| Perú | pisco

Las rutas del pisco al sur

Si bien Pisco e Ica son los destinos más conocidos donde degustar las bebidas que se elaboran a partir de la uva, existen excelentes propuestas al sur, incluyendo el pisco y los vinos que se preparan en los departamentos de Moquegua y Arequipa.

Por su envidiable ubicación y clima acogedor, la costa nacional alberga tierras donde las uvas logran su grado máximo de dulzor y cualidades perfectas para la elaboración del pisco, bebida que se ha convertido en el producto bandera de nuestro país. Recorrer las entrañas de la tierra madre de donde brota esta fruta es una experiencia provechosa para entender por qué el pisco peruano hoy es considerado único en el mundo. Entonces prepárese para degustar la exquisitez de los licores a través de una visita a las bodegas y viñas de Moquegua y Arequipa. Si bien Pisco e Ica son los destinos más conocidos donde degustar las bebidas que se elaboran a partir de la uva, existen excelentes propuestas al sur, incluyendo el pisco y los vinos que se preparan en los departamentos de Moquegua y Arequipa.

Hay que tomar en cuenta que los itinerarios pueden diseñarse según el tipo de bodega o la cepa predominante en cada zona de nuestro país. Pero tampoco hay problema para los que no son conocedores, pues basta con ubicar cualquier punto del sur de la costa peruana para empezar a beber y hacer turismo.

MOQUEGUA: FERTILIDAD Y RIQUEZA.

El primer punto a conocer es Moquegua, que posee viñedos en las campiñas del valle donde se elabora uno de los mejores piscos. Acá se alzan las antiguas bodegas coloniales que muestran a los visitantes las reservas vitivinícolas de la zona. Es una ruta turística de gran atracción para el turismo interno e internacional. Pero para probar el pisco moqueguano no necesariamente hay que estar en contacto con el paisaje, pues en la ciudad también hay propuestas interesantes. En la cuadra 13 de la calle Ayacucho, la bodega Norvill ofrece a los viajeros una diversidad de derivados del pisco: puro, Italia, acholado, mosto verde, coñac, anisado y vino oporto. Tras unos cuantos sorbos, es posible aprovechar el contexto urbano para recorrer Moquegua en un city tour. La Plaza Mayor, la Iglesia Matriz Santa Catalina de Alejandría, el Museo Contisuyo, el Antiguo Corregimiento, la Casa Tradicional de Moquegua y el barrio Belén son algunos de los atractivos que esperan a los excursionistas.

A 1 km. de la ciudad, en el fundo Escapalaque, se produce el prestigioso pisco puro Italia y anisado de buena calidad. Además, fue uno de los primeros en ser creados, pero su tradición se combina con una producción moderna. Un poco más allá, a 4 km. de Moquegua, sobre el fundo El Cuadrante se ubica la bodega El Mocho, que recibe a los viajeros con piscos, vinos, anisados y su original mistela. Por ello, el pisco de este lugar cuenta con reconocimiento nacional e internacional.

Si viajamos hasta la época colonial nos encontramos con la bodega San José, que presenta tinajas del año 1612. Por su prestigio obtuvo varias distinciones, como el 1º puesto en la variedad de pisco aromático en el Concurso Nacional de Pisco de 1997. Por otra parte, en la bodega Biondi se siguen cuidadosamente los métodos de elaboración y reposo tradicional, insuperables para obtener piscos de primera calidad como los aromáticos.

De continuar con el placer de beber, la lista de lugares a visitar sería interminable. Una propuesta alternativa es el distrito de Omate, que ha demostrado contar con una producción de licores de excelencia, llegando a alcanzar galardones regionales. En el lugar, los viajeros pueden degustar vino y pisco, así como recolectar frutas de algunos de sus fundos. El valle de Omate es uno de los más fértiles de Moquegua, con un hermoso paisaje que destaca el verdor de sus cultivos. Sobre sus tierras existen aproximadamente 60 hectáreas de vid, cuyas variedades son negra criolla, Italia y moscatel. Los productos utilizan el sistema de cultivo tipo “arbolito” y algunos ya han empezado con riego tecnificado.

Pero el valle no solo es rico en producción de bebidas. También posee frutas como limas, higos, duraznos y paltas. De esta manera, los turistas pueden culminar en Moquegua con una propuesta culinaria saludable y con la compra de insumos para llevarse un recuerdo lleno de aromas y sabores.

POR UNAS COPAS AREQUIPEÑAS.

Arequipa es un imperdible al momento de visitar Perú, pero esta vez decidimos recorrerla de otra manera: a través de las copas. El destino presenta valles con circuitos turísticos únicos alrededor de las principales bodegas vinícolas y pisqueras. Uno de los itinerarios inicia en el valle de Majes, donde se localiza la bodega Majes Tradición, con sus viñedos. El espacio ofrece la opción de degustar vino y pisco, incluyendo un maridaje de vino con quesos o pisco con postres. Las bodegas Extremadoyro y Cepas de Loro también se ubican en Majes.

Aparte de tomar unas copas rodeado del paisaje arequipeño, el valle atesora atractivos como los petroglifos de Toro Muerto, el Castillo de Majes y Huancarqui, distrito que es conocido como la tierra de las brujas. A pesar de ubicarse en una zona rural, el destino presenta a los pasajeros diversas opciones para hospedarse y degustar los platos típicos de Arequipa.

Otro de los lugares de la región que es menester conocer es Caravelí, un valle situado a 1.800 msnm que genera el mejor pisco de altura. En marzo y abril, además, los viajeros pueden disfrutar de una actividad adicional: la celebración de la vendimia y la tradicional pisa de uva, un acontecimiento acompañado por baile, comida y juegos.

Una prueba de la perfección del pisco de Caravelí es el galardón que obtuvo la Asociación de Productores de Piscos y Vinos del destino en la 16º edición del Concurso Mundial de Bruselas, en 2009. El pisco “El Comendador de Caravelí” alcanzó nada menos que la medalla de plata, demostrándole al mundo que este valle costeño posee las condiciones climáticas y los insumos necesarios para producir una bebida extraordinaria.

Culminando esta aventura vinícola, la historia del valle de Vítor como lugar dedicado a los vinos se remonta al virreinato de Perú. Es considerado como el primer sitio de América dedicado a este producto. Además la primera tinaja de nuestro país se encuentra en el Convento de la Recoleta, que data del año 1550. De hecho, durante la colonia los propietarios de estas tierras hicieron de la producción del vino una actividad muy rentable.

Actualmente, Vítor presenta un circuito turístico donde las bodegas Vítor, la Hacienda del Abuelo, Paz Soldán y Postigo, entre otras, son museos auténticos que muestran la cronología desde que la vid llegó a nuestro país desde España. Algunas de las tinajas que aún se conservan llevan grabadas la fecha, firma y hasta poemas escritos por los alfareros españoles que vivieron en esa parte del país durante el virreinato.

Cómo llegar a Moquegua: desde Lima es posible llegar al destino en bus, en un viaje que dura aproximadamente 16 horas. Asimismo, Avianca, Peruvian y Latam vuelan directamente de Lima a Moquegua. Cómo llegar a Arequipa: Latam, Peruvian y Avianca operan el vuelo directo Lima-Arequipa.

Informes:www.peru.travel / www.ytuqueplanes.com

Dejá tu comentario