Especiales
Tamaño del texto
El Caribe
10 razones para visitar Jamaica
Por Gabriela Macoretta     |  
03 de Enero de 2018

Si bien las propuestas de la encantadora isla del “all right” son numerosas y de múltiples facetas, en esta nota enumeramos 10 aspectos para disfrutar de una estadía plena en sus principales destinos turísticos: Montego Bay, Ocho Ríos, Negril, Puerto Antonio, la Costa Sur y Kingston.

La buena vibra de la isla y su gente se percibe desde el primer momento en que el viajero pisa territorio jamaiquino. Cielo diáfano, sol brillante, sonrisas enormes, ambiente distendido y gran calidez humana se conjugan con una muy interesante oferta turística vinculada a la naturaleza, la historia y la cultura local.

“Hay una mística natural flotando en el aire”, decía Bob Marley en una de sus canciones. Y es así. Es Jamaica. One Love.

-Playas. Arena fina y aguas cristalinas son los denominadores comunes de la oferta de playas. En ese sentido, Montego Bay (Mo-Bay, como lo llaman los locales) es uno de los principales destinos turísticos, en la costa noroeste. Allí las costas de arena blanca están bordeadas de árboles, flores y colinas con de palmeras. Además de contar con una gran oferta hotelera para todos los gustos y posibilidades.

Montego Bay tiene una de las mejores playas de la isla: Doctor's Cave Beach, ideal para la práctica de esnórquel.

Cerca de allí, a una hora de viaje, se encuentra Negril, otro de los enclaves destacados, dotado de una muy buena oferta hotelera, un gran ambiente musical y playas de arena blanca, también con excelentes condiciones para el esnórquel.

Asimismo, Seven Mile Beach (la Playa de las Siete Millas) es otra de las más impactantes, debido a sus fabulosos atardeceres y aguas color turquesa.

En tanto, Ocho Ríos -en la costa norte- ostenta un desarrollo turístico notable y es visitada por viajeros de todo el mundo. Diversos centros de playa ofrecen actividades vinculadas a la cultura local y degustación de platos tradicionales, en un marco natural excepcional.

En el nordeste de la isla, emplazado entre dos bahías, se encuentra Puerto Antonio, un enclave sereno y relajado, sobre todo en Frenchman’s Cove, una apacible playa aislada. Mientras que las olas de Boston Beach permiten la práctica del surf.

Otra zona de playas es la South Coast (Costa Sur), con un puerto marítimo de arquitectura georgiana.

-Música. La música de la isla refleja el palpitar del pueblo jamaiquino. Originaria de los pueblos de África, históricamente fue una herramienta de expresión, por lo que está cargados de historia y relatos de libertad, independencia y asuntos políticos.

El reggae es el ritmo más reconocido internacionalmente y sigue dominando la escena musical de la isla. Su máximo exponente fue y sigue siendo Bob Marley. Quienes quieran seguir los pasos del cantante en su tierra natal deben visitar Kingston, la capital del país. Allí se encuentra el Museo Bob Marley, emplazado en el sitio que fuera su hogar y estudio de grabación. Una vasta colección de fotografías, recortes periodísticos, efectos personales y un video sobre su vida forman parte de los tesoros que alberga.

Por otra parte, cabe mencionar que Montego Bay es sede anual del Festival de Jazz y Blues (enero) y del Reggae Sumfest (agosto).

-Golf. Jamaica cuenta con doce atractivos campos de golf. Entre los destacados sobresalen los de Montego Bay, emplazados en bellísimos parajes de la costa, y los de Negril, en el Negril Hills Golf Club.

-La gente. La amabilidad y cordialidad de los jamaiquinos es un rasgo que merece destacarse. Y se sabe que, en el marco de un viaje, relacionarse con los locales siempre resulta enriquecedor. Por tal motivo, para todos los visitantes está disponible el programa Meet the people, creado por el Consejo de Turismo de Jamaica y pensado para quienes tengan ganas de explorar la cultura de esta vibrante isla caribeña, llevándolos más allá del complejo turístico tradicional y el entorno de playa hacia el estilo de vida colorido de Jamaica, sus tradiciones y costumbres. Meet the people se ofrece para una sola persona o para familias de forma gratuita.

-Cocina local. La cocina jamaiquina tiene influencias de todo el mundo, además de productos propios y especias características.

Algunos sitios recomendados son los bares y restaurantes de Montego Bay, concentrados en Gloucester Avenue. Mientras que, en Negril, el Rick’s Café ofrece cenas al aire libre y entre sus espectáculos se destacan las proezas de los clavadistas locales, que se lanzan desde un acantilado cercano.

-Cultura Rastafari. Es muy interesante acercarse y conocer un poco más sobre la cultura Rastafari y su filosofía. Sus seguidores creen en Haile Selassie I, y tienen sus propios principios y normas de convivencia, basados en la libertad mental, espiritual y terrenal.

Quienes estén interesados pueden visitar una aldea rastafari, cerca de Montego Bay. Allí es posible conocer por dentro las costumbres, así como aprender sobre su historia, prácticas tradicionales y estilo de vida.

-Arte. En la isla la explosión de brillo y color no sólo está dada por la naturaleza sino también por sus artistas, destacados principalmente en escultura, cerámica y pintura. Las obras pueden observarse en galerías y museos, aunque también por la calle y los muros de las ciudades.

-Bodas. Una “asesora de amor” local se encargará de todos los detalles para aquellos que quieran tener su boda en esta hermosa isla, convirtiendo sueños en realidades profesionalismo e ideas creativas.

-Licores y cervezas. Hay dos bebidas de degustación imprescindible en Jamaica: el ron y la cerveza. El primero forma parte de la historia del país y puede ser blanco o dorado (ideal para cócteles), y oscuro, especiado y especial, los que se beben solos.

En cuanto a cervezas, sobresalen la famosa Red Stripe (una pale lager, con un 4,7 % de alcohol), la Red Stripe Light, la Dragon Stout y la Malta, sin alcohol.

-Diversión. Al margen de las propuestas de playa, cada destino dentro de la isla tiene ofertas bien diferenciadas:

- MONTEGO BAY: un atractivo de gran convocatoria es la legendaria mansión Rose Hall. Se dice que está embrujada por el fantasma de Annie Palmer, quien asesinara a sus tres esposos antes de ser ella la víctima de un esclavo, quien también era su amante.

-NEGRIL: ideal para la práctica de kayak marino, ciclismo de montaña, parasailing y excursiones en canoa, entre otras actividades. Asimismo, se puede acceder en bote hasta Booby Cay, donde se aparea una extraña ave de patas azules (allí se filmaron escenas de Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino, película de Walt Disney inspirada en la obra de Julio Verne).

-OCHO RIOS: una de las grandes atracciones es la Cascada del río Dunn. El desafío es escalarla y luego tomar un refrescante baño en la bonita playa que se encuentra en la base. También se puede nadar con los delfines en Dolphin Cove. Mientras que el complejo Mystic Mountain ofrece numerosas atracciones dentro de un increíble entorno verde. Ascenso en aerosillas, canopy y un paseo en trineo sobre rieles a gran velocidad (bólidos) son sólo algunas de las propuestas.

Los paseos a caballo en Prospect Plantation, y en canoa por el río Blanco (White River) a la luz de las antorchas complementan la experiencia en el destino.

-PUERTO ANTONIO: son imperdibles la navegación sobre una balsa de bambú por el río Grande y la visita a la cascada Somerset (que brinda la oportunidad de bañarse en sus aguas frescas). Por su parte, la Blue Lagoon (laguna Azul) tiene excelentes condiciones para la natación, el esnórquel y el buceo scuba.

-LA COSTA SUR: merece una visita a la fábrica Pickapeppa, donde se procesa su afamada salsa picante. La producción del ron se observa en la destilería de Appleton Estate. En tanto, los aficionados al café tienen su excursión a la planta procesadora de High Mountain.

-KINGSTON: en la Galería Nacional puede apreciarse una colección de pinturas del pasado y el presente de la isla. Mientras que en los alrededores se encuentran el Museo de Monedas y Billetes, el Instituto Afro-Caribeño de Jamaica y el Mercado Victoria de Artesanías.

TIPS PARA EL VIAJERO

Vacunación: es necesario vacunarse contra la fiebre amarilla para ingresar a Jamaica. 

Idioma: inglés. Los jamaiquinos también hablan patois –una mezcla de inglés, créole y otras lenguas–. 

Moneda: dólar jamaiquino (en sitios turísticos también se acepta el dólar estadounidense). 

Informes: www.visitjamaica.com