Argentina | Litoral argentino | turismo de naturaleza | gastronomía | naturaleza | parque nacional | senderismo | tips | turismo

Parque Nacional Iberá: los safaris también se hacen en Argentina

El año pasado se conformó el Parque Nacional Iberá (Corrientes), morada de uno de los más grandes humedales del mundo y de unas 4 mil especies de flora y fauna. Hasta allá fuimos para comenzar un viaje donde la naturaleza es la protagonista.

Cuando hablamos de safaris lo primero que se nos viene a la mente es África con sus Cinco Grandes (león, rinoceronte, elefante, leopardo y búfalo). En Argentina, sin embargo, tenemos escenarios naturales únicos que son hogares de las más diversas especies. Uno de esos lugares es el Parque Nacional Iberá (Litoral argentino, Corrientes), recientemente creado, que alberga uno de los más grandes humedales del mundo y unas 4 mil especies de flora y fauna, casi el 30% de las reconocidas en el país.

Esta área protegida, de 159.800 ha. se suma a las 553.000 de esteros y humedales del contiguo Parque Provincial Iberá, conformando el mayor parque natural de Argentina. La columna vertebral es la cuenca hidrológica que es alimentada por agua de lluvia que, debido al bajo escurrimiento asociado a un terreno prácticamente plano, conserva más de la mitad de su superficie cubierta por agua. Además del humedal están los márgenes de la cuenca constituidas por tierras altas, pobladas por pastizales, sabanas y montes. Esta combinación de tierras anegadas y secas hace que el Iberá albergue una gran diversidad de paisajes y especies de flora y fauna.

El panorama parece alentador: seguro veremos animales y árboles de todo tipo en nuestro recorrido. Antes de ingresar también nos cuentan una de las labores más importantes que llevó adelante The Conservation Land Trust, que administró el territorio antes de ser cedido al Estado argentino y que aún hoy continúa con la tarea. Ellos se encargan de recuperar y reintroducir la fauna que estaba en peligro de extinción. Osos hormigueros, yaguaretés, venados de las pampas, pecaríes de collar, tapires y guacamayos rojos, son algunos de los ejemplares que hoy vuelven a estos horizontes.

COMIENZA LA TRAVESÍA.

En Esteros del Iberá, las excursiones se pueden iniciar a 120 km. de Mercedes, donde nos encontramos con el portal Laguna Iberá, justo en el ingreso al pueblo Colonia Carlos Pellegrini, sobre la Ruta Provincial Nº 40. Se trata de uno de los sitios para comenzar el safari más desarrollados y con más cantidad de servicios, sobre todo en su ciudad cabecera.

argentina ibera.jpg
También es imperdible una navegación por las zonas anegadas. (Foto: Santiago Monllor)
También es imperdible una navegación por las zonas anegadas. (Foto: Santiago Monllor)

Allí uno podrá acceder a información sobre el parque y luego emprender alguno de los paseos: primero elegimos caminar por el sendero para avistar aves. Más tarde nos anotamos en un paseo en lancha para descubrir nuevos rincones. Y como corolario de la jornada hicimos un safari nocturno para sentir los sonidos de los habitantes del lugar. También es posible realizar otras actividades como paseos en kayak o carro, cabalgatas, travesías en bicicleta, y complementarlas con una visita a los artesanos locales.

Hay que decir que existen otras vías de acceso como los portales Cambyretá –a 230 km. de Corrientes y a 15 km. de Ituzaingó– y San Nicolás –a 163 km. de Corrientes capital–. Ambos cuentan con áreas de acampe y servicios básicos. En Ituzaingó existe alojamiento, al igual que en San Miguel, el enclave más próximo al segundo portal. Senderismo, paseos en lancha y excursiones, son algunas de las propuestas.

A estos se suman otros portales en desarrollo cuyas ciudades cabecera son Loreto, Uguay, Galarza y Capita Mini.

FLORA Y FAUNA AL DÍA.

A primera vista el terreno es llano y monótono, pero si profundizamos un poco descubriremos la riqueza de la zona. Allí se avizora vegetación flotante, que incluye plantas carnívoras, helechos y totoras; cañadas conformadas por juncos, espadañas, piris, huajos, de casi 2 m. y que crecen en las zonas inundadas; pastos de los bañados; y pastizales junto a las lagunas.

En contraste se abre una zona sin cursos de agua constituida por el bosque seco de ñandubay, selvas en galería y palmeras caranday.

En ese vasto territorio encontramos 357 especies autóctonas de aves, representando el 36% de las conocidas en Argentina. Garzas, cigüeñas, patos, chajás, espátulas, martines pescadores, biguás, aningas, jacanas, rálidos, playeros y flamencos; así como especies raras del tipo capuchinos, las monjitas, la cachirla dorada y el amenazado yetapá de collar viven allí.

argentina ibera.jpg
<p></p>El carpincho es el roedor de mayor tamaño y peso del mundo, que puede crecer hasta 1.30 m. de largo y llegar a pesar 65 kg. (Foto: Santiago Monllor)<p></p>

El carpincho es el roedor de mayor tamaño y peso del mundo, que puede crecer hasta 1.30 m. de largo y llegar a pesar 65 kg. (Foto: Santiago Monllor)

También se descubren 40 especies de anfibios y 63 reptiles, incluyendo yacarés; 64 especies de mamíferos, con la mayor población del ciervo de los pantanos de Argentina, grandes concentraciones de carpinchos, lobito de río y venado de las pampas de Argentina.

En nuestro recorrido veremos varias de estas especies, pero lo que más nos emocionó son los ejemplares recuperados.

DESAPARECIERON PERO YA VOLVIERON.

Quedaban pocos osos hormigueros, por lo que The Conservation Land Trust inició en 2007 un proyecto para recuperarlos y darles el lugar que se merecen. La primera colonia estuvo conformada por 80 ejemplares, la segunda que se lanzó más tarde por 23 y 16 crías y la tercera que comenzó con tres, el año pasado.

¿Por qué estaba en peligro de extinción? Debido a que sólo tiene una cría por año, lo que implica que es un animal muy sensible a la persecución humana y a la pérdida de su hábitat natural.

El venado de las Pampas, otra especia amenazada, también fue reintroducida a través de un programa especial que incluyó la creación de una reserva. Yaguaretés, pecaríes de collar, guacamayos rojos y tapires forman parte de otros planes de reinserción.

argentina ibera3.jpg
<p></p>Hay muchas formas de recorrer el parque. Desde cabalgatas hasta paseos en bicicleta. (Foto: Santiago Monllor)<p></p>

Hay muchas formas de recorrer el parque. Desde cabalgatas hasta paseos en bicicleta. (Foto: Santiago Monllor)

CULTURA EN LOS ESTEROS DEL IBERÁ.

Atravesada por el agua, la cultura ibereña mixtura el legado jesuita, con costumbres virreinales y de indígenas guaraníes. Todo eso sale a la luz en las artesanías como las sillas materas, que son más bajas para estar cerca del fogón; en la gastronomía, con los chipás, la tortilla de almidón, los platos con mandioca o la sopa paraguaya; o la música, como el chamamé.

Para empaparse de la cultura local, lo ideal es combinar la visita al parque con un paseo por la ciudad cabecera donde encontrar varias de estas expresiones.

TIPS PARA EL VIAJERO. Ubicación: el portal Laguna Iberá se encuentra a 120 km. de Mercedes, en el ingreso al pueblo Colonia Carlos Pellegrini, sobre la Ruta Provincial Nº 40. Esteros del Iberá alojamiento: Carlos Pellegrini cuenta con una gran variedad de alojamientos, entre lodges, hosterías, posadas, cabañas, hospedajes y camping. Está la Hostería Rincón del Socorro, que propone un turismo de naturaleza. Atención: existen otros portales consolidados y otros en desarrollo. El más turístico es el de Laguna Iberá. Informes: www.proyectoibera.org www.parquesnacionales.gob.ar www.turismo.corrientes.gob.ar

Dejá tu comentario