Sudamérica | Argentina | Destinos de temporada

Agua bendita

En la vasta geografía argentina encontramos varios centros termales que con el tiempo se convirtieron en destinos turísticos. Hoy la gran mayoría cuenta con hoteles dotados de spas y también con actividades complementarias para satisfacer los intereses de todas las edades.

Ubicadas en Entre Ríos, Termas Villa Elisa constituye un espacio único para el descanso, el placer y el cuidado de la salud. Veamos por qué.

El agua termal salada surge desde los 1.036 m. de profundidad, a una temperatura de 40ºC en boca de pozo, siendo clorurada sulfatada sódica, de fuerte mineralización. Su principal fuente de administración es a través de baños, duchas e inhalación.

Entre los mecanismos de acción terapéutica del agua termal hay que destacar la estimulación de funciones celulares, trofismo celular y actividad del metabolismo; empleo en enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, aprovechando el efecto mecánico; recuperación de intervenciones quirúrgicas del aparato locomotor, lesiones traumáticas, afecciones reumáticas crónicas y rehabilitación neurológica por sus efectos térmicos, analgésicos y antiinflamatorios; entre otras.

Con relación a la infraestructura, el parque termal cuenta con piscinas de diferentes usos y temperaturas (dos de tipo pasivo con hidrojets y cinco recreativas), algunas semicubiertas calefaccionadas, así como servicio de enfermería y guardavidas permanente.

Cabe destacar el spa, que invita a disfrutar de circuitos antiestrés, tratamientos estéticos y descontracturantes, entre otros.

La propuesta termal puede complementarse con actividades recreativas como la realización de caminatas, paseos en bicicleta o karting a pedal; y la práctica de tenis (dos canchas) y golf (campo de 9 hoyos).

Además, posee un lago artificial de más de 4 ha. con animales autóctonos y pintoresca vegetación. En las inmediaciones, hay opciones de turismo rural, histórico y cultural; como también el Parque Nacional El Palmar y el Palacio San José.

Dentro del complejo el visitante encontrará una variedad de alojamiento, entre bungalós, hoteles de 3 y 4 estrellas, y camping, acompañado de una importante oferta gastronómica (restaurant, confitería, snack bar y proveeduría).

RÍO HONDO.

Con larga tradición en turismo termal que data de fines del siglo XIX (aunque hay indicios que fueron utilizadas por los incas en la época prehispánica), Las Termas de Río Hondo están asentadas sobre 14 napas mesotermales con agua mineromedicinal. Esto significa que se trata de toda una ciudad termal y no de un pequeño centro, donde en cualquier vivienda u hotel uno abre la canilla y accede a los beneficios curativos de este líquido transparente y mágico.

El agua contribuye al crecimiento de las células, la mejora de la actividad orgánica, el alivio de reumatismos, así como de problemas respiratorios, eccemas en la piel y psoriasis, entre otras dolencias.

Todo eso ocurre en Las Termas, ubicadas en la provincia de Santiago del Estero, a 68 km. de la capital. Conocidas antiguamente con el nombre de Yacu-Rupaj (“Aguas Calientes Milagrosas”), saltaron a la fama en 1884 con la construcción del primer establecimiento de alojamiento. Sin embargo fue recién en diciembre de 1956 cuando se la reconoció como ciudad.

Actualmente los viajeros pueden descubrir el placer del baño termal en los diferentes centros e incluso en las mismas habitaciones de los hoteles. Las aguas surgen a temperaturas de 30°C a 65°C.

Con la agradable sensación de calma y relax que regalan los tratamientos termales, los viajeros tendrán la opción de disfrutar de otros numerosos atractivos locales.

Así, la terapia termal es posible complementarla con compras de artículos de cestería, la visita al Museo del Automóvil y al autódromo internacional, donde se disputa el MotoGP, la isla del río Dulce o un paseo por el centro de la ciudad.

CACHEUTA.

Las aguas de esta parte de Mendoza provienen de deshielos y discurren metros abajo elevando su temperatura y absorbiendo los minerales que se encuentran en el camino.

Los beneficios de este líquido bendito sumado a la infraestructura del lugar y al entorno precordillerano conforman una oferta ideal para los que buscan termas.

Ubicadas a menos de 40 km. de la ciudad capital, en un valle enmarcado por cerros de más de 3.000 m., las termas están beneficiadas por un clima templado con una temperatura media anual de 14°C.

El establecimiento cuenta con tres programas: Termas Spa Full Day con almuerzo incluido, programa para quedarse en el hotel del complejo con todo incluido o la posibilidad de disfrutar del Parque de Agua Termal.

El primer caso contempla una jornada completa de 10 a 18.30 para utilizar el circuito cubierto, compuesto por piletón con burbujas y chorro, pediluvio, fango termal, secador, rincón de duchas, piscina con cascadas, flotarium, zona de relax, bañera con ducha escocesa y gruta con vapor; así como el área descubierta, con más piscinas, solario, áreas de relax, reposeras, entre otros. A todo esto se suman los tratamientos opcionales.

El programa con estadía incluye alojamiento, acceso al circuito termal, los masajes, las comidas, las propuestas de turismo aventura y el uso de las instalaciones del hotel.

Mientras que el Parque de Agua ofrece un nivel superior con piscinas, juegos interactivos para niños y tobogán corto, abierto todo el año; y las piscinas inferiores con río lento, vapor y tobogán largo, en este caso operativo del 21 de septiembre a Semana Santa. Esto se complementa con quinchos y parrillas, vestuarios, restaurante y almacén; con la posibilidad de contratar actividades de aventura.

En cuanto a las virtudes del agua y sus sales, son recomendables para tratar, con la debida asistencia médica, afecciones óseas y musculares, dermatológicas, traumatismos y lesiones deportivas.

Además, la atmósfera de Cacheuta se caracteriza por su ionización negativa que incide en la relajación y en la sensación de bienestar.

ROSARIO DE LA FRONTERA.

Las surgentes de Rosario de la Frontera –a 176 km. de la ciudad de Salta– hallan en su emblemático Hotel Termas el sitio ideal donde aprovecharlas.

Desde distintas profundidades surgen nueve manantiales con aguas de variadas características y temperaturas.

El complejo, habilitado desde abril de 1880, está situado a los pies de las sierras, a 935 msnm. Su fundador fue Antonio Palau, quien en un principio abrió caminos y desmontó la vegetación, para luego levantar una precaria edificación de casillas de madera cerca de las fuentes, naciendo así el primer pabellón de baños termales de Sudamérica. Luego siguieron las primeras piletas y el primitivo hotel que se llamó "Martín García". Por el establecimiento han pasado personalidades ilustres como los presidentes Domingo Sarmiento, Bartolomé Mitre, Nicolás Avellaneda e Hipólito Irigoyen; la escultora Lola Mora y Tomás Anchorena, entre otros.

Recientemente se refaccionaron varios sectores del complejo para brindar mejores comodidades a los huéspedes.

El elegante hotel cuenta en la actualidad con habitaciones donde surgen aguas termales y equipadas con calefacción; dos piscinas con cuatro variedades de aguas termales; snack bar y restaurante donde se sirve el desayuno buffet; cancha de golf de 9 hoyos, tenis y juegos infantiles, entre otros.

En cuanto a los tratamientos, se ofrecen baño de vapor sulfuroso que ayuda a limpiar las vías respiratorias y alergias, y a desintoxicar y limpiar la piel; baño de inmersión, indicado para dolores musculares, óseos y reumáticos; cataplasmas de barro, para dolores musculares; barro completo y con pincel, para recomponer la piel; o vapor ferruginoso para anemias y problemas respiratorios, entre otros. Todo esto bajo la supervisión de enfermeros profesionales.

Dejá tu comentario