Viajando

DESAFíO EXTREMO

Un recorrido por el fin del mundo en isla Navarino

Existen lugares en el mundo que pasan desapercibidos, de los que nunca escuchamos o supimos. Destinos fascinantes a los que muy pocos se han podido acercar y cuando lo ha hecho, han guardado el secreto para preservarlo.

Impertérrita, como un trozo de tierra que cayó en medio de las aguas del famoso canal Beagle, se presenta –por allá donde termina el mundo– la isla Navarino, parte del archipiélago de Tierra del Fuego y hogar de los últimos yaganes de Chile. Naturaleza y climas extremos marcan este maravilloso e inhóspito territorio, tan mágico como misterioso, Navarino es una isla inclusiva que invita al visitante a ser parte de ella, ya sea visitando sus principales centros poblados, como Puerto Williams, Puerto Navarino, Caleta Eugenia y Puerto Toro –unidos por un camino costero que bordea la isla–; o aventurándose entre sus cerros, montañas y bosques, que en verano es tomado por los más amantes del turismo outdoor y experiencias extremas. Lo cierto es que la calidez de este trocito de tierra no es de extrañar. Según el último censo, la isla Navarino tiene 2.874 habitantes, distribuidos no solo en Puerto Williams, la principal localidad y conocido como el pueblo más austral del mundo, sino también en zonas rurales del norte de la isla, como bahía Douglas –al oeste– donde vive sólo una familia, o Puerto Toro, donde se encuentra el asentamiento humano permanente más austral del mundo, integrado por dos carabineros con sus familias, un marino con su familia, una profesora, un alcalde de mar, más tres o cuatro pescadores con sus familias. Si quiere conocerlos, podrá hacerlo sólo el último domingo de cada mes, cuando el ferry que abastece a la isla visita Puerto Toro. Basta con inscribirse en la Oficina de Información Turística de Puerto Williams y lanzarse a la aventura.

IMG_0309.jpg
<p><strong>Navarino es una isla inclusiva que invita al visitante a ser parte de ella.</strong></p>

Navarino es una isla inclusiva que invita al visitante a ser parte de ella.

En la isla no hay espacio para aburrirse, ya que se pueden hacer diversas actividades, entre las más reconocidas están el trekking, pesca con mosca, kayak, avistamiento de aves y fauna autóctona, bike tours y, por supuesto, disfrutar de la deliciosa gastronomía local donde destaca uno de los ingredientes más codiciados y exóticos de estas latitudes: la centolla. Preparaciones muchas, desde la más sencilla que es al natural acompañada con mayonesa, al tradicional chupe de centolla, una especie de budín con una gruesa capa de queso gratinado que es la delicia de los turistas.

EL TREKKING MÁS AUSTRAL DEL MUNDO

Sí hay algo realmente imperdible son los Dientes de Navarino. El paisaje en isla se caracteriza por su naturaleza prístina: bosques de árboles nativos, montañas, lagos y ríos que casi no han sido intervenidos por el ser humano. En este marco, el trekking a los Dientes de Navarino cobra protagonismo con una de las principales actividades outdoor que la han posicionado a nivel mundial como el más austral del mundo.

Atardecer Dientes de Navarino.jpg
<p><strong>Un atardecer en los dientes de Navarino. (Claudio Osorio y Johanna C&aacute;rdenas)</strong></p>

Un atardecer en los dientes de Navarino. (Claudio Osorio y Johanna Cárdenas)

Su naturaleza prístina, el clima extremo, la soledad y la inmensidad del entorno sólo se encuentran en este rincón del mundo, además llevan al caminante –durante 4 o 5 días– por paisajes inolvidables entre montañas, bosques, turba, lagos y ríos australes, que debido a sus bellos paisajes, en 2005 fue declarado parte de la Reserva de la Biosfera Cabo de Hornos por la Unesco. Es importante considerar que al seguir la huella en este trekking requiere de mucha atención, ya que a diferencia de otras rutas el camino no está bien marcado y la señalética es bastante escasa (38 hitos en 38 km.). Lo único que queda es guiarse por los hitos geográficos, las pisadas frescas en la huella que se pierde y algunos monolitos de piedra marcados con pintura roja. Una vez provistos, el trekking comienza oficialmente en la base del cerro Bandera, pero la aventura comienza antes, en Puerto Williams con una caminata de 45 minutos hasta llegar a ésta que sería el primer hito del recorrido. La huella lleva a los aventureros por bosques de coigüe, lenga y ñirre, hasta los casi 600 msnm. que tiene la cumbre del cerro, donde el bosque es reemplazado por las más espectaculares vistas de Tierra del Fuego, el canal Beagle, Puerto Williams y la cordillera Darwin. Pero aún no es tiempo de detenerse y la ruta sigue por su escarpada ladera hasta la Laguna del Salto, lugar donde se asienta el primer campamento para pasar la noche. Es importante considerar que en los meses de verano amanece temprano y oscurece tarde, pasadas las 23, por lo que estar preparados y fijar horarios de descanso es imprescindible, ya que el recorrido es bastante duro. Por otro lado, el clima es totalmente impredecible, por lo que un día puede haber una agradable temperatura con un perfecto día soleado, para luego amanecer cubiertos de nieve o con un temporal que dificulta el recorrido.

Embed

EL PUNTO MÁS ALTO DEL TRAYECTO

Una vez despiertos y listo para partir, los movimientos se dirigen al paso Australia y la laguna Escondida, un recorrido cauteloso especialmente si la zona está húmeda o con nieve. Sin perder la concentración, no hay que dejar de admirar y disfrutar de los maravillosos paisajes que la naturaleza ofrece. El próximo hito, el paso de los Dientes, es uno de los puntos más difíciles del trekking por su pronunciada pendiente, sin duda una prueba para cualquier deportista. Una vez que se cruza el cordón de los Dientes de Navarino, se puede divisar la majestuosidad del ala sur de la isla. Luego de una corta caminata se llega al cerro Gabriel y la Laguna de los Dientes, lugar ideal para armar las carpas y pasar noche luego de un exigente día.

0Y4A6003-3.jpg
<p><strong>(Claudio Osorio y Johanna C&aacute;rdenas)</strong></p>

(Claudio Osorio y Johanna Cárdenas)

Tras desmontar el campamento y tomar las precauciones correspondientes para no dañar este frágil ecosistema, la ruta sigue hasta el paso Ventarrón, cuyo nombre no es al azar, ya que sus vientos son capaces de derribar a un hombre con mochila y todo. Una vez sorteado el vendaval se sigue al hito Guerrico hasta llegar a la laguna Martillo, que suele ser el lugar de la última noche. Seguimos hasta el final de la laguna para aprovechar el día soleado y porque al día siguiente toca recorrer varios kilómetros hasta el final del trekking. A primera hora de la mañana y sobre un terreno irregular con paisajes de lo más variados, la caminata se dirige sin descanso hasta el hito 33 en el comienzo del paso Virginia para llegar al punto más alto del trekking, donde se alcanzan hermosas vistas del canal Beagle y la laguna Guanacos. Con mucho cuidado se inicia el descenso por la escarpada pendiente donde el viento hace tambalear a más de alguno. Luego de una parada en la laguna, la ruta sigue para introducirse nuevamente en el bosque hasta llegar al encuentro del camino que conecta con Puerto Williams, distante a 7 km. y punto final de esta travesía por los Dientes de Navarino, una experiencia que hay que vivir.

Canal Beagle.jpg
<p><strong>Una grandiosa vista del canal Beagle.&nbsp;(Claudio Osorio y Johanna C&aacute;rdenas)</strong></p>

Una grandiosa vista del canal Beagle. (Claudio Osorio y Johanna Cárdenas)

Cómo llegar: Puerto Williams está a más de 500 km. de Punta Arenas. Los únicos medios de conexión es un ferry que demora 33 horas y hace la travesía una vez por semana, operado por Austral Broom; y los aviones y avionetas de Aerovías Dap, con una frecuencia diaria si el clima lo permite, excepto los domingos. Además, durante la temporada alta, se puede viajar todos los días (excepto domingos y feriados) desde Ushuaia en barco.

Clima: en estas latitudes el clima es bastante extremo y, como muchos dicen, se pueden vivir las cuatro estaciones en un día.

Dónde alojar: existen pocos lugares en la isla. Uno de los principales es Lakutaia Lodge, el cual ofrece diferentes programas, entre ellos la excursión a los Dientes de Navarino con alimentación e implementos para acampar incluidos.

www.visitnavarino.com

Dejá tu comentario