Norteamérica | Estados Unidos | En primera persona

Walt Disney World Resort: lo último en experiencia culinaria

Del 24 al 29 de agosto tuvo lugar un fam culinario a Disney World Resort para la prensa especializada de Latinoamérica. ¡Una completa experiencia, un recorrido fascinante!

Respondiendo a la invitación cursada, del 24 al 29 de agosto un grupo de periodistas latinoamericanos recorrimos ese gigantesco puzzle que –cual mundo fantástico- abriera sus puertas en Orlando tres décadas atrás: Walt Disney World Resort.
¿Cómo podría resumirlo? ¡Un viaje con todos los condimentos...! ¡La dulce tentación de Disney!
Ambas definiciones se ajustan y hacen las delicias del viajero, porque WDW es la tierra de la fantasía y donde comer muy bien es una verdad cotidiana.
Recibidos por Sara Domenech y María Loup -gerentas de Relaciones Públicas, Ventas Mundiales y Operaciones de Viajes, y de Relaciones Públicas Internacionales, respectivamente-, fuimos hospedados en el Disney Beach Club Resort desde donde llevamos a cabo el cometido: conocer el alcance del Plan de Comidas (de alimentos saludables durante las vacaciones) y los beneficios del alojamiento, programa accesible a todo pasajero con conocimiento de causa.

DE TODO Y PARA TODOS...
Nada más erróneo que seguir el viejo y acuñado precepto de “hamburguesa con fritas y gaseosa”, porque Walt Disney World ofrece una heterogénea propuesta -cómoda y accesible- de aperitivos y comidas en más de 100 restaurantes selectos, algunos de ellos con la posibilidad de hacerlo con los famosos personajes.
En los parques encontramos cocina gourmet, vinos, cerveza y tequila, excelente gastronomía, seductoras experiencias para vivir en distinguidos ambientes donde saboreamos -desde la comida contemporánea a la casual- platos que se adaptaron a cada estilo y necesidad.
¡Pero para garantizarse lugar es aconsejable realizar las reservas pertinentes!
Más de 700 sommeliers certificados refuerzan la propuesta culinaria que hay en el predio (104 de servicio de mesa, 300 de servicio rápido y 73 bares), donde se procesan más de 6 mil alimentos.
Algo a tener en cuenta: en general los restaurantes tienen menúes para chicos, y algunos entretenimientos para distender el momento.

EL FIN JUSTIFICADO POR LOS MEDIOS.
Como epílogo podría decir que fueron días dignos de sibaritas: deliciosos y pantagruélicos manjares regados de apetecibles bebidas. Jornadas embriagadas de alegría y compañerismo.
Pero vamos por el recorrido del programa.
El miércoles, almuerzo en Via Napoli Pizzería e Ristorante -en el pabellón de Italia, de Epcot-, un local de reciente inauguración.
Inspirado en Nápoles 45 (pizzería de Nueva York), este relajado lugar para 300 personas cuenta con una cocina abierta y hornos a leña alimentados con madera de roble que representan los tres volcanes italianos (Etna, Vesubio y Strómbóli), piscina cubierta y comedor al aire libre.
La “vera pizza italiana”, en la que se utiliza agua importada al igual que varios de los elementos que son traídos de la península: aceite, tomates y vinos.
Antipasto, frito mixto, ensaladas, pasta, quesos, calamares, berenjenas, espárragos, arancini, entre otras delicias, completan el auténtico menú de la casa, que se caracteriza por el gigantesco “1/2 metro” de pizza, cuya especialidad es la de “prosciutto e melone”.
Por la noche, fuimos agasajados en el California Grill -piso 15° del Disney’s Contemporary Resort- y apreciamos los fuegos artificiales de Magic Kingdom.
Celebrando el 15° aniversario del lugar, paladeamos los sabores influenciados por el crisol de la costa pacífica: appetizer; sushi; platos primero y principal, sobresaliendo el bisonte sellado y la ensalada de langosta con yuzu; y postre; que hicieron de la velada un momento inigualable.
Al día siguiente el itinerario fue más agitado.
Comenzamos con un completo desayuno en Boma Africa -Disney’s Animal Kingdom Lodge-, un espacio abierto y natural que se caracteriza por una cocina creativa y variada, inspirada por los sabores de varios países africanos.
De pasada visitamos Yak & Yeti Restaurante, donde catamos comida panasiática dentro de una exótica atmósfera cargada de objetos típicos y tradicionales que imprimen en los salones el profundo toque espiritual de India y Nepal.
The Hollywood Brown Derby fue el lugar elegido para el almuerzo.
Un restaurante clásico y glamoroso, réplica auténtica del original que fuera punto de referencia de Hollywood, -en la Edad de Oro- y refugio de las estrellas de Tinseltown.
Ambientado con una importante colección de caricaturas, de espacios generosos, ahí probamos la especialidad de la casa: ensalada Cobb y otros víveres, para reponer fuerzas.
Para cerrar el recorrido, una cena gourmet en Citricos, restaurante del Disney Grand Floridian Resort & Spa.
Sabrosa cocina mediterránea, de elegante sencillez y exquisito buen gusto que incluyó camarones, cebolla con vinagreta y tarta tibia de nuez, atún abrazado en pappardelle con azafrán, entre otras exquisiteces.

LAS ULTIMAS JORNADAS.
La mañana del viernes 27 fue bien animada: desayuno en Chef Mickey’s, en el Disney’s Contemporary Resort.
Rodeados del entusiasmo y la algarabía de los niños, el famoso ratón y sus amigos hacen las delicias de los concurrentes mientras saborean un sustancioso buffet.
Al mediodía, fuimos recibidos en el Disney’s Wilderness Lodge para degustar las especialidades del noroeste pacífico, en Artist Point.
Ambientado de manera rústica y elegante e inspirado en el reconocido parque Silver Creek Falls, con murales y pinturas que realzan la delicada gastronomía, paladeamos salmón, sopa de shiitakes ahumados con aceite de cebollines, agua de tomate con cangrejo, rodaballo empanado con papas, hongos y chips de trufas, y lomo de búfalo con budín de queso azul y calabacines. De postre, terrina de chocolate Valrhona con frambuesas y avellanas saladas.
Y la cena tuvo su cita en el pub irlandés Raglan Road, donde el chef preparó una selección de aperitivos para seguir con hojaldre de pollo, pastel tradicional de cordero, salchichas con puré y budín caramelizado, todo regado con variedad de cervezas.
El sábado, último día del fam y cerrando el programa, desayunamos en Kouzzina -restaurante de inspiración griega inaugurado hace un año- donde las recetas mediterráneas de larga tradición familiar hicieron las delicias de todos.
El lugar está conducido por Cat Cora, primera y única ganadora del título “Iron Chef America”, del canal Food Network.
Y para el almuerzo tuvimos el honor de participar de la presentación del Epcot International Food & Wine, que por primera vez se realizó para la prensa.
Aunque henchidos de tanta atención, antes de la cena debimos sacrificarnos y pasar por La Cava del Tequila para conocer la tradición del auténtico sabor catando las 95 variedades de la popular bebida; tras lo cual sí nos dirigimos a Bistro de París.
El calificado restaurante de elegante decoración, situado bajo la torre Eiffel (en el pabellón de Francia, en Epcot), nos deleitó con su alta gastronomía gala.
Y así, nos despedimos del tour culinario.

DO YOU BELIVE IN MAGIC...
Pero no todo fue arduo trabajo y bacanal. Hubo tiempo para la diversión.
Como rezaba aquella canción escrita por John Sebastian, en Disney comencé a creer en la magia.
Porque en los parques ese hechizo flota, se respira, se vive, se comparte y se ve en cada rostro de todas las etnias que –sin pausa– deambulan de acá para allá, raudamente, como quien quiere beber el vaso de un trago hasta la última gota.
Mientras la música acompaña el paso de los transeúntes, los aromas y los colores embriagan cada sensación del ávido visitante.
...
Tiempo libre. Y allí, nos aprestamos a divertirnos en las diferentes propuestas pautadas, atracciones y entretenimientos que ayudaron a bajar tanta caloría: piscina, Kilimanjaro Safari, Expedición al Everest, la Torre del Terror Twilight Zone, la montaña rusa Rock’n’Roll Aerosmith, PhilarMagic, Capitan EO, Soarin, Los mares con Nemo, Test Track, entre otras.
La noche del viernes tuvo un encanto especial. Nos esperaba el Cirque du Soleil donde, embelesados, asistimos al show “La Nouba”.
El sábado, mientras cenábamos, hubo un paréntesis para vivenciar Reflections of Earth.
Acompañados hasta la terraza VIP del pabellón del Reino Unido, apreciamos el calidoscópico espectáculo de luz y sonido que hace brillar el cielo con más de 1.100 explosiones pirotécnicas mientras un extraordinario globo terráqueo flota por la laguna, revelando maravillas de los continentes en sus pantallas LED curvas, las primeras de su tipo.
¡Ah! Pero la noche de despedida cerró su círculo mágico con baile en Rix’s Lounge, en el Disney’s Coronado Spring’s Resort.
Al final quedaron risas y abrazos que sellaron la amistad entre colegas, como también anécdotas y brindis por contar, pero “de eso no se habla”.

Dejá tu comentario