Europa | Suiza

Suiza: las rutas del placer y la adrenalina

Alpes, chocolate, lagos, leyendas y el verde intenso de los valles suizos se pueden disfrutar en tren o en bicicleta. Es este país de grandes atractivos naturales hay varios circuitos preparados para recorrerlo a bordo de trenes modernos o en singulares vagones que recrean la Belle Époque, como también en mountain bike.

Suiza no sólo asegura paisajes naturales inmejorables, historias, mitos y tradición culinaria. También cuenta con rutas turísticas pensadas para distintos tipos de viajeros.

En los últimos años desarrolló el Sistema de Viaje Suizo, una herramienta turística que permite recorrer el país a través de trenes, barcos y líneas de autobuses en ciudades. Una de las formas más ventajosas de acceder a estos recorridos es a través del Swiss Rail Passes: un ticket que permite subirse a la red nacional de ferrocarriles (SBB).

Por otra parte, Suiza cuenta con varios circuitos para desandar en mountain bike, señalizados y con la infraestructura necesaria para vacacionar. Cada itinerario dispone de variadas opciones de alojamiento, rentadoras de bicicletas y locales donde repararlas.

LAS RUTAS DEL PLACER.

Atravesar Suiza a bordo de un tren permite conectarse con sus mejores paisajes, historias y sabores. Se trata de una modalidad de viaje que no tiene exigencia física y que permite disfrutar de excursiones de día completo.

Una de las propuestas más tentadoras es subirse al Tren del Chocolate, un recorrido organizado por la Golden Pass Services y la Mansión Cailler de Nestlé. A bordo de coches estilo “Belle Époque” de 1915 o en modernos coches panorámicos; recorre regiones de viñedos y dónde se originó el queso gruyere y el chocolate con leche.

El tramo incluye paradas en pueblos montañeses, como Montbovon, y en la villa medieval de Gruyeres, cuna del queso que lleva su nombre. La parada final está reservada para la fábrica de chocolate de Nestlé, con los Alpes como escenario.

Por su parte, el Glacier Express Eurail Pass recorre los picos nevados de Suiza. El trayecto dura siete horas y media, y atraviesa los Alpes de este a oeste. Cruza 291 puentes, 91 túneles y alcanza el Paso Oberalp de 2.033 m. de altura. En este trayecto ofrece un paseo panorámico por las elegantes villas de St. Moritz y Davos hasta Zermatt.

El Golden Pass Line que parte de Zúrich tiene su primera parada en en la histórica Lucerna. Luego atraviesa Brünig Pass, Interlaken y Gstaad, donde comienza el descenso hasta Montreux y al lago Ginebra.

En el caso del William Tell Express propone un recorrido de leyendas y recrea el mito de Guillermo Tell. Este circuito incluye tramos por agua y tierra. Comienza con un crucero de tres horas por el lago Lucerna y continúa con un tramo en tren desde Fluelen. Alcanza los valles de Reuss, las cimas de St. Gotthard y su emblemático túnel

–una impactante obra de ingeniería–. La siguiente parada es en Ticino y las elegantes villas de Bellinzona. A partir de ahí los pasajeros pueden optar por llegar hasta Locarno o realizar el mismo itinerario en sentido inverso.

Finalmente, el Bernina Express conecta Suiza con Italia. En dos horas y media atraviesa los Alpes de norte a sur; uniendo St. Mortiz con Tirano en la península itálica. Asimismo, en verano es posible realizar una excursión de día completo, que adiciona un almuerzo en Tirano y un trayecto en autobús en los alrededores del lago de Como.

LAS RUTAS DE LA ADRENALINA.

Para quienes prefieren un turismo activo, en Suiza están diseñados tres circuitos para recorrer en mountain bike. El primero es Alpine Bike, que va desde Scuol a Aigle en una travesía a través de los Alpes. Se trata de una propuesta de alta exigencia física pero que recorre los paisajes naturales más impactantes. El itinerario dura 16 días, cuenta con 16 secciones y abarca 665 km. señalizados con los característicos carteles rojos para mountain bike.

Por su parte, Panorama Bike es una ruta que une Bodensee con Lac Léman, con las mejores vistas de los Alpes y de los lagos de Suiza. El recorrido alcanza las regiones de Bodensee, Suiza Central, Bernese Oberland y Gruyeres. El primer tramo, en el este del país, es el de menor exigencia. Sin embargo, va en ascenso hacia el oeste hasta alcanzar los 1.600 msnm. En total son 455 km. divididos en 14 secciones.

Para finalizar, la ruta Jura Bike parte de Basilea –la tercera ciudad suiza en importancia– y finaliza en Nyon. La mayor parte del recorrido atraviesa los bosques de Jura, aunque también atraviesa valles, prados, ríos caudalosos y lagos pequeños. Los 355 km. que se desandan abarcan nueve secciones.

TIPS PARA EL VIAJERO

Cómo llegar: actualmente no hay vuelos directos a Zúrich desde Buenos Aires. La compañía aérea Swiss opera en San Pablo y tiene acuerdos con TAM. De modo tal que el tramo desde Buenos Aires hasta el Aeropuerto Internacional de Guarulhos se puede cubrir con la transportadora brasileña (dispone de siete servicios diarios). Una vez en San Pablo, Swiss ofrece un vuelo diario directo a Zúrich (el LX93).

Clima: La mejor época para visitar Suiza es de abril a septiembre, cuando las temperaturas son más agradables y los puertos de montaña se encuentran abiertos. No obstante, pueden registrarse lluvias en las cadenas montañosas.

Informes del destino: info@myswitzerland.com.

Dejá tu comentario