Warning: file_get_contents(http://www.geoplugin.net/php.gp?ip=54.91.16.95): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 403 Forbidden in /var/www/www/viajando/private/app/layout.php on line 254
 
 
Especiales
Tamaño del texto
Los mil sabores del mole
04 de Enero de 2011

Dicen que hay más de 300 variedades de mole, casi tantas como tipos de cocina existen en México. Esta ruta recorre los estados de Tlaxcala, Puebla y Oaxaca, tres destinos que compiten para adjudicarse la creación de tan excepcional platillo. La travesía incluye una probadita en los mejores restaurantes, paseos por los paisajes naturales más espléndidos y una visita a los sitios arqueológicos oaxaqueños. Sólo hace falta un tenedor en mano (o cuchara si el hambre es mucha) y un par de ojos descansados para disfrutar del camino completo.

DIA 1
CIUDAD DE MÉXICO


Para la mayoría, Ciudad de México es un fin en sí mismo, pero desde otro ángulo es también un punto de partida: desde aquí se puede iniciar casi cualquier recorrido -gastronómico, arqueológico, arquitectónico, etc.- o establecer una base para emprender travesías más largas a otros lugares de la república. Está de más decir que esta mega metrópoli tiene de todo y para todos los gustos, sólo hay que tener muy clara la bitácora para navegar en ella sin perderse, o para hacer justo esto último como se debe.


TLAXCALA
En la discreta, pero muy hermosa capital del estado de Tlaxcala, los viajeros pueden disfrutar de un ambiente colonial relajado y de una gastronomía que rescata lo mejor de la tierra: maíz, nopal, tomate verde y especias de la región hacen la base de una serie de platillos cuya única línea en común es que todos podrían aparecer en un recetario de comida mexicana: escamoles, huitlacoche, mixiotes, barbacoa, quesadillas y desde luego, mole para los días de fiesta (todo acompañado de unas buenas tortillas recién hechas).


PUEBLA
Entre edificios coloniales, hoteles boutique e iglesias (tantas que ya perdieron la cuenta), Puebla vibra gracias a su vida cultural, artística y comercial. La cuna del mole (o al menos de uno de ellos) ofrece al viajero una cantidad de restaurantes donde probar, además, los inconfundibles chiles en nogada (otro platillo registrado por la ciudad). Antes de partir hay que visitar el Barrio del Artista, los talleres, tiendas y restaurantes de Container City, en Cholula, y por supuesto, el ex Convento de Santa Rosa.

DIA 2
OAXACA

Para comer delicioso hay que viajar a Oaxaca. Por lo general el plan incluye desayunar abundante en el Mercado 20 de Noviembre y comer en uno de los restaurantes de comida oaxaqueña del centro. Entre cada comida, un paseo por las calles del centro histórico resulta relajante e inspirador (siempre y cuando no sea pleno verano). No hay que perderse la visita al ex Convento de Santo Domingo, el Museo de Artes Gráficas y el de Arte Contemporáneo.

MONTE ALBÁN - MITLA
Las zonas arqueológicas de Monte Albán y Mitla son dos paseos obligados durante una estadía en Oaxaca. Aunque sus estructuras originales hayan sufrido los cambios provocados por el paso del tiempo, en ambas pueden apreciarse los cimientos y las bases de las construcciones originales. La primera se encuentra a tan sólo 10 km de la ciudad de Oaxaca y durante mucho tiempo fue el centro más poderoso de la región. La segunda, que se encuentra a 40 km, fue el centro de poder de los zapotecos, una vez que Monte Albán cayó en decadencia.

DÍA 3
HUATULCO

Si la idea es quedarse como iguana al sol durante días, cualquier playa mexicana es un buen destino. Pero si el viajero también quiere hacer otras actividades como jugar al golf, recorrer siete bahías, bucear en las aguas más claras o ver hacer rafting en un río local, el lugar que está buscando es Huatulco. La naturaleza explota en cada rincón de esta costa, la comida, especialmente los mariscos, es fresca y deliciosa, y el ambiente es relajado y bohemio.

DIA 4
MAZUNTE

El término eco-chic nunca tuvo tanto sentido como en Mazunte. Los diferentes tonos de azul del mar y la selva que cubre los cerros son el escenario perfecto para las elegantes y pequeñas cabañas o los diferentes restaurantitos de gastronomía mexicana y francesa que sirven la mejor comida de la zona. Además de descansar al sol, es posible ver desovar tortugas en el Centro Mexicano de la Tortuga, visitar la comunidad de Ventanilla o dejar los prejuicios y complejos a un lado y pasar un día en la playa Zipolite.