Norteamérica | México | Diez razones...

Diez razones para visitar Cancún

Con un clima ideal, playas soñadas e infraestructura turística de primer nivel, este sector de la península de Yucatán experimenta un notable resurgimiento. Los recuerdos del huracán Wilma quedaron en el olvido.

Playas. La mayoría de los turistas que llegan a Cancún lo hacen buscando el sol. Y nadie queda defraudado, cualquiera sea el alojamiento elegido. Por eso éste es uno de los destinos a medida para quienes desean dorarse "vuelta y vuelta" tono Caribe. Todas las playas en México son propiedad del gobierno; es decir, que son públicas y de libre acceso. Las cercanas al centro son más pequeñas y angostas que el resto, en tanto las situadas en la parte superior de la isla son de aguas tranquilas, con poco oleaje, ideales para ir con chicos. Del lado este, en cambio, hay olas y el mar es más bravo. Pero hay bañeros (no muchos) y banderas que indican el estado del mar.

X-Caret. El que fuera durante más de un milenio el centro ceremonial y puerto maya más trascendente de la península de Yucatán, se ha convertido en un parque donde conviven la naturaleza y la arqueología. La actividad más atractiva es el snorkel en sus ríos subterráneos (cenotes). Los expertos pueden practicar buceo y las familias nadar junto a los delfines. Funciona también un acuario, uno de los más importantes de América Latina, y un Jardín Botánico, famoso por sus orquídeas apoyadas en los árboles. Por las noches se ofrece un espectacular show de luz y sonido, "X-Caret de Noche". Entrada regular: U$S 59 (menores, U$S 29,50).

Tulúm. A 131 km. al sur de Cancún se acaban los adjetivos: hay que ver para creer lo que fue y es esta ciudad maya construida entre muros, sobre una elevación de la costa, junto al mar. Esta sabia civilización la llamaba Zama, "El amanecer", ya que era toda una ceremonia asomarse desde este formidable balcón al milagro del nuevo día sobre el Caribe. La visita se puede hacer en poco más de una hora. Su punto más atrayente es el castillo, desde donde los mayas adoraban al dios sol. Lamentablemente, por los daños causados por los visitantes está prohibido subir. Abierto de lunes a domingo, de 8 a 17.

Isla Mujeres. Mide 800 metros de ancho por 8,5 km. de largo, está a 9 km. de Cancún y se puede llegar en ferries que salen de Puerto Juárez o en lanchas desde la zona hotelera. Hay también excursiones de un día con todo incluido (comidas, visita guiada y snorkel) desde U$S 35. En la mayoría de sus tiendas se pueden alquilar botes para pasear, bucear o pescar. Lo que la hace popular es su belleza, mucho más salvaje que la zona hotelera de Cancún. Los entendidos dicen que tiene las condiciones ideales para el windsurf, mientras que el mejor escenario para nadar es Playa Norte. En el Parque Dolphin Discovery se puede nadar con delfines (U$S 129 la hora). También hay varios restaurantes donde preparan pescado asado fresco, llamado "tikinxic",  acompañado por cerveza helada.

Playa del Carmen. En los últimos años ha ganado merecida fama por sus bellas playas y también por mantenerse alejada de los aires turísticos que acosan a otros lugares. La franja de arena es más angosta que en Cancún, pero el mar es una piscina de agua tibia que, por las dudas, tiene guardavidas. Los mejores bares y restaurantes están sobre la Quinta Avenida entre las calles 4 y 12, donde se puede comer bajo los árboles en mesitas iluminadas con faroles y velas a precios razonables (U$S 15 por persona, con bebidas). Playa del Carmen tiene desde hoteles cinco estrellas hasta posadas con techos de palma y hamacas mayas para dormir colgado y no sufrir el calor.

Puerto Aventuras. Este gigante complejo turístico es uno de los lugares más visitados del corredor Cancún-Tulúm (kilómetro 97). Son 400 ha. recostadas sobre una bahía de aguas transparentes. Tiene la marina más grande de México, buenos hoteles (como el Grand Palladium Riviera Resort & Spa, de cinco estrellas), restaurantes gourmet, boutiques, canchas de tenis y -entre otros servicios- un campo de golf de 9 hoyos construido entre ruinas y cenotes. Algunas playas de esta zona han sido reservadas para la procreación de la tortuga marina, que está en peligro de extinción.

Paseos marinos. Las excursiones acuáticas son programas sin límite de edad porque enseñan y entretienen tanto a los chicos como a los grandes. Pero uno dice que va por los hijos y así queda bien con el niño que siempre llevamos adentro. El Caribbean Funday consta de un paseo en catamarán de dos pisos a Isla Mujeres, con comidas, barra de bebidas, 40 minutos de snorkel y actividades de playa (adultos U$S 68; menores U$S 36); mientras que el Atlantis es un verdadero submarino con capacidad para 48 pasajeros que se sumerge hasta 45 metros. Realiza excursiones de dos horas en las cuales se puede bucear (U$S 113/77, respectivamente).

Gastronomía. En Cancún hay más de 300 restaurantes de todo tipo de comidas y de los más variados precios. Están las clásicas cadenas estadounidenses y también los tradicionales reductos mexicanos. Como sucede en casi todo destino vacacional, abren lugares que duran muy poco tiempo, una temporada o dos; por lo tanto no se extrañe si en su anterior viaje fue a un bar que le gustó mucho y ahora ya no está. Por calidad, precio y ambiente recomiendo Carlos´n Charlie´s, cuyo menú ofrece costillas asadas, pollo y platos de mar. A la tardecita se convierte en un lugar de entretenimiento y a las 21.30 ponen música para bailar (Boulevard Kukulcán, km. 8,5).

Centro Artesanal Ki-Huic. Está ubicado en Ciudad Cancún y es el mejor sitio para comprar artesanías y los regalos autóctonos más comunes. En general tiene mejores precios que los shoppings y hoteles. Si bien no se suelen encontrar artículos singulares, hay objetos interesantes que aunque parezcan hechos en serie están elaborados a mano, como, por ejemplo, joyas en plata repujada, vasijas de barro, tapices, alfombras, mantas y centenares de adornos. Lo cierto es que es un paseo divertido, aunque sea para dar una vuelta por curiosidad. Como en todo auténtico mercado, el regateo es casi una obligación. Está cerrado a la hora de la siesta.

Vida nocturna. Con el sabor agregado de la sal y la humedad pegadas al cuerpo por el calor, la noche de Cancún tiene mayor movimiento que la de otras playas caribeñas. La magia es irresistible para todo aquel que quiera divertirse. Hay más de una docena de discotecas, las cuales se turnan  civilizadamente para no superponer las promociones de entrada libre (sin consumición) para quienes lleguen antes de las 21. Si está de luna de miel o quiere revivir el amor como en los primeros tiempos, puede tomarse un crucero nocturno con cena gourmet, música en vivo y baile.

CANCUN
Población: 300 mi habitantes (aproximadamente).
Corriente eléctrica: 110 voltios; algunos hoteles también disponen de 220 voltios.
Huso horario:  GMT -6 hs. Horario especial de verano del primer domingo de abril al último de octubre.
Propinas: 10 al 15% en restaurantes y bares; U$S 1-2 por cada maleta transportada.
Clima: temperatura promedio anual 25,5º C. Entre julio y septiembre el tiempo puede ser inestable, pasando de claro a nublado muy rápidamente.
Informes:  www.cancun.info

Dejá tu comentario