Caribe

10 planes para hacer en Aruba, la isla de la felicidad

Aruba despliega varias alternativas para los espíritus inquietos que deseen hacer algo más que disfrutar de sus paradisíacas playas.

A medida que conocemos las islas que se recuestan en el Caribe nos encontramos que cada una tiene sus especificidades. En el caso de Aruba, podríamos mencionar su árida geografía, la pintoresca capital, los sabores y el ya famoso dividivi, el árbol de tronco retorcido, curvado bajo la persistencia del viento, que se ha convertido en su insignia.

Y, por supuesto, las actividades que detallaremos en las próximas líneas.

Aruba : The right escape, right about now

Relajarse en la playa

Aruba tiene más de 300 días de sol al año, con una temperatura promedio de 28º C, por lo que el plan de ir a la playa está asegurado. Además, se encuentra fuera del cinturón de huracanes.

Entre las playas para disfrutar están Eagle Beach, la más ancha de Aruba y varias veces elegida como la más linda del mundo, donde abundan los resorts y los deportes náuticos; al igual que Palm Beach y Druif Beach.

aruba.png

Quienes deseen visitar playas más tranquilas, pueden elegir entre Rodger’s, al sur, frecuentada por pescadores y lugareños; o Boca Catalina y Cura di Tortuga –al norte–, donde se forman dos piscinas naturales de roca volcánica que protegen de las grandes olas.

Explorar el ambiente submarino

Si descansar sobre la arena blanca de Aruba es una invitación al relax, la profundidad de su mar turquesa llama a la aventura: Arashi Beach y Baby Beach son las playas perfectas para el esnórquel.

Mientras que los más experimentados pueden elegir MangelHalto, protegida por arrecifes donde nadan el pez loro, el pargo cola amarilla o el espigas de color azul. Hay también puntos de inmersión más profundos donde se aprecian pulpos, morenas y barracudas.

Desafiar las olas

Aruba no cuenta solamente con playas de mar turquesa y aguas calmas. Otras invitan al deporte con sus olas, vientos o simplemente a pasar un momento en un paisaje diferente.

Boca Grandi, al sur, es sólo apta para los expertos, ya que las corrientes suelen ser muy fuertes. Quienes prefieran mirar, pueden entretenerse igualmente con los saltos de los kitesurfers que se dan cita cada gracias a los vientos constantes.

Andicuri, en tanto, es sede ocasional de competencias de bodyboarding, y es conocida por muchos como la mejor playa para esta actividad en el Caribe.

Recorrer la isla en una Harley Davidson

Si los viajeros no son fanáticos de las motos, también puede explorar la isla en un vehículo 4X4, bicicleta, caballo, cuatriciclo o segway.

Algunos sitios interesantes y originales son la Granja de Avestruces, donde se puede aprender algo sobre el comportamiento de estos curiosos animales y donde es posible alimentarlos; y el Mariposario, enmarcado por un jardín tropical. Otra parada es el Museo del Aloe, ubicado en Hato Plantation, en las afueras de la ciudad.

Vivir una aventura completa en el Parque Arikok

El sitio imprescindible para los turistas aventureros es el Parque Nacional Arikok, en el centro de la isla. Sus senderos se abren paso entre árboles dividivi, cactus exóticos y flores tropicales; mientras que cada tanto aparecen lagartijas, aves e iguanas.

Allí se encuentra una herencia cultural única, que incluye cuevas, arte rupestre original de los nativos, formaciones geográficas inusuales de lava, cuarzo y piedra caliza. El parque cuenta con caminatas guiadas en la naturaleza a través de lechos de ríos secos hasta bahías ocultas como Moro, Boca Prins y Dos Playa.

Pasear por Oranjestad en tranvía

Perfecta síntesis entre lo antiguo y lo moderno, la capital de Aruba cuenta con espacios dignos de visitar, como el “stadhuis” –ayuntamiento– pintado de un verde intenso, o el fuerte Zoutman, la edificación más antigua de la isla (1798).

aruba3.png

Además, la ciudad tiene un bullicioso puerto donde abundan los comercios, el arte, las artesanías locales y una buena muestra de la gastronomía caribeña. Una original forma de recorrer Oranjestad es en tranvía que parte desde la terminal de cruceros y circula por la calle principal, deteniéndose en seis puntos de interés turístico.

Saborear los platos locales

Influencias africanas, europeas y de diversos países de América Latina se reúnen en esta isla que integra en su singular cultura a 90 nacionalidades.

El viajero puede notar esta influencia en la gastronomía, que vale la pena conocer. Algunas de las especialidades locales son el gouda glaseado del keshiyena, revuelto de pollo con vegetales cuyo toque final es una cubierta de queso; el estofado a base de carne, pollo o pescado que se sirve con arroz o puré de maíz; o el pastechi, un pan dulce relleno con carne.

Visitar Aruba en carnaval

El Carnaval es uno de los festivales más grandes del Caribe: comprende el desfile de Antorchas y presentaciones de comparsas con trajes brillantes que bailan al ritmo de calipso y soca, para finalizar con la quema de una figura de tamaño real del Rey Momo que marca el fin de la fiesta justo antes del miércoles de Ceniza.

La isla es asimismo sede de varios festivales que atraen a gran cantidad de público, como el Aruba Music Festival, el Caribbean Sea Jazz Festival, el Soul Beach Music Festival, y el Electric Festival.

Casarse…

Aruba es, sin dudas, un escenario perfecto para bodas, lunas de miel y cualquier otro viaje romántico. Quienes deseen casarse podrán encontrar allí los mejores wedding planners del Caribe y celebrar la ceremonia en la playa, en pintorescas iglesias o en originales paisajes naturales; así como en postales icónicas del destino.

aruba 7.png

Quienes deseen oficializar la ceremonia por lo civil, pueden hacerlo con todos los requisitos, sin resignar la magia del paisaje. También quienes quieran recibir la bendición de algún culto, aunque las ceremonias católicas deben realizarse dentro de alguna de las iglesias y capillas de la isla.

Visitar otra isla

La isla de Palm se ubica a sólo cinco minutos en ferry de Aruba. El paseo ofrece todo tipo de actividades náuticas, como esnórquel y buceo para descubrir especies como los peces papagayo o descubrir restos de naufragios.

Ideales para las familias son los paseos en banana o animarse al SeaTrek, una caminata submarina con un traje que mantiene la cabeza seca y suministra el aire, sin tener que tener conocimiento de buceo.

Temas relacionados

Deja tu comentario