Africa | Seychelles | Sol y Playa

Vacaciones en el paraíso

Un rosario de islas desperdigadas sobre el océano Índico esperan al visitante que busca playas espectaculares y también bosques donde hacer senderismo. Aquí un detalle de las principales y algunas recomendaciones extra si el viajero quiere seguir explorando sitios recónditos en el paraíso llamado Seychelles.  

A unos 1.500 km. de la costa este de África, en el océano Índico, se recuestan las 115 islas que forman parte del archipiélago de Seychelles. Ocupan una superficie de 455 km² y se dividen entre las Interiores (41), que son más antiguas y están esculpidas por granito; y las Exteriores, que constituyen los atolones de coral y los islotes de arrecifes.

Las principales, que se encuentran en el área de las Interiores, son Mahé, Praslin y La Digue, donde se localiza la mayor oferta de alojamiento. En ese mismo sector hay otras islas con hoteles. En cuanto a las Exteriores –ubicadas a 230 km./1.150 km. de Mahé–, sólo una cuenta con opciones para pernoctar (Alphonse). También hay islas privadas y opciones de paseos para hacer en el día.

GENERALIDADES.

Colonizadas primero por los franceses en el siglo XVIII, las Seychelles luego pasaron a manos de los ingleses. En ese período, alrededor del 1800, se estableció Victoria como su capital. Mientras que en 1976 se declara la independencia, siendo en la actualidad parte de la Commonwealth.

Por otra parte, casi el 50% de su territorio son parques nacionales y reservas, con vastas áreas verdes, picos y manglares que invitan a ser recorridos. Esa mixtura despliega especímenes únicos en la Tierra, como el coco de mar, un tipo de palmera que produce la semilla más grande del mundo, la cual que puede llegar a pesar 30 kg.; el árbol de las medusas, cuyas flores se asemejan justamente a las aguavivas; y las aves (papamoscas del paraíso y curruca de las Seychelles).

El destino es también el hogar de dos sitios patrimoniales: Aldabra, uno de los atolones más grande del orbe, ubicado a 1.100 km. de Mahé, con especies como tortugas; y el valle de Mai de Praslin, una selva salpicada por palmeras de donde es originario el coco de mar.

MAHÉ.

La puerta de ingreso al archipiélago es Mahé, ya que allí se encuentra el aeropuerto internacional y la capital, Victoria, además de ostentar la mayor oferta turística en materia de alojamientos, restaurantes y bares, casinos, centros de buceo y opciones para salir a navegar.

La isla cuenta con 65 playas, muchas de ellas solitarias, destacándose las siguientes:

-Anse Takamaka: aguas cristalinas, una gran superficie de arena, entorno de montañas, posibilidades para nadar, bucear e incluso remar.

-Anse à la Mouche: ideal para ir con niños debido a sus aguas calmas.

-Beau Vallon: una de las más populares, donde se asientan varios hoteles y donde se pueden disfrutar actividades acuáticas.

-Anse Forbans: otra playa muy visitada a raíz de la oferta de hoteles cercana.

-Port Launay: también es un Parque Nacional Marino, especial para nadar y bucear, organizar picnics a la sombra de los árboles o descubrir caracoles y corales muy cerca de la costa.

-Anse Parnel: un rincón tranquilo de la isla, muy escondido, bendecido por aguas cristalinas y arena blanca.

-Petit Anse: un paraíso desconocido, de difícil acceso pero de deslumbrante belleza.

-Anse Souillac: una cala pequeña para los que buscan ambientes privados y un mar perfecto para nadar.

-Sunset Beach: rodeada por hoteles y, si bien se hace profundo muy cerca de la costa, es un lindo paraje para nadar y observar tortugas.

-Anse Baleine: es una playa relativamente pequeña, con aguas poco profundas y sombra, por lo que es ideal para parejas y niños. A menudo está desierta.

-Anse Capucins: se puede acceder caminando por el bosque o también en barco. Cuenta con arenas blancas y cocoteros altos. Ideal para organizar bodas.

- Anse Bougainville: con aguas tranquilas por el arrecife de coral, es segura para nadar y bucear, además de tener una ubicación conveniente por la variedad de tiendas y restaurantes cercanos.

- Anse L'Islette: frente a la isla homónima, es una bahía con aguas tan poco profundas que es posible caminar hacia la isla.

-Fairyland Beach: en la ladera de la colina, al salir de Point au Sel, es el lugar favorito para los bañistas, con el atractivo adicional de las rocas de granito adornando sus arenas.

- Anse Gouvernement: con aguas poco profundas y la opción de andar a caballo o de relajarse en una pequeña laguna.

-Anse Major: por un camino que serpentea a lo largo de la rocosa costa se llega a esta pequeña playa aislada.

Para combinar las jornadas de playas con otras propuestas, Mahé despliega varios senderos que se internan en la selva y ascienden algunos metros hasta dar con cascadas y regalar vistas increíbles.

PRASLIN.

Bajo el mote de isla de las palmeras, Praslin conquista por su vegetación exuberante y por ser el hogar del valle de Mai, el bosque donde crece el coco de mar cuyos frutos se asemejan a la pelvis femenina. También por allí revolotea el loro negro de las Seychelles, un extraño ejemplar en peligro de extinción.

Praslin posee algunas de las playas más impresionantes, clasificadas entre las mejores del mundo, como Anse Lazio, sembrada de rocas de granito rosa de formas surrealistas, con arenas blancas, aguas tranquilas y transparentes, con una pendiente suave, perfecta para nadar y bucear.

Otras imperdibles son Anse Georgette, enmarcada por rocas de granito y especial para nadar por sus arrecifes de coral; Anse Volbert, la playa principal, con sus muchos hoteles y una costa con mar cristalino; Anse Gouvernment, pequeña, buena para tomar un baño y con opciones deportivas; Grand Anse, rodeada de hoteles, es la más larga, aunque en cierta época suele haber algas; Anse Boudin, ideal para nadar y practicar esnórquel, al igual que Anse Possession y Anse La Farine, y Anse Matelot, alejada y solitaria; entre otras.

LA DIGUE.

Con una atmósfera bien sosegada, donde las bicicletas y las carretas tiradas por bueyes son los principales medios de transporte, las construcciones son rústicas y las playas solitarias, La Digue conquista al viajero que busca tranquilidad.

Aquí el viajero encontrará una de las playas más famosas del mundo y la más fotografiada, Anse Source d'Argent, con enormes rocas de granito, el mar protegido por el arrecife, poco profundo, y seguro para los niños; así como Anse Severe, un rincón solitario y especial para bañarse; y Anse Bonnet Carré, también un sitio tranquilo con menos roca y disfrute asegurado; entre otras.

OTRAS ISLAS.

Silhouette es la tercera isla más grande de Seychelles. Conocida por sus picos como Dauban (el más alto, de 740 m.), por ser el hogar de muchas especies endémicas y amenazadas de plantas y animales, la isla reserva varios senderos para hacer. En cuanto a las playas, Anse La Passe, con un hotel, y Anse Lascars, a pasos de la primera, son las más frecuentadas.

Después están Bird y Denis, dos islas coralinas donde observar colonias de aves marinas, tortugas y variedad de peces; Desroches, que ofrece óptimas condiciones para el buceo; al igual que Alphonse; Aride, una de las mejores joyas en el Índico, con especies únicas; y como broche de oro, Aldabra, un atolón con impactantes paisajes marinos y donde habitan tortugas gigantes.

TIPS PARA EL VIAJERO

Cómo moverse: entre las 16 islas que ofrecen alojamiento hay servicios aéreos (Air Seychelles ofrece vuelos regulares diarios de 15 minutos entre Mahé y Praslin, así como operaciones especiales entre las islas menores). También hay ferries entre Praslin, Mahé y La Digue. Aquí están las combinaciones en avión o ferry al resto de las islas: http://www.seychelles.travel/en/explore/island-hopping

Cuándo viajar:el clima de las Seychelles es siempre cálido y no alcanza temperaturas extremas de frío o calor. Además, se encuentra fuera del cinturón de los ciclones, por lo que es un destino para visitar todo el año.

Moneda: rupia de Seychelles (US$ 1 = 13,45977 SCR).

Idioma: creole, inglés y francés son los oficiales.

Dónde alojarse:una amplia gama de hoteles asequibles, alojamientos independientes, casas de huéspedes, hoteles 5 estrellas e islas privadas. 16 de las 115 islas de Seychelles ofrecen alojamiento.

Horario: UTC/GMT + 4 horas.

Electricidad: 220-240 volts AC 50 Hz.

Qué comprar: especias, pareos de estilo batik, bolsas hechas de bambú, el licor local Coco d'Amour, comida, todo eso en el mercado central de Victoria.

Qué comer: la cocina creole mezcla la sutileza y los matices de los sabores franceses, el exotismo de los platos indios y los picantes de Oriente.

Curiosidades: allí crece el coco de mar, un tipo de palmera que produce la semilla más grande del mundo, la cual puede llegar a pesar 30 kg. Se asemeja a la pelvis femenina.

Qué llevar: malla, protector solar, gorro, buen calzado para hacer caminatas.

Informes:www.seychelles.travel

Dejá tu comentario