Europa | En primera persona

Viajes para mujeres

En este artículo seré la cronista de una experiencia propia que compartí con un grupo de mujeres a quienes coordiné cómo profesional de Turismo y para quienes diseñé un viaje pensado para ellas, atenta a sus necesidades y en el que quedó develado cuán enriquecedora puede ser esta experiencia si la compartimos entre todas.  

Trabajar por más de 20 años en Turismo tiene algunas singularidades al momento de naturalizar situaciones que para el resto de los mortales son extraordinarias, como dormir en hoteles de alta gama o cenar en restaurantes que difícilmente estarían al alcance de nuestros ingresos.

Sin embargo, lo relevante de esta profesión no es eso. Si no formar parte de una cadena de trabajo que crea, difunde o ejecuta experiencias únicas para poner en comunión a las personas y sus sueños.

Varias amigas, conocidas, madres y hermanas coinciden en que “sería hermoso viajar como vos pero…” y ahí comienza un rosario de excusas: el trabajo, la escuela de los niños, el cuidado de los mayores y la incertidumbre de planear y concretar un viaje solas encabezan el listado de “objeciones” que alejan a estas mujeres -completamente autosuficientes- de su deseo más genuino: concretar un sueño. Experimentar un viaje a su medida, atendiendo exclusivamente sus intereses, respetando tiempos propios y teniendo la certeza de que cuando regresen a sus hogares todo estará más o menos “bajo control”.

En este artículo me permito compartir con ustedes mi doble rol: el de redactora de la revista Viajando, pero además la experiencia como diseñadora y coordinadora de viajes exclusivamente pensados por y para mujeres.

Para complementar el material, relevé otras experiencias que existen en el mercado y que ofrecen propuestas inigualables, alejadas de la idea que reduce cualquier viaje protagonizado por mujeres a una excursión por los shoppings del mundo. En este caso, ponderamos programas que incluyen arte, gastronomía, hermosas ciudades, naturaleza, paisajes ancestrales, espacios de meditación y contemplación; además de la vivencia de compartir el periplo con otras mujeres, convirtiendo el viaje en una experiencia irrepetible.

UNA EXPERIENCIA PARA ELLAS.

Para organizar las salidas trabajé junto a Mariela Stimolo, directora de Bell Argentina Viajes y creadora de Women Away Viajes, la división de salidas temáticas pensadas por y para mujeres.

Con experiencia en este tipo de circuitos por la India, Europa y América, Stimolo dijo: “La idea de los viajes es encontrar el placer del cuerpo y el alma, tener un espacio propio desapegado de la rutina, respetando espacios y tiempos sin correr y atentas al deseo de cada una”.

“Compartir las vivencias con otras mujeres que pueden y desean permitirse estas vivencias pero quizás no tienen con quien viajar o deciden dejar todo lo conocido y vivir durante una semana una experiencia renovadora e inolvidable es el objetivo final de la propuesta”, aclaró Stimolo.

Al momento de proponer un cronograma de actividades tuvimos en cuenta la libertad de las viajeras y ahí nos encontramos con variables de toda índole: la predisposición a interactuar o no, las ganas de caminar o de sumarse a excursiones, las necesidades alimenticias, los intereses especiales, etc.

UN VIAJE EN PRIMERA PERSONA.

Armamos un viaje a Inglaterra que yo misma tuve la posibilidad de coordinar y acompañar. En el caso de Londres diseñamos un cronograma guía con los principales atractivos que se podían combinar a gusto día por día. Le agregamos un pase de atracciones y de transporte y las viajeras tomaron las actividades que les resultaron de interés y las sumaron a las preparadas especialmente para ellas.

Éramos 11 mujeres de edades y profesionales distintas. Salimos de Buenos Aires, llegamos a Londres, nos instalamos en el hotel y definimos algunos criterios comunes. En las primeras horas quedó de manifiesto quienes preferían la compañía y coordinación de quien suscribe y quienes se iban a manejar por su cuenta o en tándem.

Fue sorprendente y alentador ver como aquellas que inclusive pisaban Europa por primera vez, al tercer día ostentaban un buen dominio de la red de subtes londinense y sabían perfectamente dónde degustar el clásico Fish & Chip.

Una inolvidable tarde juntas en el Camdem Market, la visita a la Tate Gallery para apreciar la muestra de Pablo Picasso, los atardeceres de Carnaby Street, el picnic en Hyde Park, el paseo por el Londres literario elaborado especialmente a pedido; así como la navegación por el Támesis y un cierre degustando las delicias de Fortnum&Mason, la tienda de provisiones aprobada por la Reina Isabel; fueron algunas de las apostillas de un viaje inolvidable para mí, pero también revelador para algunas pasajeras que inclusive estrenándose en un viaje transoceánico lo percibieron como el comienzo de la aventura de descubrir ni más ni menos que el mundo.

Ahora estamos preparando una salida a Francia. Mas allá -o además- del mar y de la forma singular en que alumbra el sol en el sur de Francia, este enclave goza de un aura de calidez, glamour sin estridencias, alta calidad de servicios y paisajes de ensueños que cautivaron a artistas como Renoir, Matisse, Chagall, Picasso y Van Gogh, quienes se instalaron en algunos pueblitos encantadores y cuyas huellas aún sobreviven.

Los colores de los campos de lavanda, las fábricas de perfumes, los castillos medievales, los ateliers de reconocidos ceramistas, la gastronomía de tierra y mar y las impactantes vistas panorámicas de la riviera francesa en Niza, Menton, Cannes, Mónaco, Las Corniches, Grasse, Cassis y Marsella, son solo una muestra de este itinerario de ensueño que tiene salida prevista para el 1° de septiembre y que además incorpora algunos días en la inigualable capital francesa: París.

A estas propuestas sumaremos esos detalles que a las mujeres les gusta: una tarde de té en un castillo de cuento, la posibilidad de elaborar nuestro propio perfume en el lugar donde se crean las fragancias más selectas del mundo, visitas a los mercados medievales e itinerarios siguiendo los pasos de Vincent van Gogh o un paseo en barco para admirar la belleza de la costa francesa.

OTROS RUMBOS POSIBLES.

“El deseo de que todas podamos realizar un viaje único y que cada una pueda llevarse lo mejor para sí misma fue la premisa al momento de seleccionar el itinerario y los servicios”, explica Verónica Reinhold, socia gerenta de Travel One y creadora de Experiencias One, la división de viajes para mujeres de la compañía.

“La iniciativa inició hace un par de meses pensando en que todas nos animemos a tomar nuevos roles: participar de charlas, tener una clase de tejido, cocinar o descubrir cómo se elabora una artesanía.” “Estas premisas, sumadas a alguna meditación o caminata en un marco paisajístico reconocido y de gran interés, potencian la vivencia y permiten experimentar el enclave de un modo singular”, agregó Reinhold.

En este sentido, hizo hincapié en dos propuestas: “Renacer en Machu Picchu”, un programa de siete noches que invitan a descubrir los clásicos andinos como Cusco, Valle Sagrado y Lima, con servicios de alta categoría y actividades exclusivas ideadas para esa salida en particular; y el denominado “Fluir en Estambul” con salida prevista para el 26 de octubre.

En el viaje a Machu Picchu se destaca especialmente ´Sonidos que curan´, una actividad que combina una relajante sesión de terapia de sonidos con cuencos tibetanos y de cuarzo, además de instrumentos ancestrales. “Esta actividad fue uno de los diferenciales que más apreció el grupo de viajeras, que iniciaron su periplo el 27 de mayo”, agregó la especialista, quien además acompaña a los grupos y organiza reuniones previas para que las participantes tomen contacto y se conozcan.

Otra de las propuestas es “Fluir en Estambul”, que contempla 10 noches de alojamiento, aéreos, traslados y excursiones en las que se revelará la ancestral belleza de la ciudad con sus edificios históricos, palacios, iglesias, mercados y el magnético azul de las aguas del Bósforo.

De esta manera, el programa prevé actividades donde la historia, la literatura y el arte son protagonistas en visitas a antiguas ciudades como Troya o Pérgamo, además de apreciar las impactantes vistas desde Izmir y descubrir Éfeso, la ciudad antigua mejor conservada de Asia Menor.

Las gigantes formaciones calcáreas de Pamukkale, el acercamiento a la Ruta de la Seda, visitas a fábricas de cueros, alfombras y tejidos; mercados ancestrales, la impactante Capadocia o las caminatas por pueblitos de cuentos de hadas, son solo algunas de las experiencias que vivirán aquellas mujeres que participen de este programa.

Los destinos varían y a medida que el segmento se amplía surgen nuevas propuestas y nichos de mercado. Hay mujeres que viajan solas y prefieren conocer el grupo antes de comenzar la aventura, otras lo comparten con amigas, madres e hijas, o bien algunas se organizan en grupos cerrados y contratan el programa exclusivamente para ellas.

“La idea vertebral es fomentar la autonomía de viaje para aquellas mujeres que se sienten a gusto compartiendo con sus pares una experiencia única e irrepetible”, concluyó Reinhold.

ESCAPADA EN ARGENTINA

Para quienes disponen de menos tiempo pero de las mismas ganas de regalarse un momento con amigas o simplemente se quieran agrasajar, el Llao Llao Hotel & Resort Golf y Spa ofrece una interesante propuesta local, en temporada baja, ideal para planificar una escapa inolvidable.

El paquete contempla traslados de llegada y salida, estadía de dos noches por persona, paseo en barco con almuerzo incluido, almuerzo buffet en Winter Garden, noche de fondue y cena en una “secret location” (una suite cerrada –en exclusiva-- para las viajeras).

Dejá tu comentario