Europa | Grecia | Destinos de temporada

La princesa de las Cícladas

Localizado en el centro del mar Egeo, el archipiélago de las Cícladas reúne nueve islas de gran belleza entre las que se destacan Santorini y Mykonos. Aquí, algunos imperdibles de esta última, referidos al Casco Antiguo, los museos, el puerto y sus sabores, los molinos que hacen las veces de miradores, las calles fotogénicas y las playas.

Mykonos se caracteriza por sus casitas blancas y onduladas, con aberturas teñidas de colores pasteles, que se disponen entre calles laberínticas que desembocan en un mar azul turquesa como telón de fondo.

Esta descripción de tarjeta postal se corresponde con la realidad, pero Mykonos no es sólo eso. La isla goza de una identidad bien marcada con un pulso diario que vale la pena descubrir.

La isla se sitúa en el centro del mar Egeo, en el archipiélago de las Cícladas y muy cerca de Delos, un relevante yacimiento arqueológico del mundo antiguo. Su capital, Chora, es un laberinto de calles angostas, casitas de un blanco inmaculado, flores que cuelgan de los balcones y vendedores de productos regionales.

Este enclave cuenta con varias virtudes, por lo tanto es fácil programar una estadía de varios días o una visita corta, en el marco de un itinerario más extenso.

Es interesante resaltar que sus paisajes áridos y sus playas se complementan con una estimulante vida nocturna y una arquitectura singular, que la convierten en la niña mimada del archipiélago.

CASCO ANTIGUO.

El área fundacional conserva sitios emblemáticos y de gran belleza como el puerto, la Pequeña Venecia o los clásicos molinos.

Si bien la isla es relativamente pequeña (menos de 90 km²) tiene varios atractivos por descubrir empezando por su capital, Chora, y el barrio Alefkandra, conocido como “La Pequeña Venecia”. Allí, las viviendas tienen dos o tres plantas, con hermosos balcones de madera emplazados casi en el mar.

Actualmente, estas casas se convirtieron en alojamientos turísticos y bares o galerías de arte que, además, ostentan las mejores vistas de la isla.

La zona se ha extendido hasta el barrio de Kastro, donde se encuentran las ruinas de un antiquísimo castillo, la plaza central y la catedral de Mykonos.

Otro de los imperdibles en esta zona es la iglesia de Paraportiani, uno de los atractivos más fotografiados, que se caracteriza por su arquitectura simple, de líneas curvas y de un color blanco inmaculado que contrasta con el cielo azul y le otorga una luz inigualable.

PUERTO.

También localizado en el área fundacional, el puerto destaca con sus pequeñas embarcaciones y sus grandes yates de lujo. Inclusive, desde allí parten varias excursiones que recorren la isla y pasean a los turistas por las costas de las Cícladas.

Quienes se encuentren recorriendo el puerto, seguramente podrán conocer a Petros, el pelícano de fama internacional, protagonista infaltable de las típicas fotos.

La gastronomía es otro de los puntos fuertes de la isla, y en la zona portuaria se encuentran algunos de los mejores restaurantes. Platos como dólmades, ensalada griega o musaka, y bebidas como el típico licor “ouzo”, son esenciales para introducirse en los sabores griegos.

MOLINOS.

Los molinos de viento conforman el paisaje clásico de la isla y pueden verse desde distintos puntos, pero se localizan en la zona alta, y por eso son los mejores miradores de la isla. En sus orígenes servían para moler el grano de los campos y aunque en la actualidad ya no están en funcionamiento, algunos fueron restaurados como museos.

En este sentido, vale la pena mencionar algunos espacios expositivos destacados de la isla, cuyo acervo propone una mirada más profunda sobre este paradisíaco enclave del Egeo.

MUSEOS.

-Museo Etnográfico: considerado uno de los más importantes de Grecia, se encuentra en una hermosa mansión donde se exponen instrumentos musicales, muebles y una colección de tejidos locales. Abierto de abril a octubre.

-Museo Naval o Marítimo: alberga una colección de maquetas de barcos de distintas épocas, que datan de varios siglos antes de Cristo. Además de elementos relacionados con el mar y los marinos; instrumentos de navegación, fotografías, cartas, grabados, etc.

-Museo Popular: está situado en Kastro, un barrio de la capital de Mykonos. Se construyó en el año 1958 sobre los restos de una antigua muralla. Posee una colección etnográfica de gran valor constituida por muebles antiguos, trajes tradicionales, grabados, antiguos pesos y medidas, una colección de herramientas y armas.

PLAYAS.

Aunque la isla goce de buena cantidad de atractivos, siempre habrá turistas que consideren fundamental una estadía de playa, y en este sentido Mykonos no defrauda, ya que además ostenta paradisíacos enclaves para practicar buceo.

Quienes recorran la isla podrán confirmar que hay opciones para familias, parejas, jóvenes, practicantes del naturismo, así como las preferidas del segmento gay.

Otras como Paranga, Agios Sotis, Platis Gialos y Paradise son conocidas por los amantes de los after hours y de la vida nocturna, que en Mykonos se disfruta a pleno y es comparada con la movida de Ibiza, en España.

TIPS PARA EL VIAJERO

Cómo llegar: en avión, a través de diversas aerolíneas. También por crucero desde distintas ciudades de Europa o desde El Pireo, en Atenas.

Cómo moverse: hay buses públicos, rent a cars, e inclusive embarcaciones que conectan diversos puntos de la isla.

Cuándo viajar: de abril a octubre el clima es más apacible. La temperatura promedio anual es de 19 ° C. El viento no pasa desapercibido en ningún momento del año. 

Moneda: euro.

Idioma: griego pero se habla inglés e italiano con fluidez

Dónde alojarse: hoteles, resorts, posadas o casas de alquiler.

Horario: algunos comercios respetan el tradicional horario de lunes, jueves y sábados de 9 a 14.30 y martes, miércoles y viernes de 17. 30 a 20.30.

Electricidad: 230 V.

Informes: www.visitgreece.gr.

Dejá tu comentario