Viajando

ESTADOS UNIDOS

Gran Cañón del Colorado: los colores y las formas de lo eterno

El magnífico atractivo natural del estado de Arizona asombra con su caprichosa fisonomía y sus múltiples tonalidades, transformándose en una visita obligada para todo aquel turista que visite la Costa Oeste de Estados Unidos.

Declarado Parque Nacional en 1919 –y Patrimonio de la Humanidad en 1979–, el Parque Nacional del Gran Cañón cumple 100 años. Este maravilloso sitio natural, que se encuentra en el estado de Arizona, recibe aproximadamente 5 millones de visitantes por año. Con sus asombrosas fisuras, cañones y barrancas, y sus capas de roca sedimentadas y de múltiples colores, representa un atractivo ineludible para todo aquel que se encuentre vacacionando en la Costa Oeste de Estados Unidos.

El parque se puede conocer y disfrutar de diversas maneras: a pie, por aire (en helicóptero o avioneta), en mulas, navegando sus ríos y hasta en tren. El borde oeste del Gran Cañón (West Rim o Grand Canyon West) es la ideal para los turistas que se encuentren en Las Vegas, ya que ésta es la zona del parque más cercana a la ciudad (aproximadamente 180 km.). Esta área es propiedad de la tribu Hualapai y se caracteriza por sus magníficos acantilados y sus deslumbrantes vistas panorámicas. Además, está la posibilidad de acceder al Skywalk, el famoso mirador con piso de cristal ubicado sobre el vacío, a 1.300 metros de profundidad, lo que representa una oportunidad única de apreciar el sitio de manera muy particular.

Embed

Sin embargo, la zona más visitada es el South Rim (borde sur), abierta todo el año y que se puede recorrer utilizando los autobuses gratuitos que hacen escalas en cada una de las áreas donde están los principales miradores. Este sector es cercano a las ciudades de Alburquerque, Phoenix y Las Vegas. En tanto, el borde norte, North Rim, es la zona menos visitada de las tres, ya que se encuentra más aislada y sus vistas son menos interesantes. Además, debido a su altura, está cubierta de nieve y solo es posible visitarla entre mayo y octubre. La ciudad más cercana a esta área es Flagstaff.

PROPUESTAS PARA LOS RECORRIDOS.

Lógicamente, la excursión en helicóptero es la más tentadora para tener un panorama casi completo de esta maravilla de la naturaleza. Desde Las Vegas hay múltiples opciones de distinta duración y con diferentes servicios. Uno de ellos, el clásico, contempla el sobrevuelo y la visita al mencionado Skywalk. Durante el trayecto en el aire es posible contemplar el Gran Cañón, el lago Las Vegas, el lago Mead, la represa Hoover y –al partir y al volver– el famoso Las Vegas Strip. A esas extraordinarias vistas se le suma la “aventura” de caminar sobre el cristal del Skywalk, que se extiende a más de 20 m. del borde del acantilado donde fue construido y permite apreciar la belleza infinita de las rocas gigantes.

Asimismo, existe la alternativa de los recorridos en mula por el South Rim, que parten desde el Historic Grand Canyon Village. El itinerario dura un poco más de dos horas y contempla la opción de pasar la noche muy cerca del río Colorado, en las cabañas del establecimiento Phantom Ranch. Hay que tener en cuenta que se trata de un paseo con ciertas dificultades debido a las irregularidades de los caminos, que posee algunas pendientes muy marcadas.

Otra posibilidad de recorrido son los descensos en rafting por los rápidos que forma el gran caudal del río Colorado. Los hay de varios tipos: de medio día, rafting más excursión por algunos lugares históricos, paseo en kayak entre enorme paredes de piedra arenisca, y rafting más paseo en helicóptero.

Por último, y para los más aventureros, están las numerosas rutas de senderismo, que se inician tanto desde el Borde Sur como desde el Borde Norte. La llamada “Bright Angel” es una ruta de circunvalación de 19 km. de longitud, con largos tramos de sombra, que parte desde el motel del mismo nombre (junto al que también está el sitio de las mulas para esas excursiones). Originariamente fue un camino ruta utilizado por los indios Havasupai para ir desde el Borde Sur al denominado Jardín Indio, un oasis con agua situado a 900 m. por debajo de la altura del borde del cañón que, a mitad de camino, es el punto más lejano de la ruta.

En tanto, la ruta South Kaibab es la más elegida por los turistas, Tiene sólo 9 km. de extensión, pero pocas zonas con sombra. A través de trayecto, es posible apreciar sensacionales vistas plenas de múltiples formas y tonalidades.En ambas, siempre se suceden rescates debido a las imprudencias de muchos viajeros, razón por la cual cada día se les brindan a los caminantes las recomendaciones para evitar zonas de riego y acciones o movimientos peligrosos, incluso al tomar fotografías. En ese sentido, también está el “Grandview Trail”, ruta muy empinada destinada únicamente a personas muy entrenadas.

Dejá tu comentario