Sudamérica | Perú | Turismo Cultural | Aventura | Sol y Playa

Tesoros de Perú

Quien ya conoce los clásicos de Perú, como Machu Picchu y Cusco, presentamos más propuestas para descubrir otras facetas del país. Lima y su gastronomía de exportación, arqueología y tesoros históricos, playas bañadas por el Pacífico y áreas verdes, son algunas de las opciones para elegir y comenzar a planificar el próximo viaje. 

La cocina peruana se ha convertido en una de las preferidas de los paladares más exigentes, gracias a sus sabores, alta calidad y variedad de productos. El plato nacional es el ceviche, una preparación a base de pescado fresco, crudo y macerado con limón. Asimismo, las papas andinas, el postre “suspiro limeño” y el pisco, la bebida nacional, constituyen el ABC de los imperdibles gastronómicos peruanos.

De esta manera, al visitar Lima vale la pena planear un itinerario que incluya algunos restaurantes seleccionados para disfrutar la alta calidad gastronómica que ya se convirtió en un sello del destino.

1-Central: este reducto se localiza en el barrio de Miraflores y está considerado uno de los mejores de toda América. Su mentor, el chef Virgilio Martínez, se interna en el interior del país en pos de conseguir las mejores materias primas y renovar constantemente las propuestas de la carta, en la que se destacan raíces vegetales, pulpo, papas andinas, rocoto, lima y maíz morado.

En las manos de Virgilio Martínez, estas preparaciones se convierten en platos tan sutiles como complejos que evidencian detalles estéticos de vanguardia, exquisito sabor y calidad premium, tres fortalezas que constituyen el secreto de la cocina peruana. El dato: Central toma reservas con cuatro meses de anticipación. Apúntese sin dudarlo.

2- La Mar: las cevicherías son toda una institución en Lima y en La Mar, el reconocido chef Gastón Acurio –alma máter del reconocido restaurante Astrid &Gastón– planteó sus propias reglas: no abre por la noche y no se reserva mesa.

Por eso, es primordial llegar temprano y hacer la fila correspondiente. Pero la espera valdrá la pena, ya que la carta resume, de un modo impecable, la tradición gastronómica nacional: ceviche clásico y no tanto, como los de erizo, cangrejo y langosta –aderezado con leche de tigre–, además de la popular “causa peruana”. ese puré con ají amarillo que se combina con distintas preparaciones. Junto a la “parihuela”, un guiso de pescado acompañado de arroz chaufa, son los puntos altos del menú, un festival de sabores para el deleite del paladar.

3- Mayta: se define como una propuesta de cocina peruana contemporánea en constante evolución. Los platos conquistan desde la imagen y el mecanismo del deseo funciona a la perfección. Jaime Pesaque, su chef, los sabe y nos conquista con sabores tradicionales –de tierra y mar– fusionados con técnicas e ingredientes provenientes de la cocina japonesa.

En este caso, recomendamos especialmente los postres como los buñuelos de coco, los picarones y la combinación de “lúcuma y café”. Todo se completa con el clásico “suspiro limeño”. Imperdible.

Al momento de saborear la bebida nacional, el pisco, que ostenta desde hace un tiempo la denominación de origen, la sugerencia más acertada será disfrutarlo en la barra del Gran Hotel Bolívar, donde se prepara el más sabroso Pisco Sour. Cuenta la leyenda que su sabor cautivó a figuras como Ava Gardner, Nat King Cole, Orson Wells y Mick Jagger.

Finalmente, los sibaritas, gourmets, gourmands y amantes de la cocina en general estarán felices visitando el mercado de Surquillo, dónde podrán degustar la más amplia variedad de productos locales, a solo diez minutos a pie, del barrio de Miraflores.

LA RUTA MOCHE EN TRUJILLO Y CHICLAYO.

Las regiones de Libertad y Lambayeque, en la costa norte de Perú, resguardan un impactante legado histórico y arqueológico: la “Ruta Moche”, un espacio geográfico donde floreció la excepcional cultura homónima, entre los años 100 y 800 d.C. y cuyos descendientes permanecen hasta hoy.

Hacia finales de la década de 1980 se descubrió –a 35 km. de la ciudad de Chiclayo– una tumba con los restos intactos de un miembro de la realeza mochica: el Señor de Sipán. Esta zona se denomina Huaca Rajada y es un imperdible para los amantes de la historia, la cultura y la arqueología. Este hallazgo se compone de una construcción o huaca formada por una plataforma funeraria y dos pirámides truncas de adobe. El área permite imaginar un viaje en el tiempo para conocer el ritual dedicado a un gobernante mochica, en su sepulcro. En este caso, el Señor de Sipán yace acompañado de un guerrero, un sacerdote, dos mujeres, un niño, un perro, una llama y un guardián con los pies amputados.

Más adelante, el periplo continúa en el impresionante valle de Las Pirámides en Túcume. Se trata de un centro urbano ubicado tan solo a 33 km. de Chiclayo. Finalmente, la jornada se completa con una inigualable visita al Museo de las Tumbas Reales de Sipán.

Desde Chiclayo parte una interesante excursión para complementar este itinerario con la visita a Trujillo, un pueblo que conserva una fuerte impronta arqueológica, cuyo principal atractivo es el Museo de la Señora de Cao, posible gobernante de la cultura moche, descubierta hace pocos años.

Es interesante destacar que a sólo 5 km. de la ciudad se localiza la huaca de La Luna. Allí se destacan impactantes templos superpuestos y frisos polícromos. El itinerario concluye en la ciudad de barro más grande de Sudamérica: Chan Chan, la capital de imperio Chimú.

LAS IMPERDIBLES PLAYAS DEL NORTE.

Ubicado al norte del Perú, en la región de Piura, el balneario de Máncora (distante a 1000 km. de Lima) tiene menos de 10 mil habitantes y es para muchos viajeros un lugar de ensueño para relajarse, tomar sol y disfrutar de la deliciosa gastronomía peruana.

Playas de arena blanca, muchas horas de luz natural, un mar que combina a la perfección zonas bravas para la práctica de surf con zonas de aguas calmas para nadar plácidamente, satisfacen las expectativas de los viajeros que no dudan en adoptar la región como el nuevo destino de sol y playa en Latinoamérica.

Finalmente, quienes decidan que solo quieren relajarse y descansar, a 23 km. de Máncora encontrarán Punta Sal, un área que se caracteriza por su apacible atmósfera en la que se dispone un resort que ofrece todos los servicios para que los vacacionistas se dediquen a contemplar el horizonte y bañarse en las aguas más cálidas de la región.

PARQUE MANU: EL SECRETO MEJOR GUARDADO.

En la otra punta del territorio peruano se extiende una de las áreas con mayor biodiversidad del planeta: el parque Manu. Esta inmensa región natural, reconocida por la Unesco como Patrimonio Mundial de la Humanidad y Reserva de la Biósfera, ostenta una abundante riqueza natural, gracias a su ubicación estratégica que se extiende desde los Andes hasta la Amazonía.

En sus regiones convive vegetación de gran altura con animales como el jaguar, el lobo de río, el mono araña, el caimán negro, el águila arpía y siete especies de guacamayos. Pero lo que destaca al parque Manu es su diferencial: se trata de una de las pocas áreas, de estas características, habitadas por hombres que viven de una manera ancestral en perfecta armonía con su entorno.

El parque cuenta con dos rutas de acceso que parten de las ciudades de Cusco y de Puerto Maldonado, ambas accesibles con varios vuelos diarios desde la ciudad de Lima. En la cuenca baja del río Manu resalta la exuberancia de la llanura amazónica pero también ostenta extensos bosques húmedos y la desértica puna andina.

Vale mencionar que las visitas turísticas se desarrollan en cinco zonas: Salvador, Otorongo, Juárez, Pakitza y Limonal e incluyen circuitos navegables en lagos donde es posible apreciar la colorida y ostentosa flora y fauna que habita el Manu.

Para apreciar la experiencia en todo su esplendor recomendamos visitar el parque entre mayo y agosto. En ese momento es posible llegar hasta el mirador Tres Cruces para apreciar el atardecer en dos paisajes diferentes: la sierra andina y el bosque nublado, un regalo de la naturaleza único y maravilloso que vale la pena experimentar alguna vez en la vida y que, sin duda, quedará entre los tesoros más apreciados del viaje a Perú.

Dejá tu comentario