Viajando

BAJO LA LUPA

Dana Hotel and Spa: Chicago con estilo y personalidad

En una de las ciudades estadounidenses más importantes, la hotelería boutique alcanza su máxima expresión en el Dana. Una propiedad de diseño donde el huésped recibe una atención verdaderamente personalizada en torno a la última palabra en confort y equipamiento. Por Joaquín Campana

Más allá de aquella vieja fórmula para identificar los tres valores que debe atesorar el "hotel perfecto" (location, location, location), es sabido que un buen establecimiento debe contar con otras cualidades, especialmente las referidas a equipamiento, confort y calidad de servicio. Una buena ubicación no basta.

Esta difícil conjunción de valores se combinan de manera natural en el Dana Hotel & Spa de Chicago punto por punto. Miembro del grupo Worldhotels, la propiedad hace verdadero honor a su nombre en sánscrito: "El placer de dar". Y el huésped lo percibe desde su llegada, con la cálida sonrisa de bienvenida del bell boy. Desde ese momento uno sabe que está ingresando a un hotel no tradicional.

CHECK-IN.
Situado sobre el 660 de North State Street, el hotel se levanta en el área comercial y financiera de la tercera ciudad de la Unión americana por cantidad de habitantes. El acceso al aeropuerto es rápido y el centro de convenciones McCormick Place, el más grande del país, se encuentra a unos 10 minutos de distancia.

El front-desk está en el segundo nivel de la propiedad, al cual se accede por un ascensor vidriado de grandes dimensiones que da al lobby, que por el entorno vidriado de las paredes parece flotar sobre la calle. Al fondo, el bar, parcialmente cubierto por una cortina de hilos metálicos.

La atención resultó amable y personalizada, en un escritorio doble donde el personal y los clientes permanecen sentados. Nada que ver con los grandes hoteles, donde muchas veces uno se siente un número.

HABITACION.
La habitación asignada fue la 1902, una "Corner King" de 30 m² con dos paredes vidriadas de piso a techo con vistas panorámicas de la ciudad. 

Comencemos por aclarar que un efectivo sistema de cortinas brinda la oscuridad necesaria para poder descansar, mientras que la insorización está muy bien lograda.

Sobre un escritorio alargado se halla un televisor de pantalla plana y sistema HD de 37 pulgadas junto a un reproductor de sonido Bowers & Wilkins Zeppelin con control remoto para equipos mp3. Una silla ergonómica permite estar un buen tiempo frente a la computadora sin que el cuerpo lo demande, en tanto que el sistema de wi-fi (gratuito) promete una conexión a "la velocidad del sonido". Y es cierto: más de 45 Mb.

Pero una de las mejores cosas del cuarto está en la cama, súper mullida y con sábanas italianas de 100% algodón egipcio.

Completan las instalaciones, un sillón, cafetera Keurig con cápsulas premium, frigo bar completo con precios razonables, caja de seguridad electrónica, batas de baño, teléfono inalámbrico con llamadas locales gratuitas y un buen set de artículos de tocador, entre otros detalles. Asimismo, hay room service las 24hs.

FACILIDADES.
La palabra "spa" que se acopla al nombre Dana no es casual. De amplias dimensiones, posee varios gabinetes de tratamiento con variedad de masajes faciales y corporales a cargo de terapistas profesionales. Adyacente, el gimnasio, abierto las 24 horas, ostenta máquinas Technogym de última generación, únicas en Chicago, vestuario, baño de vapor y duchas.

En la planta baja funciona el Freestyle Food and Drink, restaurante y bar de ambiente informal que funciona desde la hora del desayuno (a partir de las 6.30) y hasta altas horas de la noche, ya que a las 23 se convierte en un lounge muy visitado por el público local.

La carta de comidas está a cargo del chef Rodelio Aglibot, quien desarrolla una cocina de acento internacional con platos pensados para compartir.

Pero si hay un lugar donde vibra la noche de Chicago, ese es el Vertigo Sky Lounge, en el piso 26 de la propiedad, con vistas panorámicas de la urbe. Reconocido por la revista Conde Nast Traveler en su Hot List y posicionado en el tercer lugar en los Hotel Bar of the Year Awards, es un sitio muy animado, con música de DJ todas las noches, de lunes a sábado a partir de las 16 y los domingos desde las 17.

El hotel cuenta también con 800 m² de espacio para reuniones sociales y corporativas, propuesta que incluye la superficie del Vertigo Sky Lounge, más el salón multipropósito Aspire (108 m²), que puede dividirse en dos; más los salones Invent, Think y Create, que permiten recibir de 10 a 14 personas.

CONCLUSIONES.

En una ciudad donde la hotelería de cadena está representada por, mayoritariamente, inmuebles antiguos y con detalles que que dejan bastante que desear, el Dana Hotel & Spa surge como una propuesta para tener en cuenta.

Moderno (acaba de cumplir su quinto aniversario), es un hotel que brinda una excelente relación calidad-precio en un entorno boutique, con diseño y una personalidad distintiva.

Más allá de las habitaciones y las facilidades de la propiedad vale resaltar el staff, atento y profesional, el servicio de wi-fi sin cargo y con un gran ancho de banda y el check-out, a las 12 del mediodía.
No en vano el estblecimiento fue calificado entre los 200 mejores de Estados Unidos por los prestigiosos Conde Nast Traveler´s Choice Awards 2012.

Una opción ideal, en síntesis, tanto para el viajero de placer como el de negocios en una ubicación estratégica de la urbe.

DANA HOTEL & SPA: FICHA TECNICA

Ubicación: 660 N. State Street.

Habitaciones: 216 en varias categorías, desde Confy King (25,2 m²) a la Nirvana Suite (92 m².

Facilidades: restaurante-bar Freestyle Food and Drink, Vertigo Sky Lounge, Spa at Dana, gimnasio, room-service, lavandería, valet parking.

Eventos: 800 m² de salones,

Tarifas: a partir de US$ 239 (más impuestos) por habitación, por noche.

Informes: www.worldhotels.com

Dejá tu comentario