Tamaño del texto
Córdoba: paisajes e historia en la reserva Cerro Colorado
Por Redacción Ladevi   |  
00 de de 0000
Destacados aportes a diversos campos del arte señalan la importancia de Córdoba en el panorama cultural argentino. Desde tiempos históricos este territorio sobresalió por sus actividades culturales, siendo un testigo de ello el sitio arqueológico prehispánico más importante de la Argentina: el Cerro Colorado.
A sólo 160 km al norte de la ciudad de Córdoba se encuentra el Parque Arqueológico, Natural y Cultural Cerro Colorado, que consta de 3 mil hectáreas y constituye uno de los yacimientos pictográficos y orográficos más importantes del continente.
Para quien guste de un descanso y del placer de recorrer la historia rodeado de maravillosos paisajes esta reserva es uno de los destinos que no puede dejar de conocer.
Este parque, formado por un conjunto de cerros, entre los que se destacan el Colorado, el Veladero y el Inti Huasi y ubicado entre cursos de agua que forman balnearios naturales, es el lugar ideal para disfrutar del silencio, el cual sólo es alterado por el silbido del viento y el canto de las aves que anidan en numerosos molles, espinillos, aromos, mistoles, matos y piquillines.

Este lugar sugiere a quien lo visite transportarse en forma imaginaria hacia tiempos en los que ningún calendario existía, y llegar a conocer cómo el hombre que era dueño de estas tierras, aprendía con la naturaleza el desafío de su existencia diaria. La tierra colorada, el verdor restallante de la vegetación y el cantar de los ríos lograron el milagro de preservar la magia y el misterio indescifrable de sus solitarios senderos.
Estos cerros atesoran las famosas cuevas donde nuestros aborígenes plasmaron en pictografías escenas de su vida cotidiana y creencias religiosas. Esas pinturas rupestres están consideradas como las más bellas demostraciones artísticas del período precolombino, constituyendo uno de los yacimientos más importantes del continente americano. Su testimonio, que no pudo ser borrado por los siglos, permanece intacto y abierto a los ojos de quien desee conocerlo.

La casa de "Don Ata"
Hay otra historia que también está guardada en esta reserva, una historia de los tiempos modernos. El turista puede visitar la que fue la casa del poeta y excelso guitarrista Atahualpa Yupanqui, quien arribara por primera vez a estas tierras en 1938 y, embrujado por los duendes ancestrales, la hiciera su lugar.
Esta casa-museo, construida sobre un impactante macizo rocoso, se encuentra en el paraje "Agua Escondida" -así bautizado por el mismísimo "Don Ata"-, atesora objetos personales de su gran trayectoria y una sala de video que exhibe monólogos testimoniales, actuaciones y documentales.