/ Juan F. Subiatebehere

  • Una experiencia completa en la Riviera Maya

    Excelentes servicios, alternativas de diversión para toda la familia, programa todo incluido y una atención personalizada hacen del Sandos Caracol la mejor alternativa para una estadía de una semana en el Caribe mexicano. A 5 minutos de Playa del Carmen, este resort de características únicas ofrece la posibilidad de añadir valores culturales a unas vacaciones inolvidables en ese paraíso conocido como la Riviera Maya.

  • Navegar la altura

    El desembarco en el aeropuerto de Juliaca, "ciudad caliente", irrumpe como punto de inicio de una travesía inolvidable por el lago Titicaca, que tiene a Puno como puerto de partida y a las islas de Uros, Taquile y Suassi como estaciones intermedias de una navegación por el lago de agua dulce más alto del mundo, donde el agua y el cielo se confunden, apenas recortados por los picos nevados de la cordillera de los Andes.

  • Los usos de la planta ancestral

    Ubicado en la calle Palacio 122, de Cusco, este museo es un interesante secreto que esconde la ciudad, muy poco difundido en las guías de turismo. Este pequeño espacio informa sobre la historia del uso, “el bueno y el malo”, de la hoja de coca y su transformación en cocaína, además de poder comprar chocolates y caramelos, vino y cerveza, té y energizantes, pisco y barritas de cereal, todo ello hecho en base a la coca como materia prima.

  • Una isla con estilo europeo y sabor caribeño

    Una isla caribeña compartida y administrada por dos estados europeos, con 37 playas paradisíacas, casi 400 restaurantes de nivel internacional, compras libres de impuestos y spas de renombre mundial, bien podría ser una construcción imaginaria de un sueño. Sin embargo es parte de la realidad: una realidad que se llama St. Maarten/St. Martin.

  • Cusco, la ciudad de los encuentros

    Capital del imperio inca durante 300 años y ciudad de avanzada de la conquista española, Cusco conserva un sincretismo único que se manifiesta en todos sus aspectos, y principalmente en la arquitectura. Sus plazas, edificios, calles y barrios dan forma a un destino auténtico donde la cultura andina reverdece entre muros incas y fachadas coloniales.

  • Lima, la Ciudad de los Reyes

    Desde sus albores, cuando fue erigida capital del Virreinato del Perú, Lima atesoró riqueza y fue tomando un cariz señorial, lujoso y aristócrata. Fundada como “La Ciudad de los Reyes”, la capital de Perú conserva gran parte de su legado en el centro histórico y los distritos aledaños, donde aún es posible respirar ese ambiente de opulencia.

  • Desandando la Comarca Andina del Paralelo 42º

    Durante el verano, la Comarca Andina del Paralelo 42º muestra la verdadera esencia de la Patagonia de los colores, el contraste, la vegetación y los sitios de increíble belleza. El circuito incluye ciudades, pueblos y villas de Chubut y Río Negro con alternativas de turismo rural, activo y recreativo para toda la familia.

  • Huella Guaraní: cuando el hombre se hace selva

    Atravesando la selva misionera de norte a sur, el recorrido de la Huella Guaraní enriquece al visitante con la experiencia de convivir con las culturas originarias de la región. De la mano de los guaraníes, los turistas son partícipes de un viaje mágico, donde la música, las costumbres, la naturaleza y la fuerza de una nación en plena resistencia dejarán marcada una huella indeleble.

  • Tambopata: la selva menos explorada de Perú

    La Reserva Nacional Tambopata, ubicada en el departamento Madre de Dios es un verdadero destino de ecoturismo y turismo rural comunitario. Además, en medio de la selva amazónica, es la expresión de una región inexplorada. Avistaje de aves y fauna, contacto con culturas ancestrales y un circuito de canopy único en América Latina en un lugar fascinante.