Viajando

Tendencias | Tierra del Fuego | Patagonia

Tierra del Fuego: pesca en el fin del mundo

Con sus lagos, ríos y lagunas, donde abundan las truchas, entre otros muchos ejemplares, Tierra del Fuego es el paraíso para los amantes de la pesca deportiva en sus diferentes modalidades.

A primera vista, los confines del mundo podrían parecer un lugar yermo y sumamente hostil. La escasa vegetación y fauna existente dan cuenta de lo compleja que se vuelve la vida en un lugar que está entre los sitios con las condiciones más adversas del planeta. El fuerte viento reinante, las bajas temperaturas y un clima sumamente inestable se dan cita día a día en este aislado rincón de la Patagonia. Pese a ello, desde tiempos inmemoriales Tierra del Fuego ha guardado cierto grado de misticismo que resulta un imán para cualquier aventurero que ansía vivir una experiencia única e irrepetible. Y si bien la vida no abunda a nivel terrestre, desde hace algunos años sus aguas guardan una infinidad de especies de peces, de grandes tamaños y variedades, que han transformado a este alejado y, de a ratos, inaccesible escenario en un lugar reconocido internacionalmente para la pesca deportiva y con mosca, especialmente dada por la presencia de truchas como las brown trout, rainbow, sea run, brook y steelhead.

Foto 06.JPG
<p><strong>Las aguas fueguinas guardan una infinidad de especies de peces, de grandes tamaños y variedades.</strong></p>

Las aguas fueguinas guardan una infinidad de especies de peces, de grandes tamaños y variedades.

LOS MEJORES SPOTS

Uno de los lugares más atractivos para la pesca en Tierra del Fuego es el río Grande, considerado uno de los mejores torrentes en su categoría para la pesca de las sea run o truchas de mar. Con un peso promedio de 5 a 14 kg., son un atractivo para los amantes de la pesca en todo el planeta. Se caracterizan por su gran tamaño y fuerte lucha, debido a que pasan la mayor parte de su vida en el mar, lo que le ayuda a obtener una mejor alimentación y crecer mucho más que las truchas de ríos. Otro punto relevante dentro de Tierra del Fuego son sus grandes cuerpos de agua, donde se destacan los lagos Blanco y Chico; así como las lagunas del Carabinero y del Avión, donde se pueden pescar ejemplares de truchas farios y arcoíris (una de las más conocidas) entre 2 y 10 kg. Junto con ello, estos lugares llaman la atención por sus increíbles paisajes y la posibilidad de toparse con la escasa fauna de la isla, como guanacos, cóndores, zorros y el castor. Si se continúa el viaje al sur de Tierra del Fuego, se puede pescar en otros lagos, como el Deseado y el Despreciado, donde se utilizan las modalidades con mosca y spinning. Estos lagos se caracterizan por su abundante pesca y aguas tranquilas, gracias a que se encuentran rodeados por cadenas montañosas, que da por resultado condiciones con menos viento que otras partes de la isla. En el extremo sur se encuentra el lago Fagnano, casi al límite actual del camino de Tierra del Fuego. Junto a sus hermosos paisajes se puede disfrutar de la pesca en el río Azopardo, que con tan solo 11 kilómetros ofrece una pesca abundante de truchas y salmones.

Embed

Fechas de pesca: la reglamentación general y las autoridades definen año a año las fechas, las que generalmente van del 15 de octubre hasta el 15 de abril.

Tipos de peces: las truchas residentes se pueden encontrar todos los meses, especialmente de octubre a abril; pero las truchas de mar y los salmones comienzan a aparecer generalmente durante febrero, cuando regresan a los ríos para desovar y así cumplir su ciclo.

Informes: www.pescapatagonica.com

Dejá tu comentario