Estados Unidos | Norteamérica | Florida | Tendencias

El viaje como propuesta feliz

Los viajes a Disney o los recientes cruceros se están arraigando entre las adolescentes que, cada vez más, optan por disfrutar sus 15 años de manera única.

Preocupados por qué hacer, ellos le preguntaron a "la nena" cómo imaginaba su fiesta, pero como reza el tema popular... "cambia todo cambia".
Aquellas doradas e ingenuas veladas, esa oficialización social donde ellas abrían la puerta para ir a jugar, con el correr del tiempo fue trocando hasta dejar atrás las reuniones familiares o los salones almidonados.
Hoy, sin perder la candidez, las "princesas de jean y zapatillas" -desafiando y marcando tendencias- anhelan compartir su tiempo con quinceañeras que quieran conocer y ver otros horizontes, divertirse... y guardar en el álbum de los recuerdos vivencias más despojadas.
Así, últimamente entre las adolescentes se instauró como regalo de cumpleaños la idea de un viaje, y no son pocas las empresas que ofrecen esa posibilidad.
Este cambio en las preferencias de las cumpleañeras, se refleja también en la imagen adoptada por las campañas publicitarias que promueven este tipo de opción como un regalo inolvidable. María José Boccardo, gerenta de las sucursales BUE y COR de Free Way, comenta que "tras la encuesta realizada quisimos mostrar el cambio social que se produjo. A diferencia de la tradicional fiesta, hoy el 90% de las jóvenes optan por otras alternativas y una de esas es compartir con sus pares de todo el país un viaje a otras culturas. La otra diferencia está dada porque son tenidas en cuenta, escuchadas; son más independientes y se animan a manejar moneda extranjera. Además, con este programa, la empresa logró que todos -familia y amigos- aporten para que se concrete el "sueño de la princesa"".
Para ver de qué se trata esta nueva y original alternativa, Destinos consultó a varios especialistas.


UN ABANICO DE POSIBILIDADES.
Desde Buenos Aires o diferentes punto del país, las empresas son requeridas por jóvenes ansiosas por concretar uno de los sueños de su vida: celebrar sus 15 y viajar.
Para Club15, Free Way y Toselli los destinos propuestos son Orlando y Miami, puntos que comparte OLA y que para 2010 cuenta con un producto Premium: Disney París.
Las mayoristas Firenze y Expertur le agregan un crucero por las Bahamas; y para Saúl Saidel, de San Juan, "desde hace 36 años el destino por excelencia es Disney, pero hace dos décadas anexamos un crucero por el Caribe".
Así, los parques de Disney (Magic y Animal Kingdom, Hollywood Studios, Epcot, Blizzard Beach, Typhoon Lagoon, Down Town Disney y Disney Quest), los de Universal (Isla de la Aventura y los Estudios) y los de Worlds of Discovery (SeaWorld y Busch Wardens), son los atractivos ineludibles en Florida.
Además, las quinceañeras tienen la posibilidad de visitar outlets para realizar compras, conocer restaurantes temáticos como el Hard Rock Café y el Planet Hollywood, y realizar excursiones y visitas al Down Town Disney, Disney's Market Place, West Side, Disney's Board Walk, City Walk de Universal Studios y Bay Side de Miami.
Pero sin dudas, los festejos ocupan un lugar destacado en estos viajes: la "Fiesta de los 15", en Lake Buena Vista Luau, es la propuesta de Club15; la "Fiesta de Gala" en el Ball Room del hotel de Miami con DJ argentino, sorpresas y sorteos, es la oferta de Toselli.
Por su parte, Firenze todos los días cuenta con actividades especiales: fiestas de disfraces, fogón en la playa, eventos privados en el Hard Rock Café o en salones del hotel.
Expertur organiza la "Fiesta de 15" en Disney en un salón exclusivo dentro de Epcot con menú buffet, torta de cumpleaños, DJ, cotillón, vals y la aparición especial de los personajes de Disney; a la vez que OLA propone galas en el hotel como fiesta de 15, en el marco mágico del lugar con las célebres personificaciones.


UN CRUCERO A LA MEDIDA.
Una de las últimas tendencias en opciones de viaje para quinceañeras es festejar a bordo de un crucero, en un tour 5 estrellas con todo incluido, con actividades para todos los días, excursiones increíbles, fiestas y exclusivos espectáculos.
Los cruceros temáticos están en franco crecimiento en todo el mundo, ya establecidos como la última tendencia en Europa, a precios accesibles.
La primera propuesta de Latinoamérica llega al país de la mano de M15: un barco que parte de Buenos Aires, navega hacia Ilha Grande-Angra, Buzios, Río de Janeiro, Ilhabela y finaliza en Punta del Este, donde en bus las quinceañeras recorren Pinares, Playa Brava y Mansa, Portezuelo, Beverly Hills y Punta Ballena.
El crucero -con capacidad para 2.200 pasajeras- cuenta con piscinas, parador, sauna, jacuzzis, teatro, disco con DJ y animación a cargo de M15, restaurantes, pizzería y grill.
Además, las jóvenes disponen de un play room, un centro de realidad virtual, un cyberplace con 16 computadoras, shopping, duty free, beauty center y gimnasio.
El programa clásico ronda los U$S 1.700 por persona, pudiéndose financiar en cuotas hasta un mes antes de realizarse. El primer viaje está previsto para diciembre de 2009.


LA PREVIA Y EL POS.
Antes de cada viaje las mayoristas que ofrecen los típicos paquetes para quinceañeras realizan reuniones para presentar la oferta y permitir que las viajeras comiencen a conocerse.
Algunos encuentros se realizan sin la presencia de los padres y es ahí donde las adolescentes se sueltan, animándose a preguntar más.
Asados, fiestas, reuniones informales son algunas de las actividades que se llevan a cabo para conocer el perfil de las jovencitas.
Pero, la cosa recién empieza y no acaba ahí... Luego del viaje también hay encuentros.
La mayorista Saúl Saidel propone ver las fotos y el video con un gran reencuentro cargado de sorpresas.
Luego del viaje, Free Way realiza un evento para despedir a los que conformaron el contingente.
Al respecto, Soledad Bustamante, de Expertur, señaló: "A nuestro regreso nos juntamos con los grupos en distintos puntos del país para estrenar el video del viaje y revivir esos hermosos momentos. Además, a partir de este año incluimos la "Fiesta de 15" en nuestra sede de Santa Fe y en el Hilton Puerto Madero Buenos Aires.
Por su parte, Club15 realiza la "Noche de Gala", un festejo donde concurren chicas y chicos con sus familiares y amigos. Con esa velada se cierra el ciclo con el video del tour proyectado en pantallas gigantes y el tradicional baile del vals quinceañero.
Posterior al viaje, Toselli activa una fiesta para el contingente de adolescentes donde -además- se les entrega las fotos y el DVD en exclusiva, con las imágenes y sonidos de lo vivido editados para el grupo.


APUNTES FINALES.
Respecto de la oferta, la opinión de los operadores deja en claro el objetivo final.
"Los viajes se destacan por ser una experiencia inolvidable que combina diversión, libertad y crecimiento ya que viven y disfrutan el pertenecer a un grupo que tiene inquietudes similares y palpitan a cada paso todos los servicios preparados para la ocasión, apropiados para su edad", destacó Carlos Monti, director de Club15, y agregó: "Otra característica es la importancia de la contención del grupo por parte de los profesionales que acompañan y cuidan que todo colme las expectativas, tanto de los padres como de las niñas".
"Lo importante para Free Way es la coordinación ya que el personal afectado -que pertenece al staff- cuenta con sobrada experiencia. Además, los servicios son de primera calidad y no se escatima en hotelería, en transportes, paseos temáticos o los regímenes de comidas", agregó María José Boccardo, gerenta sucursal Buenos Aires y Córdoba de Free Way.
Algo a lo que adhirió Firenze destacando que "todo contribuye a disfrutar cada minuto del viaje que quedará por siempre guardado, como marca indeleble, en lo profundo del corazón".

CONFIESO QUE HE VIVIDO

Para completar la nota, Destinos invitó a algunas viajeras a compartir su experiencia, para lo cual les cursó el siguiente cuestionario.
¿Cómo surgió la idea, por qué el viaje y no la fiesta?
¿Tus expectativas se vieron cumplidas?
¿Cómo fue el viaje, qué tal la experiencia? ¿Lo recomendarías?


»
Camila Gianelli Mineo. Disney World, febrero 2009.
La idea surgió de un día para el otro. Si bien desde chica había soñado con la fiesta de 15, el día que comenzamos a hablar del tema con mi mamá me di cuenta que la verdadera razón era poder lucir un vestido hermoso y verme como una princesa, pero era mucha plata y tiempo de preparación para una sola noche.
Así, razonando me convencí y le dije que prefería conseguir una amiga e ir de viaje a Disney, y se puso feliz de mi decisión.
Tan pronto como pude me contacté con ella -que tampoco planeaba una fiesta- para deducir qué hacer. Unos días después me llamó para comentarme que había asistido a una reunión con Expertur y que el programa de viaje era genial e informarme -además- sobre el próximo encuentro. Sus papás hablaron con los míos y asistimos a la siguiente entrevista donde despejaron todas nuestras dudas.
Conocí a tres coordinadores, enseguida pegamos buena onda y salí súper emocionada y feliz. Es más, creo que esa noche me dormí pensando en que el viaje ya era seguro y que en febrero iba a conocer Disney World.
Después, en otras reuniones conocí a mis compañeras y a los coordinadores que respondieron todas nuestras preguntas de manera divertida.
Mis expectativas se vieron superadas. Desde que comencé a hacer la valija ya estaba viviendo mi sueño y no lo podía creer. Pensaba y me decía: "Mañana voy a estar viajando a Disney y a Miami".
Todos y cada uno de los detalles fueron increíblemente espectaculares, el lugar es mágico.
La empresa cumplió con todo. La pasé genial, no encuentro palabras para describirlo porque no tiene explicación.
Los coordinadores, mis compañeras, la energía... fueron días en que no paré un segundo.
Además me reencontré con amigas que no veía desde hacía años y que habían decidido hacer el viaje igual que yo.
Todo parecía haberse confabulado para ser perfecto.
Fue demasiado, tanto que hasta el día de hoy no puedo creer lo vivido.
El viaje fue asombroso, fantástico.
Ya en el aeropuerto me estaba muriendo de la ansiedad. Entrar y ver a tantas chicas vestidas iguales, con el equipo de Expertur, subir al avión...
Estaba tan nerviosa, ansiosa, contenta que no dejaba de pensar que estaba viajando, que había despegado. Miraba para los costados y las demás tenían la misma expresión de felicidad.
Primero fuimos a Miami, hicimos un city tour y llegamos al Hilton, donde todo estaba buenísimo.
Esa noche salimos a gritar y cantar por las calles.
Al otro día aprovechamos la playa, la pileta, lo recuerdo nuevamente y no dejo de decir que todo estuvo bárbaro.
Disney. En cada rincón me acordaba de las muñecas que tenía en mi cuarto; los parques; los desfiles, ahí caí en la cuenta que estaba en el viaje de mis sueños y no pude evitar las lágrimas de felicidad.
Aproveché todos los juegos, no quería perderme ni arrepentirme de nada.
No paré de reír, de saltar, de gritar, de cantar y de bailar, de aprovechar cada momento. Las pilas que tenían los coordinadores eran inagotables y nosotras nos contagiábamos mientras el tiempo pasaba.
Las amigas que hice también fue algo genial. Formamos un grupo que denominamos "Chainis" en honor a los coordinadores, que para mí eran los mejores, los amábamos.
Cada comida fue genial, tuvimos un almuerzo en el Hard Rock Café, de Orlando, y una cena en el Planet Hollywood.
Además hubo fiesta de disfraces; de 15, todas arregladas con hermosos vestidos y los coordinadores con traje; y de blanco; tuvimos un día de compras en outlets, así el viaje fue completo.
Siempre nos juntábamos en diferentes habitaciones con las chicas y no parábamos de reír recordando cada detalle.
Pero el viaje pasó rápido. De un día para el otro aparecí en Ezeiza otra vez, pero con incontables anécdotas para compartir.
Daría lo que sea por volver el tiempo atrás y revivir el sueño que cumplí de la mejor forma, con las mejores personas, gente que nos divertía y nos cuidaba al mismo tiempo, gente que quiero, que amo y que extraño.
Definitivamente, recomiendo el viaje a todas las chicas. Les diría que viajen a Disney porque la experiencia es inolvidable y por siempre les van a quedar grabados los momentos que -al recordar- van a hacer de una un poco más feliz.


» Oriana Mujica. Disney World, 2009.
Hace algunos meses cumplí 15 años. Mi familia me dio la posibilidad de hacer una fiesta informal y el hermoso viaje a Disney con mis amigas.
Después de haber vivido ambas experiencias quiero transmitirle a quienes están por cumplirlos que si tienen la posibilidad de elegir no duden en hacer el viaje.
Fue un sueño, se cumplió todo y más de lo que esperaba, una experiencia inexplicable.
Conocer Miami, los personajes y toda la magia de Disney, el castillo, los shows de la noche, los parques de agua, los hoteles temáticos y además compartirlo con mis amigas son recuerdos que no voy a olvidar... Creo que es el regalo perfecto.


» Tatiana Vilchez. Disney World, julio 2009.
Por gusto propio, nunca quise hacer una fiesta. Aunque la idea me parece buena, en mi opinión un viaje se aprovecha más en muchos sentidos.
El viaje surgió como sugerencia de una amiga. Después de hablar con ella y con mis papás, decidí averiguar con Expertur, ya que teníamos conocidas que lo habían hecho y volvieron muy contentas.
Arreglamos para ir a las reuniones, donde conocí al personal que nos iba a acompañar, todos recopados, y quedé conforme y ansiosa esperando el viaje soñado a Disney.
Más de lo que imagine. Nunca pensé que iba a disfrutar tanto.
Cuando empecé a ordenar la valija ya estaba comenzando mi sueño y no lo podía creer.
A partir de ahí todo fue increíble, el grupo, los coordinadores, los paseos, el hotel, los parques, vivíamos cantando, bailando, absolutamente todo respondió a lo soñado: estaba en Disney y era incapaz de creerlo.
El viaje fue mágico e inolvidable, no hay palabras para describirlo.
Desde que subí al avión hasta que llegue nuevamente a Buenos Aires no paré un segundo de reír, gritar, la felicidad y la buena onda que teníamos todos era inexplicable.
Llegamos a Miami, hicimos un city tour y paramos a visitar un shopping donde nos encontramos con otros coordinadores que iban a ser parte de nuestro viaje.
Seguimos camino y cuando vi por primera vez el cartel de Walt Disney World, "where dreams come true", mi emoción fue tan grande... Habíamos llegado por fin.
Disfrutamos el parque de agua Blizzard Beach, el hotel inmenso, las habitaciones cómodas y tan bien decoradas, las tiendas, todo fue espectacular.
Cenamos en Camila's y en Planet Hollywood, almorzamos en el Hard Rock Café, recorrimos los parques, los simuladores, las montañas rusas, los shows, todo tan divertido.
Durante el viaje tuvimos diferentes fiestas, todas muy divertidas y llenas de risas y emociones que nos quedábamos sin voz.
Todas las noches nos juntábamos con amigas en las habitaciones y comentábamos lo bien que la pasábamos en el día compartiendo anécdotas muy graciosas.
Nos llevamos genial y formamos un grupo al que llamamos "Sieichs", con las cuales inventábamos canciones y nos divertíamos infinitamente. Cada momento fue único.
El viaje nos dejó muchos acontecimientos para compartir, cantidad de amigas y unos coordinadores a quienes extraño mucho. Una experiencia inolvidable y una suma de otras cosas imposibles de explicar.

Dejá tu comentario