Viajando

Turismo Cultural | América del Sur | Argentina | Buenos Aires | América del Norte | Estados Unidos | Nueva York | San Francisco | Europa | Francia | París

Cuatro librerías imperdibles en el mundo

Modernas o antiguas, las librerías representan una interesante escala en los recorridos por las grandes ciudades del mundo, muchas de las cuales –por distintos motivos– son verdaderos atractivos turísticos. Estas son nuestras elegidas en San Francisco, París, Buenos Aires y Nueva York.

Junto a los bares y cafés, las librerías forman parte del alma de las ciudades. Y, ya sea por su estilo arquitectónico, su historia, la cantidad de libros o alguna particularidad especial, se transforman también en atractivos para los turistas, al menos para aquellos que son amantes de la lectura.

En ese sentido, las cuatro seleccionadas para este arbitrario recorrido tienen una gran importancia cultural en las ciudades donde se encuentran –San Francisco, París, Buenos Aires y Nueva York–, razón por la cual merecen ser incluidas entre los sitios a conocer durante las estadías en las mismas.

CITY LIGHTS: SÓTANO BEAT

En el hermoso barrio de North Beach, San Francisco, casi en la esquina de avenida Columbus con Broadway, City Lights Booksellers & Publishers continúa con su actividad desde 1953, cuando fue fundada por el poeta Lawrence Ferlinghetti que, aún hoy, con 97 años, continúa siendo su propietario.

Refugio de los "beatniks" –grupo de escritores encabezados por Jack Kerouac, Allen Ginsberg y William Burroughs–, cobró notoriedad y una destacada relevancia cultural cuando la editorial ganó el juicio por el que había sido acusada de obscenidad al haber publicado en 1956 el libro "Howl and Other Poems", de Allen Ginsberg.

En el barrio de North Beach, en San Francisco, City Lights Booksellers & Publishers es un reducto a visitar.
En el barrio de North Beach, en San Francisco, City Lights Booksellers & Publishers es un reducto a visitar.
En el barrio de North Beach, en San Francisco, City Lights Booksellers & Publishers es un reducto a visitar.

Incorporada a la lista oficial de “Lugares Históricos de San Francisco” en 2001, City Lights es visitada por turistas de todo el mundo que acuden a sus instalaciones en busca del eco de aquellos escritores y poetas que quebraron la tradición con sus prosas nerviosas y sus poemas malditos, que escribían al ritmo del jazz de Charlie Parker y Lester Young.

Para estos visitantes, el primer piso del edificio es un verdadero santuario. Allí, en sus estantes, están disponibles las obras de todos los miembros de la Beat Generation, incluidas las nuevas versiones de las ediciones originales, que conservan el mismo diseño con que fueron concebidas para su lanzamiento.

Este cálido espacio tiene dos mesas con sillas –y un sillón hamaca– a la par de dos ventanas, donde uno puede sentarse a leer el libro que desee.

En tanto, en la planta baja abundan ejemplares de autores de todo el mundo, revistas literarias alternativas, libros de arte y publicaciones editadas por City Lights. También hay un subsuelo con otros apartados, incluidos los de música y cine; y un espacio en el que se realizan lecturas de poesía.

SHAKESPEARE AND COMPANY: LA CUNA DEL ULISES.

En el V Distrito de París, el barrio más antiguo de la ciudad, conocido por su histórica bohemia, se alza Shakespeare and Company, la librería independiente especializada en literatura anglosajona cuya historia la ha convertido en una de las más famosas e importantes del mundo.

Ubicada en el 37 de la calle Bûcherie, frente al Sena y haciendo cruz a la catedral de Notre-Dame, tuvo su primer domicilio en el 12 de la calle Odéon, entre los años 1919 y 1941, cuando su propietaria era Sylvia Beach y era frecuentada por Ernest Hemingway, Ezra Pound, Scott Fitzgerald, Gertrude Stein y James Joyce, cuyo "Ulises" fue publicado por primera vez en 1922 por la propia Sylvia Beach.

Esa primera locación de Shakespeare and Company cerró en diciembre de 1941 debido a la ocupación de Francia por parte de las potencias del eje durante la Segunda Guerra Mundial.

Shakespeare and Company, la librería parisina especializada en literatura anglosajona.
Shakespeare and Company, la librería parisina especializada en literatura anglosajona.
Shakespeare and Company, la librería parisina especializada en literatura anglosajona.

Posteriormente, en 1951, otra librería anglosajona fue abierta en París por el americano George Whitman, bajo el nombre de Le Mistral. Al igual que su predecesora, la tienda se convirtió en uno de los centros de la cultura literaria. Más adelante, cuando Sylvia Beach murió, el nombre fue cambiado por el de Shakespeare and Company.

Whitman falleció en 2011 a los 98 años y desde entonces está al frente su hija, que no por casualidad se llama Sylvia.

Bien podría decirse que Shakespeare and Company es una de las más hermosas librerías del mundo. Ya su pintoresco exterior anticipa la calidez de sus interiores, donde al abrigo de miles y miles de libros uno podría quedarse a vivir. En ese sentido, todavía es posible hacer realidad dicha fantasía, al menos por una o un par de noches, ya que aún se mantiene una vieja costumbre del lugar, que es brindar alojamiento en un par de dormitorios a cambio de horas de trabajo.

En uno de los pasillos existe un rinconcito fabuloso: se trata de una especie de ínfima cueva donde hay una pequeña mesa con una máquina de escribir y una silla, a la cual el visitante puede ingresar y dejar por escrito lo que desee. Miles de fotos de escritores, afiches y hasta un espléndido piano completan la fisonomía.

LIBRERÍA DE AVILA: HITO PORTEÑO

En la esquina de Alsina y Bolívar se encuentra la librería más antigua de Buenos Aires: De Ávila.

Sus orígenes se remontan a fines del siglo XVIII, puntualmente al año 1785, cuando el farmacéutico Francisco Salvio Marull abrió en dicha locación la tienda La Botica que, según muchos historiadores, fue el primer sitio donde se comercializaron libros en la ciudad.

Tomó forma oficial de librería en 1830 y tradicionalmente fue conocida como Librería del Colegio, por encontrarse a metros del Colegio Nacional de Buenos Aires (aún se conserva en lo alto de la fachada el “cartel” de mosaicos con dicho nombre).

Después de distintos propietarios y hasta un cierre de siete años, Miguel Ávila –antes propietario de la librería Fray Mocho– adquirió la Librería del Colegio en 1994 y le impuso su nombre, manteniendo el tradicional estilo del local y transformándolo en especializado en libros y revistas antiguos, ediciones de colección y rarezas históricas.

Al ingresar, cuesta creer que esos mismos espacios fueron recorridos por personajes ilustres como los presidentes Bartolomé Mitre, Domingo Faustino Sarmiento y Nicolás Avellaneda; y los escritores Leopoldo Lugones, Roberto Arlt, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Victoria Ocampo, entre otros.

La librería más antigua de Buenos Aires se llama De Ávila.
La librería más antigua de Buenos Aires se llama De Ávila.
La librería más antigua de Buenos Aires se llama De Ávila.

Declarada “Sitio de Interés Cultural” por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en 2000 y “Lugar Histórico Nacional” en abril de 2011, en sus interiores atesora casi 100 mil libros que, además de novedades, incluye secciones especiales como “Indigenismo”, “Folcklore”, “Patagonia”, “Tango”, y la inmensa de “Teatro”, más ejemplares antiguos, incunables y fuera de catálogo.

En la planta baja se puede encontrar una vitrina con objetos de la época de la colonia –planchas de hierro, relojes, candiles– y otra con libros antiguos, verdaderos tesoros de este rincón tan especial de la ciudad.

STRAND: 29 KILÓMETROS DE LIBROS.

En Nueva York, a sólo dos cuadras de Union Square –en la esquina de Broadway y la calle 12– se encuentra Strand, librería independiente que ya forma parte de la iconografía de la ciudad.

Abierta todos los días, e instalada en su actual edificio del East Village desde 1956, es visitada por turistas de todo el mundo que conocen su prestigio y su oferta única, conformada por más de 2 millones de libros. Esa descomunal cantidad de unidades, aseguran sus propietarios, equivale a 29 km., lo que en su momento dio origen al famoso eslogan que aún mantiene: “18 miles of books”.

Strand, librería independiente que ya forma parte de la iconografía de Nueva York.
Strand, librería independiente que ya forma parte de la iconografía de Nueva York.
Strand, librería independiente que ya forma parte de la iconografía de Nueva York.

Strand Book Store fue fundada por Ben Bass en 1927 y tuvo su primer local en la Cuarta Avenida y Broadway, zona que en aquella época era conocida como la Book Row, ya que concentraba a 50 librerías en seis manzanas. Más adelante Fred, hijo de Ben que comenzó a trabajar en el local a los 13 años, se hizo cargo de la gestión y decidió mudarse a su actual ubicación, donde ocupa 55.000 m².

Adentro, por supuesto, la cosa no es fácil: hay tanto que no se sabe por dónde comenzar. Son tres pisos en los que, además de los productos estándar, no faltan ediciones especiales o raras, títulos especializados, volúmenes de segunda mano y hasta ejemplares autografiados por prestigiosos autores. Una de las joyas atesoradas en el lugar es una primera edición del “Ulises” de James Joyce ilustrada por Matisse.

En el subsuelo se encuentra la sección “Música”, en la cual hay cientos de biografías –nuevas y usadas– de los mejores exponentes de la historia del pop, el rock y el jazz, además de discos de vinilo y cd's.

La estadía en Strand –que en 2017 cumplió 90 años, y donde también se realizan presentaciones, charlas y firmas de ejemplares– siempre depara buenos momentos para los amantes de los libros, que además de la colosal exposición de unidades tienen a disposición a empleados muy bien informados y amables.

TIPS PARA EL VIAJERO

- City lights: 261 Columbus Avenue at Broadway, San Francisco. www.citylights.com.

- Shakespeare and Company: 37 Rue de la Bûcherie, París. www.shakespeareandcompany.com.

- De Ávila: Adolfo Alsina 500 (esquina Bolívar), Buenos Aires.

- Strand: 828 Broadway, New York. www.strandbooks.com.

Dejá tu comentario