Brasil | Sudamérica | Norte de Brasil | En primera persona

Hotel Tivoli: sofisticación y comodidad en un marco natural

Con una completa infraestructura de ocio, naturaleza en su máxima expresión, servicio de primera calidad y una alta gastronomía internacional que no pierde el acento bahiano, el establecimiento logra conquistar a los turistas exigentes. Se ubica en Praia do Forte, a un paso de Salvador de Bahía (Brasil), en un palmar y frente a la playa.

Praia do Forte es un destino que ofrece mucho más que playas y que cuenta con la ventaja de estar a pocos kilómetros de Salvador de Bahía. Se trata de una perla del noreste de Brasil, un lugar que además es la región principal de anidación de tortugas marinas, con la que se puede tomar contacto en la sede del Proyecto Tamar. En este sitio se despliega una reserva ecológica de flora y fauna autóctona: la reserva ecológica de Sapiranga en Mata de Sâo Joâo. El enclave cuenta con una superficie de 600 ha. protegidas, ideal para la aventura por la selva tropical, con actividades como tirolesa, senderismo, ciclismo, equitación, 4X4, cuatriciclos y múltiples alternativas en contacto con la naturaleza.

En consonancia con el paisaje y las características del destino, el Tivoli Ecoresort Praia do Forte se encuentra enclavado en un palmar enmarcado por un mar verde esmeralda con aguas cálidas todo el año, con 12 km. de playas de arenas blancas, protegidas por arrecifes de coral que forman decenas de piscinas naturales, donde el viajero puede experimentar plenamente la integración de la naturaleza con el confort, el refinamiento y la sofisticación.

La completa infraestructura de ocio de uno de los mejores resorts de Brasil, el ambiente y el contacto con la naturaleza son algunos de los mejores atributos. Un servicio de primera calidad, además de amable y personalizado, y una alta gastronomía internacional, sin perder el acento bahiano.

Este es el escenario de ensueño que el Tivoli Ecoresort Praia do Forte ofrece a sus huéspedes y que otorga al viajero un toque de distinción.

Además, la propiedad es miembro de la selecta cadena de hoteles de lujo Preferred Hotels & Resorts, y fue elegido en 2012 como el mejor resort familiar de América Latina por el World Travel News, datos que confirman su preferencia para un viaje con estilo.

La arquitectura del hotel consigue integrar a los edificios y los jardines, formando parte natural de los mismos. Sus 287 habitaciones con vista al mar se pierden en la gran extensión de 300 mil m² que ocupa el hotel. Su decoración en madera y con creaciones de artistas locales, la disposición del mobiliario diseñado para destacar las espectaculares vistas, permiten disfrutar al viajero cada momento y en cada uno de los espacios.

Además, pocos hoteles pueden resultar óptimos tanto para parejas como para familias, y este alojamiento consigue ese resultado dado que su extensión y diversidad de actividades para todas las edades permite a cada uno aislarse en su propio mundo.

Para los más chicos tiene una infraestructura exclusiva con una intensa programación que comienza cada día a las 9. El Club Careta Careta es un espacio especial y exclusivo para niños. Cuenta con parque acuático, actividades de educación ambiental, talleres de arte y diversas actividades acompañadas por coordinadores especiales.

Para los menores de 4 años dispone de servicio de baby sitter, además de un espacio diseñado especialmente abierto las 24 horas. Este servicio permite que aquel que lo desee pueda cenar en pareja mientras su pequeño está en las mejores manos. También cuenta con cochecito, cuna y bañadera como cortesía.

Mientras los niños disfrutan de las muchas actividades organizadas por el equipo de recreación, los adultos tendrán infinidad de alternativas para elegir. El hotel cuenta con ocho piscinas, jacuzzi, campo de fútbol iluminado, cuatro canchas de tenis iluminadas, cancha de beach vóley, anfiteatro, spa y fitness center.

Además, hay opciones para practicar deportes acuáticos, buceo, pesca, clases de yoga, baile y senderismo.

Ahora si sólo quieren relajarse y disfrutar del entorno, encontrarán un destino inigualable. Todas las habitaciones cuentan con balcón frente al mar y hamacas que invitan al relax. Aquellos que lo deseen pueden mirar pasar el tiempo con una caña de pescar y contemplar el maravilloso entorno. Pero si lo que se desea es una relajación más profunda, una excelente opción es el Thalasso Spa, un área de 4 mil m² totalmente dedicados al bienestar. El spa cuenta con salón de belleza, gimnasio y zona de relax con una gran piscina climatizada con jacuzzi, tres saunas, circuito bitérmico, tanque de agua helada y camino de piedras. O bien tomar unos masajes a la vera de la playa, tratamientos estéticos y sesiones de talasoterapia, entre otros.

Luego de alimentar los sentidos, y estar completamente relajado, el viajero podrá disfrutar de la oferta gastronómica compuesta por tres restaurantes y cuatro bares.

Para el desayuno y la cena Goa es una gran opción, ya que cuenta con una amplia variedad de delicias, con un buffet con más de 100 platos de la cocina bahiana e internacional. Otra es el restaurante À Sombra do Coqueiral, que ofrece una vista de la espectacular piscina que se funde con el mar y los bellos lagos del hotel. El menú, a la carta, está inspirado en la cocina mediterránea e internacional. Por último, el Tabaréu ofrece lo mejor de la cocina bahiana y frutos del mar en un ambiente relajado y acogedor también a la orilla del mar.

Tomar una copa de champán en el Moet Ice Bar es un cierre único y espectacular para brindar por la excelente estadía que ofrece este distinguido hotel.

Dejá tu comentario