Viajando

Groenlandia | Dinamarca | Europa

Groenlandia: ¿Cómo es la tierra que quiere conquistar Donald Trump?

La gran isla de hielo es un anhelo para el presidente de Estados Unidos, aunque el gobierno danés le advirtió que no está en venta. Saliendo de temas políticos, es un destino fascinante en sensaciones y paisajes que se pueden ver en pocos lugares del mundo.

Los países nórdicos han tenido una tendencia creciente en estos últimos años. Esto no se dio gracias al boom de Islandia, aunque ayudó bastante, sino a los infinitos paisajes y a la rica cultura que existe en la región. Dinamarca fue quizás uno de los países más favorecidos por su cercanía con los Países Bajos y el norte de Alemania. Pero hay un territorio danés del que todos saben pero muy pocos se animaron a pisar: Groenlandia.

Para comenzar hay que resaltar que no es fácil llegar a la isla, ya que se sólo desde Copenhague o Reikiavik se puede volar hacia el destino, y los pueblos no poseen rutas en común, por lo que hay que moverse por vía aérea o marítima. Sus autopistas son los fiordos, y la mayoría de las localidades son pequeñas aldeas con muy pocas casas aisladas en el campo.

Groenlandia Aurora.jpg
Las auroras boreales son un imperdible en la zona.
Las auroras boreales son un imperdible en la zona.

PAISAJES NÓRDICOS

Si bien esto puede ser algo desesperanzador para muchos turistas, el esfuerzo para arribar será premiado con la experiencia que se llevarán en la isla. Si bien los glaciares argentinos son una maravilla, adentrarse en un glaciar en Groenlandia es distinto por su magnitud, ya que es imposible divisar cuando termina. Para darse una idea del tamaño del glaciar es desde un avión, volando de alguna ciudad del sur de la isla, como Narsasuaq, hasta la capital Nuuk en el oeste. Las auroras boreales suelen presentarse muy a menudo en la isla, y se combinan a la perfección con la blanca nieve en el horizonte regalando postales soñadas.

Groenlandia casas.jpg
Las casas son de distintos colores para identificarlas mejor.
Las casas son de distintos colores para identificarlas mejor.

En cuanto a sus pueblitos, no hay que dejar pasar las típicas casas de colores, que no fueron pintadas por estética, sino por funcionalidad. La cosa es que las construcciones fueron coloreadas con tonos llamativos para facilitar la ubicación de las tiendas, los médicos o las escuelas con una simple mirada. En verano, con el sol brillando, no hay problema en distinguirlas, pero en los inviernos a oscuras con tormentas de nieve, no debe ser tan fácil.

HOGAR DE LOS INUITS

Groenlandia es uno de los pocos lugares en donde se conserva la idiosincracia de los mal llamados esquimales (Esta última denominación no es nada agradable para mencionar a estas tribus ya que significa "derovador de carne cruda"). Los inuits fueron comunidades nómadas cazadoras que recorrieron el ártico persiguiendo animales. Con el paso de los años y la costumbre del sedentarismo, este estilo de vida fue desapareciendo y con ello sus rasgos característicos. Pero todavía existen pueblos que continúan con sus tradiciones, sobretodo en la enorme isla de hielo.

Se dice que los inuits son personas realmente duras acostumbradas a la soledad, pero en realidad son absolutamente encantadoras y risueñas. Se puede tratar con ellos en muchas ocasiones, e incluso poder vivir su vida por un momento para poder sentir en primera persona cómo viven estas personas.

Groenlandia Kayak.jpg
Que mejor que hacer kayak en la tierra donde se inventó.
Que mejor que hacer kayak en la tierra donde se inventó.

Por último, una de las actividades acuáticas más practicadas durante unas vacaciones es el kayak. Y que mejor momento para hacerlo que en el lugar donde se creo este tipo de bote. La palabra kayak viene precisamente de los barcos que construían las tribus de inuits para poder navegar. Es muy curioso ver las distintas formas y colores que muestran los icebergs en función del tiempo que lleven sumergidos, o de si se han dado la vuelta o no, o de cientos de factores que les dan forma.

Dejá tu comentario