Estados Unidos | desierto | hoteles | museo | naturaleza | pueblos | restaurantes | turismo

Reno: la ciudad pequeña más grande del mundo

Sobre el límite noroeste del estado de Nevada, el área de Reno invita a descubrir una faceta distinta del oeste de la Unión, donde la naturaleza es principal protagonista.

En uno de los accesos al centro de Reno (Estados Unidos), un enorme cartel de neón que se extiende de vereda a vereda resalta que se trata de la “Ciudad pequeña más grande del mundo”. Una suerte de Las Vegas pero mucho más auténtica, también con inmensos hoteles y casinos, pero con otra escala humana. Y en donde el arte se encuentra a cada paso.

Fundada en 1878 en torno a la fiebre del oro que se desató en el “Lejano Oeste”, su nombre recuerda al general Jesse Lee Reno, un héroe de la Guerra Civil. Hoy, se trata de una comunidad con 225 mil habitantes que se levanta sobre el noroeste del estado y que tiene al turismo y a la tecnología entre sus principales industrias.

Estados Unidos Reno 01.png

A la hora de mencionar los imperdibles de la urbe, imposible omitir al Museo Nacional del Automóvil, a pasos del centro, una joya que atesora más de 200 vehículos de todos los tiempos, destacándose el Cadillac Eldorado 1973 que fuera de Elvis Presley y el Mercury 9CM que condujo James Dean en “Rebelde sin causa”. Tampoco merece ser dejada de lado la cartelera teatral, que en los grandes hoteles y salas de espectáculos suele incluir éxitos de Broadway y del arte clásico.

¿Qué suelen hacer los visitantes más allá de tentar suerte en los casinos? Primeramente, desandar el moderno paseo construido a orillas del río Truckee (que atraviesa la urbe), colmado de restaurantes, bares y tiendas comerciales; y disfrutar también de los más de 80 murales de arte callejero que salpican las paredes del distrito Midtown.

Estados Unidos Reno 02.jpg
Uno de los imperdibles es desandar el paseo construido a orillas del río Truckee, colmado de restaurantes, bares y tiendas comerciales.
Uno de los imperdibles es desandar el paseo construido a orillas del río Truckee, colmado de restaurantes, bares y tiendas comerciales.

Con algo más de tiempo la agenda de viaje merece nutrirse con una inmersión en las aguas termales de Genoa, sobre el fértil follaje de Carson Valley; y una travesía por North Lake Tahoe, cuyo inmenso lago de 495 km² invita a disfrutar de afamados centros de esquí en invierno y a un sinfín de actividades vinculadas con la naturaleza el resto del año.

Por otra parte, no hay que olvidar que Reno es el epicentro de una de las celebraciones más singulares del mundo, el “Burning Man”, que tiene lugar una vez al año y a lo largo de una semana en torno a Black Rock, una comunidad que se levanta a este solo efecto en el medio del desierto que atrae a millares de personas para convivir en armonía con la naturaleza y observar ingeniosas carrozas llamada “Art Cars”. Este año la cita será del 25 de agosto al 2 de septiembre.

Nevada es así, multifacética y sorprendente. Y también enigmática, como los secretos que esconde el Área 51, a un costado de la ruta 51, conocida como la “Extraterrestrial Highway”; los 600 pueblos fantasma que se levantan entre la aridez del desierto, testimonios de pasados tiempos de bonanza; y los desolados 457 km. que separan a los poblados de Fernly y Ely a través de la ruta 50, considerada “la carretera más solitaria de Estados Unidos”.

Dejá tu comentario