Norteamérica | México | Probado y aprobado

Una experiencia completa en la Riviera Maya

Excelentes servicios, alternativas de diversión para toda la familia, programa todo incluido y una atención personalizada hacen del Sandos Caracol la mejor alternativa para una estadía de una semana en el Caribe mexicano. A 5 minutos de Playa del Carmen, este resort de características únicas ofrece la posibilidad de añadir valores culturales a unas vacaciones inolvidables en ese paraíso conocido como la Riviera Maya.

El Caribe, un destino soñado por miles de viajeros latinoamericanos, puede ser aún más enriquecedor y placentero cuando a la posibilidad de estar disfrutando de playas de arena blanca y mares turquesa sin igual, se le suma la experiencia de estar alojado una semana en el Sandos Caracol Eco Resort, una verdadera perla emplazada en el corazón de la selva maya, a 45 minutos del Aeropuerto Internacional de Cancún y a solo 5 minutos de Playa del Carmen.

El Sandos Caracol es, sin lugar a dudas, la opción ideal para unas vacaciones en familia, pero también la alternativa para las parejas sin hijos que buscan un espacio de tranquilidad y relax con un alto perfil ecológico y sustentable. Rodeado de una frondosa vegetación, el hotel ha sido pensado en sintonía con la naturaleza y el ecosistema local, y desde las opciones de alojamiento hasta el entretenimiento diario y la excepcional “Experiencia Xcalcoco”, todo está orientado a que la estadía de los huéspedes esté marcada por el pulso de la selva y sus sonidos.

PISCINAS Y DEPORTES ACUÁTICOS.

La piscina principal del Sandos Caracol, ubicada a pasos de la playa, es el sitio ideal para que grandes y chicos disfruten los momentos previos y posteriores a la playa o a cualquier actividad que realicen en el hotel. Desde la mañana, uno de las áreas de la alberca, sinuosa y paralela a la línea de mar, es el lugar elegido por los más activos, aquellos que buscan realizar juegos y actividades guiadas por el equipo de entretenimiento del Sandos Caracol. Juegos con pelotas, burbujas gigantes para desplazarse sobre el agua, música y un bar abierto durante todo el día son parte esencial del divertimento en la piscina. Hacia el lado opuesto la intensidad comienza a bajar y el espacio se torna propicio para interactuar con el agua o simplemente descansar en una reposera a la sombra de una palapa. La alberca principal remata en un área de escasa profundidad para que los padres que tienen niños más pequeños puedan disfrutar como cualquier huésped, sumando a ello la tranquilidad de que los pequeños pueden pasar el rato sin sobresaltos.

Ahora bien, el sitio preferido de los chicos es, sin lugar a dudas, el Aqua Park del hotel. Se trata de un gran parque acuático donde los protagonistas son los toboganes (los hay simples, en espiral, tubos, etc.) y donde los más chicos pueden pasar jornadas enteras de diversión, entre coloridos deslizadores y grandes áreas de agua con una profundidad de hasta 40 cm. Para los “niños más grandes” (jóvenes y adultos), el Aqua Park acaba de sumar 12 nuevos toboganes donde el objetivo es activar la adrenalina. La novedad es que ahora el Aqua Park cuenta con tres áreas: el Aqua Park para niños pequeños con minitoboganes, área para niños con cinco toboganes y área para adolescentes y adultos con siete toboganes: el Aquatubo Balsa, el Aquatubo y el Kamikaze (hace honor a su nombre) son las estrellas de este sector, que potencia la experiencia de diversión familiar y otorga al hotel la capacidad de ofrecer alternativas lúdicas para todas las edades.

Íntimamente vinculado al Aqua Park, el kids club Sanditos es parte esencial de la propuesta para los niños, con pelotero, juegos, actividades y recreación diaria, desde la mañana hasta la noche, siempre con la asistencia del staff de entretenimiento del hotel.

Pero además de la piscina principal, el Sandos Caracol ofrece dos albercas más.

El Select Club cuenta con una piscina y un jacuzzi. Esta es el área exclusiva para adultos mayores de 18 años y conforma, junto con un sector delimitado de la playa y un restaurante exclusivo para el desayuno y el almuerzo, la oferta seleccionada del Sandos Caracol para las parejas o grupos de amigos sin hijos ni menores a cargo.

Las habitaciones del Select Club están emplazadas en una zona virgen a lo largo del borde de la selva tropical, donde abunda una colorida e impresionante variedad de vida silvestre. Los huéspedes de esta área pensada para la mayor privacidad y relax cuentan con un espacio exclusivo en la recepción para tramitar su ingreso y egreso al hotel, un club de playa con servicio de bar privado, aperitivos, juegos de mesa, área de lectura y servicio de Internet, y una playa privada con servicio de meseras.

Los miembros del Royal Elite Vacation Club, por su parte, tienen a disposición una alberca de borde infinito con vista abierta al mar. Vale decir que los socios del programa acceden a significativos beneficios durante su estadía, como servicio de concierge VIP, desayuno y almuerzo a la carta en el restaurante Los Lirios, aledaño a la alberca, club de playa con Internet, camastros, bebidas Premium y servicio de meseros, y Room Service las 24 horas, entre otros.

La playa es otro de los sitios donde los huéspedes eligen pasar su tiempo. En toda su extensión, desde el área Select Club hasta el sector Royal Elite, la playa del Sandos Caracol ofrece una cantidad de reposeras y palapas que sobrepasa la demanda cotidiana, lo que ya significa una ventaja para los huéspedes, pues no es necesario anticiparse ni preocuparse por conseguir un espacio de privilegio, esto es: vista abierta al mar, reposera para descansar y sombra para resguardarse del sol del Caribe mexicano.

Los deportes acuáticos son la gran opción. Como parte del programa todo incluido, el hotel ofrece equipos de esnórquel, barrenadores, kayaks y paseos en veleros. Lo recomendable es pasar por el Centro Acuático bien temprano por la mañana, cuando la tranquilidad reina en la playa y aún no salieron a navegar las motos de agua, tomar un kayak y remar en el apacible mar Caribe, disfrutando de los sonidos de la naturaleza, el agua extremadamente cristalina y los variados colores y formas del fondo marino.

EXPERIENCIA XCALACOCO Y SUSTENTABILIDAD.

El Sandos Caracol ofrece una variedad de actividades que permiten descubrir los ecosistemas del resort y vivir el esplendor de las tradiciones mayas. Dentro del hotel existe –y convive con los huéspedes– un mundo conformado por una serie de maravillas naturales como la selva, los manglares, las playas, los ríos de agua cristalina y los cenotes, además de la fauna típica y la exuberante flora y vegetación. La armonía con este entorno es uno de los valores principales del Sandos Caracol (sólo un 30% de la superficie del resort está edificada) y una de las propuestas de mayor valor añadido para los huéspedes.

El Sandos Caracol es un hotel totalmente ecológico, que se construyó con ese objetivo. De hecho, la organización Rainforest nos reconoce como un resort ecológicamente sustentable. De ahí que en nuestra propuesta se destaquen actividades orientadas a la convivencia con el entorno, desde caminar el sendero de los sentidos y nadar y hacer esnórquel en el río Jade y en los cenotes, hasta celebrar una boda ecológica oficiada por un chamán”, afirmó Marlene Suástegui, gerenta de Contenido de Sandos Hotels & Resorts, quien se hizo un espacio entre las ataviadas celebraciones del solsticio de verano para dialogar con La Agencia de Viajes en el lobby del hotel.

En este sentido, la Experiencia Xcalacoco es el “alma mater” de la propuesta del hotel y el producto que diferencia al resort en la Riviera Maya, donde los hoteles se cuentan por cientos.

El Sandos Caracol Eco Resort se encuentra en el corazón de lo que una vez era un poblado maya ahora conocido como “Xcalacoco”, situado entre la selva, los manglares y el mar Caribe. Xcalacoco significa “cocos gemelos”, en una mezcla de la lengua maya y el español, y hoy en día esta región está repleta de fauna salvaje, belleza natural y rastros de la cultura maya.

Para celebrar la historia y el patrimonio de este destino, Sandos creó la Experiencia Xcalacoco, posibilitando que sus huéspedes aprendan acerca de la cultura maya y la cultura mexicana durante sus vacaciones en la Riviera Maya.

Con la Experiencia Xcalacoco, los huéspedes pueden participar en diferentes actividades interactivas, desde meditación junto al cenote a versiones en vivo del antiguo juego de pelota maya e incluso lecciones de supervivencia en la selva. También hay espectáculos nocturnos, yoga en la playa, el ritual del temazcal y alternativas para los menores, como la visita a la granja y la posibilidad de alimentar a los animales que viven en la selva del hotel.

Además de los días dedicados a los elementos (lunes: tierra; martes: viento; miércoles: maíz; jueves: agua; viernes: sol; sábado: fuego; domingo: raíces), el resort ofrece una extensa lista de atractivos ecológicos para explorar durante las vacaciones: selva maya con más de 60 especies de animales, ciclopista por la selva, ruta de los cenotes (se provee a los huéspedes de equipos para hacer esnórquel en el cenote Cristalino, donde se pueden avistar especies de peces y tortugas), sendero del manglar, aviario, encuentro con venados, laguna de las Tortugas y el programa Planta un Árbol para conmemorar la estancia y contribuir a la naturaleza.

La Experiencia Xcalacoco se extiende hasta la denominada Plaza del Sol, donde se recrean algunas de las celebraciones mayas más famosas. En su entorno persisten algunas estructuras edilicias de la antigua civilización, protegidas y conservadas como valor patrimonial e histórico por el Sandos Caracol.

RESTAURANTES Y OPCIONES GASTRONÓMICAS.

Una de las aristas más significativas a la hora de evaluar la calidad de un hotel es la gastronomía. En este sentido, el Sandos Caracol no deja lugar a dudas: la experiencia gastronómica es altamente satisfactoria.

Desde la mañana, los restaurantes La Laguna, Las Máscaras y La Toscana ofrecen desayunos variados y completos, con comidas y bebidas frías y calientes, donde es posible cargar las energías necesarias para afrontar las actividades o el pleno relax de la primera parte del día.

A la hora del almuerzo, un amplio y sustentoso buffet alcanza para satisfacer las necesidades de las distintas nacionalidades de los huéspedes del hotel, estadounidenses, canadienses, argentinos, mexicanos y colombianos, entre otros.

A la hora de la cena, la propuesta gastronómica encuentra su mejor expresión. Uno de los restaurantes a la carta más demandado es La Riviera, de cocina mediterránea. Allí se pueden degustar excelentes platos a base de mariscos y pescados (el atún rojo es excepcional) y maridarlo con un buen vino español, todo ello con el valor agregado de cenar con vista al mar, en un espacio abierto y –si la suerte acompaña– en una noche de luna llena.

Los Lirios es el otro restaurante estrella del Sandos Caracol Eco Resort. En este espacio, ubicado en la zona de la piscina del Royal Elite Club, y también con vista al océano, lo mejor de la carta son las carnes en todas sus variedades y formas de cocción.

Por supuesto, El Templo, restaurante teppanyaki con cocina japonesa en vivo, es otro de los sitios preferidos de los huéspedes que buscan opciones alternativas. En este sentido, una de las propuestas más osadas es el restaurante vegano Salvia, que propone una experiencia culinaria absolutamente fuera de lo común.

De cara a la piscina del Select Club, el restaurante Fogo do Brazil tienta a los huéspedes de todas las nacionalidades. Su estilo de espeto corrido, una tradición de las parrillas brasileñas, añade un condimento extra a su excelente nivel de carnes asadas, todo ello acompañado de un buffet de ensaladas y verduras para acompañar.

La oferta gastronómica del Sandos Caracol se complementa con La Laguna, buffet internacional; el restaurante de especialidades italianas La Toscana; Las Máscaras, buffet mexicano; y el Nido, un snack bar con comidas rápidas y bebidas durante todo el día y hasta la madrugada.

Además, el hotel cuenta con numerosos bares: L’Elefant lobby bar, El Manglar sport bar (con pantallas gigantes, mesas de ping pong, pool y metegol); El Mapache chill-out bar; los bares de piscina Sirena (“swim-up”), Iguana y Tortuga; el Teatro bar; y la Disco (para mayores de 18 años).

Dejá tu comentario