Inicio
Centroam. y Caribe

Sol y playa al ritmo del reggae

Décadas atrás, el legendario Bob Marley hizo famosa a su isla natal a través de su música. Hoy, con una variada oferta turística ligada a la naturaleza, historia y cultura, Jamaica crece día a día y seduce a viajeros de todo el mundo.

“Once you go, you know” (“Una vez que vas, lo sabes”). Así reza el actual eslogan con el que se promociona el turismo en la isla caribeña. Y es absolutamente cierto: Jamaica atesora riquezas naturales y culturales cautivantes, que sumadas a su ambiente diáfano y relajado hacen del destino un sitio ideal tanto para el relax como para la diversión.

Además, dado que la actividad turística viene experimentando un proceso de crecimiento constante, el viajero encontrará nuevos y renovados hoteles, imperdibles atracciones y mejoras en infraestructura, que incluyen flamantes autopistas, el recientemente inaugurado Centro de Convenciones de Montego Bay, la ampliación de los aeropuertos internacionales y desarrollos en los puertos de cruceros.

MONTEGO BAY.

Mo-Bay, tal como lo llaman los locales, es uno de los principales destinos turísticos de la isla. Se encuentra en la costa noroeste, donde las playas de arena blanca están delineadas por árboles, flores y colinas salpicadas de palmeras.

La variedad de opciones en alojamiento es enorme: hoteles 5 estrellas, grandes establecimientos con sofisticadas instalaciones para convenciones, animados resorts all-inclusive, albergues, hosterías, y algunas de las más lujosas villas privadas del Caribe.

Montego Bay cuenta con una de las mejores playas de la isla: Doctor's Cave Beach. Es ideal para practicar esnórquel y se dice que sus aguas tienen propiedades terapéuticas, ya que son alimentadas por un manantial mineral.

Los bares y restaurantes de la ciudad se concentran en Gloucester Avenue, siendo Margaritaville uno de los establecimientos más concurridos, tanto de día como de noche.

Un atractivo de gran convocatoria es la legendaria mansión Rose Hall. Según se dice, está embrujada por el fantasma de Annie Palmer, quien asesinara a sus tres esposos antes de ser ella la víctima de un esclavo, que también era su amante.

Para las compras, el sitio ideal es The Shoppes at Rose Hall, un sofisticado centro comercial. También es interesante el Mercado de Artesanías de Harbour Street.

Por otra parte, Montego Bay cuenta con campos de golf emplazados en bellísimos parajes de la costa, y es sede anual del Festival de Jazz y Blues (enero) y el Reggae Sumfest (agosto).

Para el final de un día perfecto, nada mejor que contemplar el atardecer a bordo de un crucero.

NEGRIL.

A una hora de viaje desde Mo-Bay, en el extremo occidental de la isla, se encuentra Negril, destino pleno de resorts, con un palpitante ambiente musical y afamado por sus bellezas naturales.

Sus playas de arena blanca tienen condiciones ideales para practicar esnórquel. Seven Mile Beach (La Playa de las Siete Millas) es otra de las más impactantes de la isla, legendaria por sus fabulosos atardeceres, sus aguas color turquesa y la omnipresencia del espíritu de Jamaica.

Si de gastronomía y entretenimiento se trata, el Rick’s Café es uno de los sitios predilectos de los visitantes; ofrece cenas al aire libre y entre sus espectáculos se destacan las proezas de los clavadistas locales, que se lanzan desde un acantilado próximo al local.

Los espíritus aventureros tienen opciones para practicar kayak marino, ciclismo de montaña, parasailing y excursiones en canoa, entre otras actividades.

Asimismo, se puede acceder en bote hasta Booby Cay, donde se aparea una extraña ave de patas azules (el pájaro “booby”). Allí se filmaron escenas de Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino, la película de Walt Disney inspirada en la obra de Julio Verne.

Los campos de golf y las canchas de tenis, en tanto, se encuentran en el Negril Hills Golf Club.

OCHO RIOS.

Ocho Ríos yace en el corazón de la costa norte, dominada por acantilados poblados de helechos y cascadas, cerca del sitio donde Cristóbal Colón desembarcara por primera vez hace más de 500 años.

Hoy la ciudad ostenta un desarrollo turístico notable y es visitada por viajeros de todo el mundo.

Una de las atracciones naturales más demandadas es la Cascada del río Dunn, con una caída de 180 m. El desafío es escalarla y luego tomar un merecido baño en la playa paradisíaca que se encuentra en la base.

En el área también resulta interesante la experiencia de nadar con los delfines en Dolphin Cove.

El complejo Mystic Mountain, en tanto, ofrece diversas atracciones dentro de un increíble ámbito natural. Ascenso en aerosillas, canopy y un paseo en trineo sobre rieles a gran velocidad –como una montaña rusa en medio de la floresta– son sólo algunas de las propuestas.

Asimismo, los paseos a caballo en Prospect Plantation son sumamente populares.

Y, al caer la noche, un paseo en canoa por el río Blanco (White River), a la luz de las antorchas, resulta una experiencia excepcional.

 

PUERTO ANTONIO.

Emplazado entre dos bahías, en el nordeste de la isla, Puerto Antonio fue hacia fines del siglo XIX el centro más importante para el cultivo y exportación del banano en Jamaica.

Hoy la vida en este sector de la costa es sumamente serena y relajada, sobre todo en Frenchman’s Cove, una apacible playa aislada. Mientras que las olas de Boston Beach permiten la práctica del surf.

Una actividad muy atractiva es el paseo de dos horas sobre una balsa de bambú por el río Grande. Asimismo, una visita a la cascada Somerset ofrece la oportunidad de bañarse en sus aguas refrescantes.

Por su parte, la Blue Lagoon (laguna Azul) ofrece excelentes condiciones para la práctica de natación, esnórquel y buceo scuba.

LA COSTA SUR.

Con playas aisladas y un puerto marítimo definido por la elegancia de su arquitectura georgiana, el área conocida como South Coast es muy diversa.

Entre las propuestas de la zona sobresalen la visita a la fábrica Pickapeppa, para ver cómo se procesa su afamada salsa picante. Mientras que la producción del ron se observa en la destilería de Appleton Estate.

Los aficionados al café, en tanto, tienen su excursión a la planta procesadora de High Mountain.

KINGSTON.

La vibrante capital de Jamaica, al pie de las Montañas Azules, es el centro gubernamental y comercial del país, y también su núcleo cultural.

El Museo Bob Marley es un imperdible, emplazado en el sitio que fuera el hogar y estudio de grabación del músico. Una vasta colección de fotografías, recortes periodísticos, efectos personales y un vídeo sobre la vida de la figura estelar del reggae forman parte de los tesoros que alberga.

En la Galería Nacional, en tanto, puede apreciarse una colección de pinturas del pasado y el presente de la isla. Mientras que en los alrededores se encuentran el Museo de Monedas y Billetes, el Instituto Afro-Caribeño de Jamaica y el Mercado Victoria de Artesanías.

Otro sitio de gran atractivo es Devon House, una mansión georgiana construida en 1881 por un acaudalado jamaiquino.

Asimismo, en los teatros de Kingston pueden verse interesantes obras locales e internacionales.

NUEVOS PRODUCTOS

Jamaica Swamp Safari Village: se encuentra en Falmouth y ofrece al visitante el contacto directo con la naturaleza. Alberga más de 30 especies en peligro de extinción.

Aldea rastafari: un recorrido cerca de Montego Bay, donde los visitantes pueden conocer por dentro la filosofía y la cultura rastafari, así como aprender sobre su historia, prácticas tradicionales y estilo de vida.

Temas relacionados

Deja tu comentario