bósforo entre 1863 y 1867, fue escenario de una cena de gala donde fueron entregados los World Tourism Awards, distinciones que se promocionan como los “Oscar del Turismo Mundial”.

Cuarenta categorías integraron una grilla que tuvo como ganadores a Turkish Airlines, Avis, Starwood y Kempinski, entre otras compañías.

 

APOYO PRESIDENCIAL.

En un concreto aval al evento, la ceremonia de cierre contó con la palabra del presidente de la República de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, llegado ese mismo día de una visita oficial a Chile, Perú y Ecuador.

“Nuestra geografía está pasando por un momento doloroso”, recordó el primer mandatario en una parte de su discurso de casi una hora, para luego indicar que “el problema de los refugiados y la migración, hechos de sangre de las organizaciones terroristas, el aumento del racismo, la islamofobia y las tensiones entre distintos grupos sociales son solo algunos ejemplos de las crisis que debemos enfrentar. Y por nuestra ubicación geográfica y vínculos históricos, culturales y sociales, somos uno de los primeros países en sentir los efectos de esos problemas”.

Como contracara, Erdoğan señaló que “el turismo se ha convertido en uno de los sectores económicos líderes en Turquía", resaltando que Estambul recibirá en 2016 a tres encuentros mundiales históricos: la 13º Cumbre de la OCI (Organización de Cooperación Islámica) en abril, la Primera Cumbre Mundial Humanitaria en mayo, y el Congreso Mundial de Energía en octubre.

Hasta aquí, una apretada síntesis de las tres jornadas vividas en la fascinante Estambul. Los organizadores, con Bulut Bağcı a la cabeza, manifestaron su satisfacción por el resultado final. Una mirada crítica indica la falta casi absoluta de presencia latinoamericana, pero por algo se empieza. Si con el correr del tiempo la iniciativa se consolida, muchos representantes de la industria van a querer estar allí. Todo un desafío.