Viajando

cine y viajes

Para conocer España a través de siete films

Las costumbres, la historia, su belleza, su temperamento... el cine ha sabido retratará España en todo su esplendor. Un repaso por aquellas piezas del Séptimo Arte que nos permiten aproximarnos a ese país, antes de viajar.

España tiene una larga, intensa y fructífera historia con el cine. Pero la propuesta no es andar ese camino, sino elegir, destacar cuáles son los films más adecuados para conocer España. Aquellos que la pintan, que la describen, que nos la enseñan de la mejor manera. Y obviamente, hablamos más que de conocer sus escenarios y paisajes, hablamos de su cultura, su idiosincrasia. En definitiva, les proponemos un repaso introductorio, un viaje frente a la pantalla, para comenzar a conocer España, aun antes de viajar.

“SANGRE Y ARENA”, PASIÓN Y COSTUMBRISMO.

En 1941, Rouben Mamoulian decidió llevar al cine una novela de Vicente Blasco Ibáñez, que ya había tenido una versión temprana en 1922. Para ello convocó en el rol central a dos grandes estrellas de Hollywood de la época: Tyrone Power y Rita Hayworth. Hay pocos escenarios españoles en esta primera aproximación hollywoodense de España, porque los exteriores, los que corresponden a la Plaza de Toros (la historia tiene como protagonista a Power en la piel de un matador: Juan Gallardo), se grabaron en México. Sin embargo, “Sangre y arena” da comienzo a este conteo porque pone el eje en dos aspectos “españolísimos”: la pasión y el costumbrismo, con el retrato de algo tan profundamente hispano como la tauromaquia. Un dato curioso: la contrafigura de Power es un joven Anthony Quinn, con solo 26 años, en sus inicios de carrera.

“¿POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS?”, EL RETRATO DE UN HITO HISTÓRICO.

“La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la Humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: están doblando por tí”, reza un poema de John Donne, de 1624. El año anterior al estreno de “Sangre y arena”, Ernest Hemingway publicó “¿Por quién doblan las campanas?”, una novela que rescataba su experiencia como corresponsal en la Guerra Civil Española. El libro fue tal éxito que dos años después, en 1943, Sam Wood decidió llevarlo al cine. Y nuevamente, dos grandes estrellas sobre la pantalla se hicieron cargo de los protagónicos: Gary Cooper, como Robert Jordan, “El profesor” experto en explosivos que combate para la República en la Brigada Internacional “Abraham Lincoln”; e Ingrid Bergman, María. Nuevamente, es difícil encontrar a España en los escenarios del film, que fueron reemplazados por locaciones en California: Sierra Nevada, Blue Canyon, Kennedy Meadows, Relief Canyon y el paso de Sonora. La película propone una primera aproximación a la tragedia española que supuso la Guerra Civil (1936-1939) y que marcó a fuego al país. Tratar de conocer España es imposible ignorando este período luctuoso.

“LA MAJA DESNUDA”, EL RETRATO DEL ARTE ESPAÑOL.

La Santísima Trinidad del arte pictórico español está compuesta por Diego Velázquez, Salvador Dalí y Francisco Goya. Este último artista es el protagonista de “La maja desnuda”, la película franco-italiana de 1958, que dirigió Henry Koster. Tony Franciosa se puso en la piel del pintor y Ava Gardner asumió el papel de María Cayetana, Duquesa de Alba y en definitiva, La Maja. La historia retrata el enfrentamiento entre el arte y las conservadoras costumbres de la época, entre los entresijos del poder, mecenas de los artistas, y las pulsiones de las necesidades del pueblo, al que Goya se sentía tan unido. Un paseo por una España ancestral, pero gloriosa, un momento de esplendor que también ayuda a entender al país.

Nuevamente, los escenarios nos remiten a España, pero no son España. La película se grabó fundamentalmente en Italia, en los Estudios Titanus Farnesina, cercanos a Roma.

“CARMEN”, EL SOL Y EL CANTO.

Hemos llegado, y el sol nos da la bienvenida. En 1984, el italiano Francesco Rosi se propuso llevar al cine, en 1984, la ópera “Carmen”, de George Bizet. Y la rodó casi íntegramente en Andalucía: en Ronda, Málaga; en el Alcázar del Rey Don Pedro, en Carmona (Sevilla) y en varias otras locaciones de esa localidad española. No es un truco cinematográfico o un efecto especial, una característica singular de la película es su luminosidad, el sol omnipresente. Y enmarcado en una historia españolísima, con Plácido Domingo encarnando a Don José y Julia Migenes como Carmen. Un momento imperdible: cuando la protagonista canta el aria “El amor es un pájaro rebelde”, más conocida como “La Habanera”: “El amor es niño gitano, jamás, jamás ha conocido ley. Si tú no me amas, yo te amo; y si te amo, ¡tú ten cuidado!”.

La “Carmen” de Rosi no sólo nos muestra España, rescata su aspecto más luminoso y brillante, el más musical, de personajes típicos, volubles, pasionales. España 100%.

“TIERRA Y LIBERTAD”, UN REGRESO AL DOLOR.

Si “¿Por quién doblan las campanas” es una aproximación tradicional a la Guerra Civil y contemporánea al conflicto, “Tierra y libertad” nos propone un acercamiento más moderno y socio-político. Otro modo de entender el conflicto, desde un perspectiva menos romántica y más humana.

“Tierra y libertad” nos cuenta la historia de una nieta, que tras la muerte de su abuelo descubre su pasado como veterano de la Guerra Civil Española. David Carr (Ian Hart) dejó su Irlanda natal para pelear por la República en España. El film nos cuenta esa historia y nos retrata el crudo conflicto y la historia de amor que Carr desarrolla con Blanca (Rosana Pastor), otra combatiente. Dirigida por el irlandés Ken Loach, es una producción multinacional de 1995, que recibió aportes del Reino Unido, España, Alemania, Italia y Francia. Fue filmada en Liverpool, pero también en Aragón, en la localidad de Mirambel, y en la ciudad de Teruel. Curiosamente, en este último escenario se produjo una de las batallas más importantes de la Guerra Civil.

“VICKY CRISTINA BARCELONA”, ROMANTICISMO TRIANGULAR.

Hace poco más de una década, Woody Allen se planteó una serie de films fuera de Estados Unidos, muchos de ellos coproducciones y de hecho, se rodaron en el extranjero. El primero de ellos fue, justamente, “Vicky Cristina Barcelona”, de 2007. Se trata de una aventura romántica, con triángulos amorosos que se deshacen y rearman todo el tiempo, protagonizada por Scarlett Johansson, Rebecca Hall y los españoles Penélope Cruz y Javier Bardem. El arte, el sol y la España más bella y amable vuelven a cruzarse en esta historia.

El film se rodó en Barcelona, en locaciones como el Museo Nacional d’Art de Catalunya, La Pedrera, el Parque Guell, el Paseo de Grácia, el Puerto de Barcelona y Santa María del Mar. Pero también se grabaron escenas en la montaña Narranco, en Oviedo y en Avilés, Asturias.

“EL HOMBRE QUE MATÓ A DON QUIJOTE”, UN VIAJE A LA ESPAÑA PROFUNDA.

La película dirigida por Terry Gilliam, de 2018, y protagonizada por el británico Jonathan Pryce, es un gran viaje y un juego. Es un periplo inspirado en el clásico de la literatura mundial que escribió Miguel de Cervantes, pero también es un juego continuo de idas y vueltas, entre la realidad y la fantasía, entre este presente donde un anciano se cree Don Quijote y la España del Siglo de Oro. Es una obra luminosa, colorida, de escenas altamente estéticas, casi teatrales.

El film cuenta con algunos escenarios portugueses como el Convento de Cristo, en Tomar, pero se rodó fundamentalmente en España, en las Islas Canarias, pero también en Castilla-La Mancha; Gallipienzo, San Martín de Unx y Olite (todas en Navarra); y en el Monasterio de Piedra De Nuévalos, Zaragoza.

Dejá tu comentario