Oceanía | Nueva Zelanda | Sol y Playa

Un derrotero a la vera del océano

Con una vasta costa e islas que se esparcen a su alrededor, Nueva Zelanda cuenta con playas para todos los intereses y perfiles. Son ideales para combinar con una visita por Auckland, ya que se encuentran en sus inmediaciones. Y también presentamos otras localizadas imperdibles en la Isla Sur.    

Más de 15 mil km. de playas ostenta Nueva Zelanda, por lo cual el viajero encontrará en semejante costa una gran variedad de opciones. Para saber qué rumbo tomar, proponemos un primer derrotero desde Auckland, en la Isla Norte, la mayor ciudad del país y puerta de entrada obligada. Luego de conocer las atracciones principales (el Dolphin Explorer, los túneles de la Segunda Guerra Mundial, el Sky Tower, el Auckland Museum, el Antarctic Encounter y Underwater World de Kelly Tarlton), habrá que iniciar un paseo desde el puerto hacia las islas cercanas.

Sus mejores playas están en la costa oeste, donde las olas del mar de Tasmania se estrellan con vigor contra la línea de arena negra. Esta condición no impide nadar en las áreas donde hay banderas de vigilancia. Lo interesante de estos balnearios es que pueden complementarse con paseos por los bosques que se encuentran en derredor. También hay sitios para acampar. Muchas de las playas se encuentran a menos de una hora del centro de la ciudad, por lo que son ideales para un viaje por el día:

• Piha: es popular entre los surfistas experimentados, pero también es un lugar maravilloso para hacer picnics, caminatas y bañarse. Una de sus particularidades es Lion Rock, una formación rocosa de grandes dimensiones que parece un centinela del lugar.

• Bethells (Te Henga): más pequeña y con un ambiente más privado. Allí corre un río y también hay una laguna que complementa la oferta tradicional de playa. Además, un sendero cruza el cabo norte hasta la apartada bahía O'Neill, otro lugar favorito de los surfistas.

• Muriwai: una costa amplia que se extiende 60 km., escarpada y azotada por el viento, especial para practicar carrovelismo o tomar un paseo en bicicleta por la arena oscura. Hay arroyos y ríos, pero sobre todo existe una colonia de alcatraces que habitan allí de agosto a marzo. Los viajeros pueden acceder a una plataforma de observación y también a senderos que trepan por los acantilados.

• Whatipu: un lugar con corrientes poderosas y olas imponentes. Allí existe un sendero para adentrarse en el bosque nativo, elevaciones, médanos y hasta una cueva.

• Karekare: conserva el espíritu natural de una playa aislada, con opciones de paseos en derredor. Es que este balneario forma parte del Parque Regional Waitakere Ranges, donde es posible abrirse paso por el bosque hasta terminar en las cataratas Karekare, que caen 6 m. hasta una pileta color ópalo.

MÁS DE LA ISLA NORTE.

• Monte Maunganui (Bay of Plenty): a menos de 2,30 horas en auto desde Auckland se encuentra este destino surfista, que se caracteriza por su playa de arena blanca y las alternativas de esparcimiento (natación, surf y cafés).

• Bay of Islands (Northland): un poco más lejos, a tres horas de auto, este destino reúne 144 islas y cientos de playas vírgenes de arenas blancas. Lo ideal, entonces, es tomar un paseo en barco para descubrir estos paraísos únicos.

• Coromandel (Northland): frecuentado por los habitantes de Auckland, este sitio tiene de todo para todos. Con arenas blancas, hay playas de grandes olas para surfistas y pequeñas calas para nadar en aguas tranquilas y cálidas. Todo esto a 2 horas al sur de la ciudad.

ISLA SUR.

• Parque Nacional Abel Tasman (Nelson): situado en el extremo norte de la Isla Sur, esta área protegida reluce con sus playas perfectas. Ofrece senderos y paseos en kayak ideales para descubrir delfines y lobos marinos retozando en la costa.

• Playa St. Clair (Dunedin): a solo minutos del centro de Dunedin, esta playa de surf amplia es un lugar perfecto para caminar, nadar o disfrutar de los sabores locales en un restaurante.

SURF.

Nueva Zelanda es el lugar ideal para buscar la ola perfecta. Es también una buena excusa para salir a explorar nuevas playas y también para conocer locales.

Los surfistas que llegan desde el extranjero quedan maravillados ante todas las oportunidades disponibles para practicar surf.

La combinación de un país pequeño, fácil de recorrer, sumado a su extensa costa, hace que sea sorprendentemente fácil encontrar las condiciones específicas para practicar surf cualquier día.

Esto explica por qué leyendas internacionales del surf como Andy Irons, Sunny García, Mark Ochilupo y Joel Parkinson llegaron para experimentar las mejores olas en las playas de la costa oeste de Raglan y Piha.

TIPS PARA EL VIAJERO

Cómo moverse: hay tres rutas de tren de larga distancia, servicios de autobuses, ferries y cruceros. También existen pases que cubren todas estas opciones. Es posible alquilar un auto o casas rodantes, pero hay que saber que se maneja por la izquierda. O cubrir ciertos tramos en vuelos domésticos.

Cuándo viajar:en cualquier época del año, teniendo en cuenta qué se va a buscar. Nueva Zelanda está en el hemisferio sur como Argentina, por lo que coinciden las estaciones. Durante el verano, la temperatura máxima promedio oscila de los 20°C a los 30ºC, y en invierno, la mínima varía entre los 10°C y 15ºC.

Moneda: dólar (NZ$). El cambio es 1 US$ = 1,41972 NZD.

Idioma: inglés.

Dónde alojarse:departamentos, hostales, hoteles, cabañas, alojamiento en granjas, campings y moteles.

Horario: UTC/GMT + 12 horas.

Electricidad:230 V.

Qué comprar: kiwiana (son los objetos que forman parte del sentido de nacionalidad, algunos un tanto extravagantes). Artículos hechos de concha de paua, ropa tejida de possum merino, artesanías maoríes con pounamu o jade verde, productos cosméticos elaborados a base de kiwi, etc.

Qué comer:cordero, pescados y mariscos. La cocina maorí se basa en preparaciones con carne y vegetales que se asan en hornos bajo tierra. La pavlova es un postre local y el Lemon and Paeroa (limón y Paeroa) el refresco más famoso de Nueva Zelanda.

Curiosidades:el kiwi es un pájaro sin alas. Este animal fue el símbolo del ejército de Nueva Zelanda. Después de eso se convirtió en símbolo nacional y en el nombre coloquial de los habitantes de ese país.

Qué llevar: buen calzado, ropa cómoda y abrigo.

Informes:www.newzealand.com

Dejá tu comentario