La tierra de los orígenes

Su geografía, su historia y su presente son singulares. Etiopía propone a los viajeros una verdadera aventura que lleva a conocer la diversidad del continente africano.

Los orígenes de la humanidad, el reino de la legendaria reina de Saba, impresionantes castillos, iglesias que emergen de la roca y una geografía diversa que se aleja del estereotipo de África, con lagos, volcanes, montañas y desiertos. Todo esto hace de Etiopía una de las joyas que atrae a aventureros de todo el mundo, a la que se suma la singular historia del único país africano no colonizado por los europeos. Un recorrido por sus atractivos es imprescindible para quienes quieran sumergirse en un destino fascinante.

UN PASEO POR ADIS ABEBA.

La capital, Adis Abeba, es la cuarta ciudad en tamaño del continente, considerada capital de África por ser sede de instituciones como la Unión Africana. Se encuentra a 2.355 msnm –las noches pueden ser bastante frías–, y sus modernos edificios se mezclan con construcciones precarias y un tránsito caótico. Sin embargo, allí hay varias cosas que el viajero debiera visitar. La primera es el Museo Nacional, donde se encuentra el esqueleto de Lucy, el homínido más antiguo conocido, encontrado a 159 km. de la capital y con una antigüedad estimada de 3,2 a 3,5 millones de años.

shutterstock_559224598.jpg
<i><b>Tallada en la roca, la iglesia monolítica de San Jorge en Lalibela es Patrimonio de la Humanidad.</b></i><div><i><b></b></i></div>
Tallada en la roca, la iglesia monolítica de San Jorge en Lalibela es Patrimonio de la Humanidad.

El Museo Etnológico, que ocupa el antiguo palacio del momarca Haile Selassie, cuenta con colecciones sobre la historia social y cultural del país.

En la Catedral de la Santísima Trinidad se encuentran los restos de este conocido emperador. Otro templo destacado es la Catedral de San Jorge, de forma octogonal, levantada en 1896 en honor al patrono de la nación y reconstruida tras ser incendiada en la guerra en 1937.

El Merkato es el mercado callejero más extenso de África, donde se comercializan variados productos, –muchos agrícolas, en especial el valorado café local– y se estima que trabajan unas 13 mil personas.

Cerca de la capital se debe visitar Tiya, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, un complejo funerario con 36 estelas, 32 de ellas grabadas, adjudicadas a la antigua cultura etíope y de una antigüedad aún no determinada.

shutterstock_252355867.jpg
<i><b>El Mekato, en Adis Abeba, es considerado el mercado más grande de África.</b></i><div><i><b></b></i></div>
El Mekato, en Adis Abeba, es considerado el mercado más grande de África.

EL NACIMIENTO DEL NILO.

Hacia el noroeste, a unos 400 km. de la capital, se encuentra la región de Amhara, con varios interesantes atractivos: Bahir Dar es la ciudad que suele servir de punto de partida para conocerlos. Uno de ellos es el lago Tana, a 1.800 msnm, el espejo de agua más grande del país, y conocido por ser el lugar de origen del río Nilo.

No lejos de allí, en la estación lluviosa –junio a septiembre– se deben visitar las cataratas del Nilo Azul, un majestuoso salto de agua de 400 m. y con una caída de unos 45 m. que se divide en cuatro corrientes y los locales llaman Tis Abay o “agua que humea”. Para llegar a ellas es necesario recorrer un camino que se adentra en la vegetación, apreciar el puente más antiguo del país (de origen portugués, 1620), y ver a los locales en sus tareas diarias.

También es imprescindible visitar los monasterios del lago Tana, más de una veintena de templos construidos sobre sus islas y márgenes, algunos de los cuales datan del siglo XIV.

shutterstock_641968090.jpg
<i><b>Las cataratas del Nilo Azul son un impresionante espectáculo natural.</b></i><div><i><b></b></i></div>
Las cataratas del Nilo Azul son un impresionante espectáculo natural.

Quizá el atractivo más impactante de la región sea Lalibela, con un conjunto de 11 iglesias excavadas en roca basáltica, bajo la superficie de la tierra. Declaradas Patrimonio de la Humanidad, muchas tienen unos 10 m. de altura y se encuentran comunicadas por túneles. Se cree que fueron construidas por pueblos medievales de origen árabe alrededor del siglo XII. Entre ellas destaca la de San Jorge, con forma de cruz, la más representativa y la única del conjunto que no fue restaurada.

También desde Bahir Dar se puede visitar Gondar, con su impresionante conjunto de fortalezas del siglo XVII, entre las que destacan el Castillo de Fasilides y el Palacio de Guzara; además de sus iglesias bellamente decoradas con frescos.

AXUM, LA CIUDAD SAGRADA.

Una de las ciudades más fascinantes de Etiopía es Axum, durante más de 13 siglos capital de un inmenso reino que iba desde Yemen hasta Sudán, gobernado por la legendaria reina de Saba.

En su Parque Arqueológico se aprecian estelas funerarias dedicadas a los reyes axumitas, algunas de enorme belleza y más de 20 m. de altura. Destaca el Obelisco de Axum, de unos 1.700 años de antigüedad, recientemente restituido a este país por Italia.

Los axumitas fueron los primeros cristianos de África y la ciudad aún conserva su gran tradición religiosa. La Iglesia de Santa María de Sion (Tsion Maryam) es el templo más importante del país: aseguran que allí se encuentra el Arca de la Alianza que, según la Biblia, guardaba las Tablas de la Ley con los Diez Mandamientos. De acuerdo a la tradición etíope, el arca fue llevada hasta allí por el hijo del rey Salomón y la reina de Saba y atesorada hasta hoy envuelta en un halo de misterio. El acceso a la iglesia es restringido y al arca completamente imposible. Sin embargo, Axum conserva una intensa tradición religiosa, y una de sus expresiones son las peregrinaciones que recorren sus calles transportando una réplica de las Tablas de la Ley al amanecer en total silencio.

Cuándo viajar: entre octubre y enero es la mejor época, ya que finaliza la estación lluviosa y los paisajes lucen sus mejores verdes brillantes.

Informes: www.ethiopia.travel

Dejá tu comentario